Tras nueve años de detención, un iraquí obtiene finalmente el asilo

22 agosto, 2022 -
Rodaan Al Galidi (cortesía del sitio web del autor).

 

La correa y el balón, una novela de Rodaan Al Galidi
Ediciones del Mundo 2022
ISBN 9781912987320

 

Rana Asfour

 

La última novela del iraquí de origen holandés Rodaan Al Galidi, The Leash and The Ball (La correa y el balón), publicada en el Reino Unido este mes, retoma la historia donde la dejó su novela de 2019 Two Blankets, Three Sheets (Dos mantas, tres sábanas), un relato ficticio de su experiencia como inmigrante. Samir el solicitante de asilo iraquí, basado muy vagamente en Galidi, finalmente ha obtenido un permiso de residencia, liberándolo para comenzar su vida como ciudadano europeo después de nueve años, nueve meses, una semana y tres días languideciendo en un Centro de Asilo Holandés (ASC).

La correa y el balón es la tercera novela de Rodaan Al Galidi.

Aunque los años en un centro de detención de inmigrantes en cualquier lugar pueden parecer una pena de prisión*, La correa y el balón es una novela humorística y profundamente conmovedora que lo que mejor consigue es demostrar que, aunque se logre sacar al hombre del ASC, conseguir lo contrario es casi imposible. Tanto si se ha leído la precuela como si no, uno tiene la sensación de que los problemas de Samir distan mucho de haber terminado. De hecho, la elección del autor de arrancar su novela con "una puerta de cristal" como primera frase es un claro indicio de la fragilidad y precariedad de la situación actual de Samir, cuyos "encuentros cruciales para su vida" parecen "ocurrir siempre en el lugar y el momento equivocados".

Armado con un seguro médico, una hoja de papel que determina que puede quedarse oficialmente en los Países Bajos y una bolsa de basura llena de viejos álbumes de fotos que había recogido de tiendas de segunda mano a lo largo de los años, Samir narra la historia de su vida tras el ASC, mientras revolotea entre un alojamiento y otro "como el agua que necesita purificarse". Su relato no deja al lector indiferente ante lo tortuosamente absurdo de su situación. Samir aprende a sortear las diferencias culturales entre los iraquíes y los holandeses, y lo que realmente supone la integración en un país lleno de normas y costumbres incomprensibles, así como de procesos legislativos crueles y absurdos impuestos a los inmigrantes a los que, para vivir con seguridad, no les queda más remedio que aguantar. Especialmente consternador para Samir, cuyo plan es viajar a Tarifa, en el sur de España -donde el autor también vive estos días-, es no sólo que tiene que mantener la residencia requerida de cinco años en los Países Bajos antes de que se le expida un pasaporte para seguir viaje, sino que tiene que esperar a que le entreguen la tarjeta oficial IND en lugar del papel de residencia temporal impreso en una hoja de papel que le entregaron en el ASC. Todo esto sirve para prolongar el trauma de la espera que dominó su vida en el ASC, que él compara sardónicamente con "un pez que ni sigue nadando en el océano ni yace en una cazuela", una especie de limbo purgatorial.

Lo que hace que La correa y el balón sea muy diferente de su precuela es la cantidad de información que ofrece sobre la vida de Samir, que creció en un pueblo chií del sur de Irak. Parece que, con una semblanza de "una vida" en el horizonte, está listo para revisitar su caché de recuerdos de la patria, de la que el invierno final de la guerra Irán-Irak marcaría la última vez que formaría parte de una familia completa.

"Nuestra casa en Irak era una dirección para la desgracia. Una parada de autobús para las heridas de metralla. Una estación para las lágrimas y el dolor, donde el tren de la propia vida a veces permanecía inmóvil durante años".

Habla de un hermano, el primero en huir de Irak para evitar el alistamiento en el ejército de Sadam tras graduarse en la universidad, antes de que Samir y su hermano menor sigan su ejemplo cuando les llega el turno. Su padre muere antes de que ninguno de ellos pueda volver a verlo. Cuenta cómo otro hermano muere por el fuego de un mortero, dejando que su hermana muera de pena unos meses más tarde. Otro hermano se casa con su novia de la universidad, una suní del norte de Mosul, un matrimonio que el escritor compara con el de "un chico alemán y una chica judía durante la Segunda Guerra Mundial". Finalmente, ellos también huyen a Turquía. Una de las reminiscencias más tristes es cuando Samir recuerda la muerte de un joven amigo que se ahoga en el Éufrates tras una apuesta para zambullirse en el agua, a pesar de que no sabía nadar. A los ojos adultos de Samir, el chico queda relegado a la categoría de héroe por el simple hecho de que los héroes sólo mueren una vez, a diferencia de los solicitantes de asilo, que están destinados a morir miles de veces en una vida.

Las observaciones de Samir sobre la idiosincrasia y los modales de los holandeses arrojan luz sobre la percepción occidental de la inmigración, así como sobre la familia, la amistad, la fe y el amor. Su integración en la sociedad holandesa comienza en el cobertizo de la familia Van der Weerdes, que comparte con un amigo del ASC. Allí conoce a Leda y a su perro Darius, cuya correa y pelota se convierten en el milagro secreto de Samir para desarmar a la sociedad holandesa y a las fuerzas del orden.

"En cuanto se dan cuenta de que tienes un perro", explica Samir, "puede que seas musulmán, pero eres bueno, no duro ni asustadizo. En cuanto ven que un perro puede convivir con un musulmán, se dan cuenta de que ellos también pueden".

A medida que Samir cambia de residencia, desde un cobertizo a un monasterio, pasando por un alojamiento para estudiantes y, por último, un edificio de apartamentos que aloja a personas indocumentadas y solicitantes de asilo, apodado Elvis Presley, asistimos a su lucha interna por reconciliar quién es realmente y el lugar del que procede con la persona en la que está destinado a convertirse como ciudadano holandés. Todo el tiempo somos conscientes del precario equilibrio entre su dolor por ser ignorado como extranjero adulto por los holandeses, y la gratitud por las aburridas y tranquilas calles holandesas (ríos de tiempo), barrios (lagos de silencio), y una ciudad (un océano de prisas) que permanecen "libres de morteros caídos del cielo, libres de muyahidines y soldados... un paraíso de paz y tranquilidad". Samir llega incluso a renunciar a utilizar su lengua "como altavoz de la guerra en Iraq, para no estropear la apacible tranquilidad" de su pueblo de adopción.

Rodaan Al Galidi es poeta y escritor. Nacido en Irak y formado como ingeniero civil, vive en los Países Bajos desde 1998. Como solicitante de asilo indocumentado no tenía derecho a asistir a clases de idiomas, así que aprendió a leer y escribir neerlandés por su cuenta. Su novela De autist en de postduif (Elautista y la paloma mensajera) ganó el Premio de Literatura de la Unión Europea en 2011, el mismo año en que suspendió el curso de holandés. La correa y el balón es la última novela de Al Galidi. Su novela anterior, Dos mantas, tres sábanas, también ha sido publicada por World Editions. Ambas son éxitos de ventas en los Países Bajos.

Al igual que en Dos mantas, tres sábanas, la novela rebosa de un colorido abanico de personajes de distintas procedencias y condiciones sociales. Sin embargo, siempre es Samir, un protagonista desenfadado, honesto y nada prejuicioso, a quien los lectores apoyan a medida que son testigos de la evolución de su carácter y su sentido de sí mismo, ya que opone su identidad como iraquí de una cultura árabe que es como "una jaula que se va cerrando sobre tu alma hasta que no hay espacio para moverse", a la de un neerlandés en posesión de una cultura en la que uno puede ir a lugares y desaparecer en el bosque si así lo desea.

Para consternación de Samir, ambas culturas resultan deficientes. En un momento dado escribe: "Perdí mi fe en Dios durante la guerra, mi fe en el mundo tras cruzar la frontera iraquí y mi fe en mí mismo en el ASC". Dicho esto, resulta doblemente desgarrador cuando, a pesar de todas las buenas intenciones de Samir por integrarse, descubre que es en realidad el sistema, y no los holandeses, más empeñados en las películas bélicas y en una guerra eterna con el desorden que con cualquier otra persona, el que resulta ser su más ardiente oponente, oponiéndose a él y socavándolo. Se ve obligado a tomar arduas decisiones que le cuestan sus raíces, su tierra, su agua y su aire. Ese, reconoce, "es el precio que alguien paga por huir, por dejar atrás su país, cuando éste necesita que se quede".

A pesar de parecer repetitiva y lenta en algunas partes, La correa y el balón es una novela muy atractiva que se percibe como boyante, a pesar de sus temas de trauma, dolor, una relación condenada al fracaso y el hastío de la inmigración. Al Galidi es un escritor que obviamente se niega a sucumbir al victimismo, y en su lugar opta por desenvainar las debilidades humanas a través del conducto del humor, en el que "la risa más sonora surge del dolor más profundo". La narrativa cotidiana en primera persona de Samir confiere a la novela una accesibilidad que resulta encantadora y desarmante, reforzando la convicción de Samir de que lo que une a la gente no es la religión ni el origen étnico, sino la comida, la música y la literatura.

The Leash and The Ball, al igual que su predecesora, fue escrita por Al-Galidi en neerlandés, lengua que aprendió a leer y escribir durante su estancia en el ASC. Ambas novelas han sido publicadas por World Editions y traducidas por Jonathan Reeder, nacido en Estados Unidos y residente en Ámsterdam. 

La publicación en Estados Unidos de The Leash and The Ball está prevista para el 20 de septiembre.

 

* El caso del solicitante de asilo iraní en Australia, Behrouz Boochani, detallado en el New York Times, es un ejemplo extremo de una vida que se consume en un campo de detención aislado.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.