De qué escribimos cuando (los árabes) escribimos sobre el amor

23 Octubre, 2023 -
Tiempo de lectura :8 minutos
Eman Quotah reseña una nueva antología de poemas de amor de poetas árabes que escriben en inglés, ya sea en la diáspora o en sus países de origen, muchos de ellos nacidos en 1980 o más tarde. "Esa abrumadora juventud refleja algo más que patrones de migración árabe a países anglófonos".


Llamamos al ojo y a la noche:
Poemas de amor de escritores de ascendencia árabe
Editado por Hala Alyan y Zeina Hashem Beck

Persea Books 2023
ISBN 9780892555673

 

Eman Quotah

 

We Call to the Eye & the Night está publicado por Persea.

En la universidad a la que asistí, una profesora de poesía pidió a sus alumnos que escribieran "un poema de amor feliz" como primera tarea en su clase de poesía. La mayoría de los alumnos consideraron que la tarea era complicada. Escribir sobre el amor no correspondido, el ardor malsano, los corazones rotos y las pasiones fallidas parecía mucho más fácil para los hastiados jóvenes de 17 a 22 años que escribir sobre el amor que nos completa y nos baña de satisfacción.

Pero, por supuesto, la poesía amorosa ofrece más de dos registros; las experiencias del amor abarcan mucho más que la felicidad y la tristeza. En su nueva antología We Call to the Eye & the Night: Love Poems by Writers of Arab Heritage, las editoras Hala Alyan y Zeina Hashem Beck han reunido poemas que abordan una sorprendente gama de leitmotivs: el deseo y la traición, el desamor y la curación, la pasión y la posesión, el enamoramiento y la obsesión, los comienzos y los finales, la lujuria y la pérdida, las mariposas y las dudas, la constancia y la serendipia, la nostalgia y el arrepentimiento.

En "La camisola", de Hedy Habra, el tacto de la tela de seda sugiere el anhelo de un amante que puede o no llegar. En "Las formas en que aprendemos sobre el amor", de Rewa Zeinati, que empieza así: "Madre quiere partir a padre por la mitad", conocemos el origen de un amor familiar traumático. El poema de alabanza de Marlin M. Jenkins, "Oda a mi uni-ceja", se centra en el amor propio y el de los antepasados en un mundo que no garantiza ninguno de los dos.

Jenkins, nacido y criado en Detroit, de padre negro y madre libanesa, escribe,

... alabanza a la vellosidad mi libanés
familia comparte, alabado sea el poseer lo que puede mantener
los ojos de la TSA sobre nosotros, aunque Dios quiera que no sus manos
(y que se joda la TSA ya que estamos), y alabado sea
al orgullo y al hombre musulmán de la gasolinera
que me pregunta si yo también soy musulmán, y aunque no lo soy, alabado sea
a ser visto como un hermano ...

Con obras de docenas de escritores vivos con raíces árabes -tanto los que viven en la diáspora como los que viven en sus países de origen-. Llamamos al ojo y a la noche fue concebido por Alyan y Hashem Beck como "un registro y un homenaje a algunos de los maravillosos poetas de herencia árabe que escriben hoy en inglés".

Algunas contribuciones, como la de Jenkins, llevan la identidad en la manga y otras no, un testimonio de las diversas formas en que los poetas contemporáneos se apoyan en su arabidad o eligen no hacerlo, en poemas individuales y en su obra en conjunto.

Al adentrarme en el libro, me pregunté si su enfoque en el amor era realmente central o meramente incidental, una forma de racionalizar la selección de poemas. 

Como explican los editores en su introducción, rápidamente se pusieron de acuerdo, a través de WhatsApp, sobre su tema. "Ambos estábamos en momentos de nuestras vidas que requerían el sustento de poemas de amor", escriben.

Aunque, o porque, los autores de la antología son todos poetas de ascendencia árabe, Alyan y Hashem Beck se niegan a trazar una línea divisoria entre "lo árabe y el amor", o entre quién es está en la antología y qué de lo que escriben.

"Sí, nos damos cuenta de que hay infinitas expresiones y palabras para el amor en árabe... pero lo estaríamos forzando, complaciendo a una mirada orientalista, si hiciéramos proselitismo sobre el amor y el árabe", escriben.

Su instinto de no alcahuetear es noble y correcto. Pero en su sucinta introducción (apenas una página y media), los editores pierden la oportunidad de contextualizar el contenido de la antología para el lector: ¿Por qué este grupo de poetas, por qué ahora y por qué poemas de amor?

No por la necesidad de justificar sus decisiones -está bien que los editores publiquen lo que quieran y lo que personalmente les guste. Sino más bien como un intento de proponer una teoría unificadora sobre el poder del poema de amor en manos de estos poetas concretos, una teoría con la que el lector puede estar de acuerdo o en desacuerdo, pero que podría servir para guiar su lectura de esta ecléctica colección.

Nombrar Llamamos al ojo y a la noche un libro de poemas de amor (más que poemas sobre amor) no sólo sugiere un tema, sino también una conexión con la tradición poética. El árbol genealógico de la poesía amorosa, tanto en la literatura anglófona como en la arabófona, proyecta una gran sombra. Sus numerosas ramas proceden de las tradiciones poéticas que han influido en el verso inglés y árabe a lo largo de los siglos (francesa, italiana, latina, griega, hebrea, persa, urdu, por citar algunas).

En su ghazal "A Lover's Quarrel with the World", la colaboradora Deema K. Shehabi escribe,

La historia galopa por los márgenes de su página, ¿qué es una historia, sino su plural en todo el mundo?
El árabe arrulla sin edad en tus oídos, pero para ti lo que más importa es lo temporal en este mundo.
El jeque con una pluma de oro en el bolsillo, la muchacha que enjabona la cabeza de su padre con almizcle
y tú, que ojeas los poemas de Whitman, todos tienen una disputa amorosa con el mundo.

No sería orientalizante ni esencialista señalar que la forma ghazal que emplea Shehabi, una forma poética importante y muy apreciada hoy en día en inglés, llegó a la poesía anglófona desde el árabe a través del urdu. En árabe, el ghazal es un poema de amor; la palabra deriva de una raíz que puede significar "flirtear". 

Y creo que no sería demasiado explicar cómo el linaje de la poesía amorosa en árabe nos recuerda, por ejemplo, a Darwish, Adonis, Nizar Qabbani, Qays wa Layla, las interpretaciones de Umm Kulthum de la lírica de Ahmed Rami, e incluso las elegías de Al Khansaa. O cómo las raíces del poema de amor en inglés están firmemente plantadas en, por ejemplo, poetas tan variados como Shakespeare, Walt Whitman, E.E. Cummings, Adrienne Rich y Sylvia Plath, por no mencionar las traducciones de Safo y Rumi, por citar sólo algunos predecesores. 

No cabe duda de que cada poeta de esta antología escribe desde y dentro de su propia herencia literaria idiosincrásica. Pero la comprensión de los lectores de muchos de los poemas puede profundizarse si se nos da la oportunidad de ver cómo los poetas enraízan sus versos en las tradiciones establecidas de la poesía amorosa al tiempo que esculpen otras nuevas.

Por ejemplo, el provocador "Dile a mi novio blanco que siempre me iré", de Mariam Gomaa, es un poema de amor a un amante imaginario y fugaz, un hombre árabe que es "todo nariz, pestañas gruesas, pelo obstinado-/que en la tarde iluminada por el sol gritará ya'3asal". Es un poema sobre la partida -y la amenaza constante de pérdida que conlleva cualquier amor- que también trata de mantenerse fiel a las expectativas culturales de doble filo y a uno mismo. Gomaa escribe: "Cuando lo busco a él, busco a todos los que me quisieron una vez".

Llamamos al ojo y a la noche no pretende definir el poema de amor moderno. Y definitivamente no es -y lo digo como un cumplido- un libro del que las parejas de novios puedan seleccionar fácilmente lecturas para sus ceremonias nupciales. Para bien o para mal, la carga de suministrar poemas de amor para las bodas occidentales sigue recayendo firmemente sobre los anchos hombros de Rumi.

En su lugar, como pretendían Alyan y Hashem Beck, la antología funciona bien como una lista de algunos de los apasionantes poetas anglófonos de ascendencia árabe que escriben y publican en la actualidad, en un número mucho mayor que hace tan sólo una década. Aunque conocía la obra de muchos de los poetas aquí reunidos, algunos otros eran nuevos para mí. Los poemas, reunidos en un solo volumen, crean una animada conversación, tanto si se leen en orden como si se van leyendo a ratos. 

Tomemos como ejemplo los poemas concretos "Ananas" y "Qalb", de las poetas Hajer Almosleh y Silvia El Helo, respectivamente, que utilizan las limitaciones de las formas que han elegido con fines muy distintos. La piña de Almosleh, aunque espinosa, viene a definir el amor romántico. La forma de corazón modificada de El Helo distorsiona la memoria y los sentimientos.

Basándome en las fechas de nacimiento que figuran en las notas de los autores, calculo que aproximadamente tres cuartas partes de los poetas nacieron en 1980 o más tarde. Esa abrumadora juventud refleja algo más que las pautas de la emigración árabe a los países anglófonos. Debido a la difusión de los medios de comunicación en lengua inglesa y de Internet, en la última década también hemos visto más escritores árabes no pertenecientes a la diáspora que escriben en inglés. En los últimos cinco a diez años también se han producido cambios radicales en la literatura y la edición anglófonas, que, aunque siguen siendo muy blancas, han mostrado más interés que nunca en fomentar, publicar y defender a los escritores árabes.

Las antologías de obras árabes en inglés publicadas a principios de los años ochenta y en la década de 2010 estaban protagonizadas exclusivamente por árabes estadounidenses o por una mezcla de obras anglófonas y traducidas. Hoy, editores como Alyan, Hashem Beck y Elias Jahshan de This Arab Is Queer pueden reunir a un gran número de escritores de ascendencia árabe de todo el mundo que escriben principalmente en inglés.

Pero, ¿qué hace que reunir a escritores de herencia árabe en un volumen sea necesario o convincente?

Para mí, la respuesta viene de un micro abierto al que asistí el año pasado en Dearborn, Michigan, tras la ceremonia de entrega de los Premios del Libro Árabe Americano del Museo Nacional Árabe Americano. Asistía con mi marido y mis hijos (que entonces tenían 11 y 14 años) y me preguntaba qué les parecería el formato. En otras ocasiones, había escuchado poemas increíbles y otros que no lo eran tanto.

No debería haberme preocupado. El nivel de excelencia era alto en aquella sala llena de personas de ascendencia árabe en su mayoría. Todos los lectores y músicos actuaron con el corazón, creando una celebración perfecta, hermosa y emocionante de las voces y la comunidad árabes y de SWANA en el mundo angloparlante.

Llamamos al ojo y a la noche se siente tan afirmado como ese micrófono abierto. El libro no pretende hacer un repaso de los escritores árabes vivos, como han hecho otras antologías. (Véase: Post Gibran: An Anthology of New Arab-American Writing, Inclinados a hablar: Antología de poesía árabe-americana contemporánea, Los hijos de Dinarzad: An Anthology of Contemporary Arab American Fictiony el clásico de Nathalie Handal La poesía de las mujeres árabes: A Contemporary Anthology.) En su lugar, Alyan y Hashem Beck han invitado a los escritores a una celebración abierta, un haflah o 'azumah, un lugar donde pueden estar con otros escritores con los que tienen algo en común y a los que no tienen que dar explicaciones. Donde puedan ser ellos mismos en la página, sin que se espere que "representen sus identidades y su alteridad", como, según los editores, se pide a menudo a los escritores de ascendencia árabe en el panorama editorial anglófono.

Donde pueden escribir sobre el amor, un tema sumamente humano y universal, como quieran.

Como escribe Leila Chatti en "Mientras te afeitas, llueve".

... He recorrido cuatro mil millas
Para amarte mejor. ...

 

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.