Este año en Venecia, es la "Bienal de Palestina"

10 de mayo de 2024 -
Mientras miles de gazatíes esperan un destino incierto al borde del Mediterráneo, estas islas del Adriático envían su amor a través de los mares, ofreciendo una boda artística in absentia. En la Bienal de Venecia de este año, Palestina ocupa un lugar destacado.

 

Hadani Ditmars

 

El 60ª edición de edición de la emblemática feria de arte se ha convertido en un escenario de tensiones regionales, con llamamientos a boicotear el pabellón israelí. boicotear el pabellón israelí por ANGA (Art not Genocide Alliance) y el Museo Palestino de Estados Unidos tras la decisión de artistas y comisarios israelíes de cerrar su propia exposición hasta que se materialice un alto el fuego. Mientras tanto, mientras Israel e Irán intercambiaban disparos, grupos de la oposición iraní pidieron el boicot del pabellón iraní. boicot al pabellón iraní.

Cartel cerrado del pabellón israelí de la Bienal
Cartel del pabellón israelí de la Bienal cerrado en el escaparate.

Para Malak Mattar, artista gazatí de 24 años, cuya primera exposición individual en Venecia inaugurada recientemente en la Galería Ferruzzi, al otro lado del canal de la Galería Peggy Guggenheim, "mostrar mi obra aquí me parece más urgente que nunca".

Aunque no forma parte del programa oficial de la Bienal, su exposición, titulada El caballo se cayó del poema, en referencia al poema homónimo de Mahmoud Darwish, se inscribe sin duda en el marco de la Bienal.

Mientras las FDI proseguían su despiadado asalto a Gaza, una reciente manifestación frente a los pabellones israelí y estadounidense organizada por ANGA coincidió con la inauguración de Mattar el 17 de abril. Mientras Mattar estaba ocupada recibiendo a personalidades del mundo del arte, carteles suyos, junto con los de otros artistas palestinos como Raed Issa y Maryam Ali, aparecían en las protestas y se pegaban en las paredes venecianas. El tema del director de la Bienal, Adrian Pedrosa, "Extranjeros por todas partes", se ha transmutado en la experiencia palestina del exilio y la ocupación.

Emily Jacir y Andrea de Siena, "Paesaggio Umano", espectáculo de danza, 2022 (foto de Nurin Kaoud, cortesía de los artistas).
Emily Jacir y Andrea de Siena en SOUTH WEST BANK, "Paesaggio Umano", espectáculo de danza, 2022 (foto de Nurin Kaoud, cortesía de los artistas).

El espectáculo colateral oficial ORILLA SUROESTE - Obras de la tierra, acción colectiva y sonido se centra en obras producidas por artistas, colectivos y aliados en el sur de Cisjordania (Palestina) y sus alrededores. Organizada por Artistas + Aliados x Hebrón y presentada en colaboración con Dar Jacir para el Arte y la Investigación de Belén, su objetivo es "fortalecer la conexión de expresiones e identidades culturales dentro de paisajes urbanos y agrícolas cambiantes", y "compartir una voz centrada en las transmisiones históricas de la memoria y la colectividad". De hecho, mi charla con Malak Mattar se ve interrumpida por la visita sorpresa de Emily Jacir, que forma parte de la exposición colectiva del South West Bank que se está celebrando a la vuelta de la esquina y al otro lado del puente.

Tampoco está lejos de aquí la exposición Foreigners in their Homeland: Ocupación, Apartheid, Genocidio, organizada por el Museo Palestino de Estados Unidos. Acogida en el histórico Palazzo Mora del Centro Cultural Europeo, presenta obras de arte que van desde la artista abstracta de fama mundial Samia Halaby hasta nuevos bocetos realizados en tiendas de campaña por artistas gazatíes desplazados.

La reciente inauguración de su exposición -con diferencia la más ambiciosa de las tres- se desarrolla como una boda, con artistas palestinos en la diáspora que se unen en persona, por Zoom y, para los que aún viven en tiendas de campaña en Gaza, en espíritu. Samira Badran, cuya obra explora la noción de memoria colectiva, la fragmentación del cuerpo y el territorio, las barreras y las restricciones, está aquí en persona. Rasha al Jundi, Khaled Jarada y Michael Jabareen, que asiste con Zoom, explican a la multitud reunida: "Esta exposición trata de dar a conocer nuestras voces. Al presentar arte e historias palestinas, espero que estas obras consigan que las historias se os queden grabadas en la cabeza y permanezcan con vosotros mucho tiempo".

Un mapa gigante de Palestina, reinterpretado como alfombra, da la bienvenida a los invitados, muchos de ellos ataviados con kéfiyehs, que abarrotan la magnífica galería del Palazzo Mora. Como en años anteriores, muchos palestinos vienen a buscar sus pueblos en el mapa. Sin embargo, a pesar de su éxito, esta exposición de 26 artistas estuvo a punto de no celebrarse. Rechazada inicialmente por la Bienal, el Centro Cultural Centro Cultural Europeo intervino para ofrecer el histórico Palazzo Mora como espacio de acogida. Y la estimada artista Samia Halaby se ofreció para ofrecer una de las obras más significativas de la exposición. una impactante pintura acrílica sobre lienzo de 1,24×3,83 metros titulada "Masacre de inocentes en Gaza".

El día de la inauguración de la exposición, su obra "El negro es bello" obtuvo una mención especial de la Bienal. En un Instagram dedicó su premio a la "prensa de Gaza", "Los heroicos jóvenes de Gaza que informan visualmente, con sus teléfonos móviles y sus vidas, de la aplicación diaria del genocidio han dado a la cultura humana el inestimable y raro regalo de una obra de arte documental creada colectivamente. Sus proporciones épicas son significativas para los pueblos indígenas de todo el mundo, recordándoles sus propias experiencias indocumentadas".

"El asesinato selectivo de más de 100 miembros de la prensa de Gaza por las fuerzas israelíes, con el respaldo de Estados Unidos, ha suscitado la solidaridad internacional. Su trabajo sería un magnífico pabellón para una bienal internacional de la liberación."

Con tantas cosas desarrollándose en tiempo real sobre el terreno, reducir las entradas de la exposición requirió la sabiduría de Salomón. Aunque el Museo Palestino de Estados Unidos tiene la misión de representar la historia y la cultura de Palestina a través de las artes, la cuestión seguía siendo, como dijo el comisario Faisal Saleh en su charla introductoria en la inauguración: "¿Cómo comisariar 75 años de ocupación y 5 meses de genocidio?

"No quería tener sólo las mejores obras", continuó, explicando sus propios parámetros para diseñar la exposición que se podrá visitar hasta el 24 de noviembre.th. "Quería una mezcla de artistas consagrados y emergentes". La diversidad demográfica y geográfica también fueron factores importantes; la muestra incluye artistas de Cisjordania, de la Palestina anterior al 48, de Gaza, así como de los que viven en Siria, Jordania y Estados Unidos. También se tuvo en cuenta la diversidad estilística: la muestra presenta pintura abstracta y figurativa junto a bocetos, esculturas, animación y técnicas mixtas.

Black is BeautifulSamia Halaby Fecha: 1969 Estilo: Minimalismo, Op Art Género: abstracto Técnica: óleo, lienzo Dimensiones: 167,5 x 167,5 cm
Samia Halaby, "Black is Beautiful", óleo sobre lienzo
167,5×167,5 cm, 1969.

Cuatro de los artistas participantes han fallecido, entre ellos la difunta Laila Shawa, cuya icónica obra de 2004 "Democracy in Red," una obra de 150 x 200 cm realizada en acrílico, papel maché, gasa, clavos y pintura metálica sobre lienzo, ocupa un lugar destacado en la exposición. La artista y activista, descrita como la "madre del arte revolucionario árabe", nació en la ciudad de Gaza en 1940 y murió en 2022 a los 82 años, dejando tras de sí un legado que incluye el Centro Cultural Rashad Shawa, que fundó en 1964. Shawa, cuyo hermano asistió a la inauguración en Venecia, forjó elementos de la naturaleza, el folclore y la arquitectura de su país en convincentes imágenes contemporáneas que describían la difícil situación de su nación. Artista multidisciplinar, la pintura, la fotografía, las serigrafías, las esculturas y las instalaciones de Shawa expresan con fuerza la lucha por la liberación de Palestina y de las mujeres palestinas. Fue una de las primeras artistas palestinas contemporáneas en "cruzar" a Occidente, y su obra adorna las paredes del Museo Británico de Londres y del Museo Ashmolean de Oxford.

Quizá su obra más conocida del siglo XXI sea "Fashionista Terrorista" (2011). Una serigrafía de una de las fotografías de Shawa, de un combatiente palestino que lleva un keffiyeh tradicional decorado con un parche neoyorquino de cristal de Swarovski, habla del fetiche occidental por la intifada como declaración de moda. Su primer Muros de Gaza incorporaba fotografía y texto, empleando imágenes de grafitis pintados con espray por los habitantes de Gaza en los muros de su ciudad, uno de los cuales mostraba a un niño y un círculo rojo superpuesto llamado simplemente "Objetivo".."

La elección de "Democracia en rojo", con sus cráneos teñidos de escarlata y partes del cuerpo mutiladas entre barrotes de prisión, sigue siendo elocuente. Junto con la obra de Halaby, las dos grandes damas del arte palestino tienen aquí una presencia visceral y ceremonial, que introduce al espectador en una exposición que pretende encapsular la experiencia palestina.

Mientras Saleh presenta la exposición, le enmarcan decenas de bocetos realizados por artistas gazatíes desplazados que viven en tiendas de campaña, entre ellos Mohammed al Haj y Maisara Baroud. Cada boceto se imprimió en papel translúcido y la luz de las ventanas que hay tras ellos ilumina, literal y figuradamente, la experiencia gazatí. "Esta es la única obra de arte en Venecia realizada por artistas de Gaza que viven en tiendas de campaña y pasan hambre con los demás", señala Saleh. "Cada una cuenta la historia de Gaza".

El fantasma de un cuadro de Mohammed al Haj destruido por los bombardeos antes de que pudiera ser sacado de Gaza se ha reencarnado en un grabado enmarcado al fondo de la galería. Representa a una serie de campesinos palestinos con aspecto fantasmagórico que agarran con desesperación las espigas de trigo, enmarcados por mosaicos tradicionales y un cielo empapado de sangre. Se trata de una muestra de arte de supervivientes en sentido amplio.

"Los palestinos, los habitantes nativos de la tierra", explica Saleh, "han soportado trágicamente la etiqueta de extranjeros en su tierra desde 1948". Cerca de él, el cuadro acrílico sobre lienzo de Zeinad Shaath, de 2018, de un olivo profundamente arraigado envuelto en un keffiyeh, da testimonio de sus palabras.

La ocupación de 1967, dice, "profundizó la extranjería mediante asentamientos y restricciones". La obra de los 26 artistas palestinos de la exposición, dice, "capta décadas de lucha bajo la brutalidad de la ocupación, y una atmósfera asfixiante que impregna todos los aspectos de la vida palestina".

Un cuadro de la jerosolimitana Ahed Izhiman, de una pareja que posa para su foto de boda frente al Muro de la Ocupación salpicado de luces de colores, habla de la normalización de esta atmósfera. A su lado, el dibujo a carboncillo sobre papel canson de Saleh Khaled Jarada (2023), de cuerpos palestinos contorsionados que interiorizan y a la vez desafían las omnipresentes barreras de separación de hormigón de su ocupación.

La exposición, continúa Saleh, muestra una "patria destrozada bajo la amenaza de la expulsión y el borrado". Cerca de ella, una película de cuatro minutos de Nisreen Zahda, realizada con arte lineal y gráficos 3D en movimiento, retrata el "destrozo de una tierra antaño unificada en fragmentos de territorio".

Saleh dice que el espectáculo "envía un mensaje urgente, un SOS al mundo entero". Pero también capta las esperanzas y el "anhelo de libertad" del pueblo palestino, señala. Una viñeta del galardonado caricaturista Mohammad Sabaaneh, que representa a la hija del fallecido revolucionario palestino Walid Daqqah, concebida mediante esperma sacado de su celda de la cárcel e inseminada artificialmente a su esposa, cuando sus carceleros israelíes le negaron las visitas conyugales, le devuelve la mirada desafiante.

Pero esta noche se trata tanto de celebración como de desafío. Es una fiesta veneciana de amor al arte palestino, y pronto llega el momento de una actuación musical de estudiantes locales con canciones tradicionales palestinas. Zeina Barhoum, una joven cantante palestina, llega para entrar en la embelesada audiencia con canciones de amor en árabe e italiano.

Mientras miles de gazatíes esperan un destino incierto al borde del Mediterráneo, estas islas del Adriático envían su amor a través de los mares, ofreciendo una boda artística in absentia, como antídoto momentáneo a tiempos fúnebres.

 

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.