Guantánamo y Abu Ghraib, símbolos infames de las violaciones de los derechos humanos en Estados Unidos

15 de octubre de 2021 -
"Detenido de Guantánamo", 2012, figura de resina sobre fondo pintado con spray (arte cortesía de Ryan Callahan).


Abogados más allá de las fronteras: promover los derechos humanos internacionales a través de leyes y tribunales locales

Por Maria Armoudian
University of Michigan Press (septiembre de 2021)
ISBN 9780472132560

 

Mischa Geracoulis

"Los casos de derechos humanos que aparecen en estas páginas se encuentran entre los más improbables que están abocados a la victoria".

Lawyers Beyond Borders está publicado por University of Michigan Press.

Desmanteladas de una manera más dictatorial que democrática por el púlpito supuestamente moralmente superior de la presidencia de Estados Unidos, las barandillas de los derechos humanos se vinieron abajo. Esgrimiendo una venganza farisaica más allá de las proporciones bíblicas, la "Guerra contra el Terror" del 11-S de la Administración Bush ha sido realmente aterradora. Y nada evoca más vívidamente la temible idolatría del excepcionalismo estadounidense que los campos de prisioneros de Guantánamo.

Abogados más allá de las fronteras (University of Michigan Press, septiembre de 2021), el último libro de Maria Armoudian, historiadora política y profesora de relaciones internacionales en la Universidad de Auckland, es un viaje a través de la historia de la protección y defensa de los derechos humanos, y de sus fracasos, y de los entresijos de pérdidas litigiosas y victorias inesperadas debidas en gran parte a los esfuerzos de una pequeña y ecléctica alianza de abogados. Investigativo, histórico y un literal quién es quién en el campo de los derechos humanos, Lawyers Beyond Borders es una montaña rusa emocional, desesperante y motivadora a partes iguales. En cuanto al primer punto, informes como el de las entregas y torturas à la Gitmo, hacen reflexionar sobre la depravación de la llamada civilización. En cuanto al segundo punto, resurge el aparentemente anticuado y centenario "Alien Tort Statute" de Estados Unidos, que ofrece jurisdicción y utilidad universales, además de un rayo de esperanza.

En un lenguaje relativamente sencillo, la Ley de responsabilidad civil por actos ilícitos cometidos por extranjeros (Alien Tort Statute, ATS) declara que los tribunales de distrito serán competentes en primera instancia para conocer de cualquier acción civil entablada por un extranjero únicamente por un acto ilícito cometido en violación del derecho de gentes o de un tratado de los Estados Unidos.

Sucedió que, a mediados de la década de 1980, el interés por la Alien Tort Statue fue revitalizado por el congresista Gus Yatron, del distrito6 de Pensilvania. Yatron llevó a cabo audiencias en el Congreso para discernir la facilitación y el alcance del ATS, que, sin que él lo supiera entonces, resultaría ser fundamental para la aplicación del ATS después de que la Guerra contra el Terror de Bush justificara el uso de la tortura, nacional e internacionalmente.

Tras el 11-S, Estados Unidos, una nación que en su día estuvo a la vanguardia de la protección de los derechos humanos, dio un giro espectacular a los valores que profesaba. El hábeas corpus -piedra angular de los derechos estadounidenses, que en latín significa "muéstrame el cadáver" y cuya finalidad es proteger contra el encarcelamiento ilegal e indefinido- se fue por la ventana, junto con el Estado de derecho y las garantías procesales. Del mismo modo, la Administración Bush decidió que ninguna de las disposiciones de la Convención de Ginebra se aplicaría a la caza de Al Qaeda por parte de Estados Unidos en Afganistán y en el resto del mundo.

Las directivas del Fiscal General John Ashcroft al FBI y a otros funcionarios estadounidenses para perfilar, acorralar e interrogar enérgicamente a todos los hombres de Oriente Medio de entre 18 y 40 años, y para hacer que las condiciones de confinamiento fueran lo más duras posible, prácticamente garantizaban que los detenidos serían tratados con brutalidad, independientemente de que se demostrara su culpabilidad (76). La CIA intensificó su programa de entregas y desapareció gente. Cientos de niños y hombres acusados de terrorismo, a través de procesos a menudo envueltos en el secreto, fueron detenidos, encerrados y maltratados durante meses o años, muchos de ellos en "lugares negros" en el extranjero y/o en los campos de prisioneros de Guantánamo.

La mayoría nunca han sido acusados de ningún delito.


La tortura es el centro desagradable del caso del 11-S en Guantánamo

El quinto capítulo de Armoudian, que aborda los horrores de la tortura sancionada, habla en particular de la evolución de los derechos humanos. El exuberante uso de la tortura por parte de Estados Unidos, en el que se detallan algunas de las torturas infligidas a personas declaradas culpables por el mero hecho de haber nacido varones y en un determinado periodo de tiempo y región, resulta estomagante, alucinante y desgarrador. Detenidos en mitad de la noche o con la guardia baja, a menudo se los llevaban sin identificación, por lo que no podían ser localizados por su familia ni por un posible abogado. Uno de los casos mencionados en el libro, Turkmen contra Ashcroftdescribe la pesadilla que sufrieron en el Centro de Detención Metropolitano de Nueva York hombres a los que se suponía árabes, sudasiáticos o musulmanes. Tras meses de ser golpeados contra las paredes, aporreados, arrastrados, desnudados, cacheados, violados con linternas, privados de tratamiento médico y de comunicación con el exterior, todos fueron declarados inocentes de terrorismo (74).

El abogado estadounidense especializado en derechos civiles Clive Stafford Smith ha argumentado: "¿Qué sistema tienes cuando un gobierno democrático encierra a un grupo de personas y no te dice quiénes son?".

Eric Lewis, abogado mercantilista de Baach, Robinson y Lewis, un autoproclamado "Ronald Reagan republicano" cuya lista de clientes incluye el Banco Mundial y el Abu Dhabi Commercial Bank, es citado en una entrevista de Forbes con el periodista David Parnell, afirmando que cuando se abrió Guantánamo y Estados Unidos empezó a torturar a la gente, se había cruzado una línea. Afirmó que "Guantánamo, la detención indefinida y la tortura presentan los retos legales y morales más emblemáticos de nuestra era". Lewis, invocando su obligación como abogado, unió sus fuerzas a las de otros juristas empeñados en hacer justicia y preservar los derechos humanos.

Los derechos humanos, aunque están relacionados con el derecho internacional humanitario y la labor de los tribunales penales internacionales, no tienen que ver con la soberanía de los Estados, sino de los individuos. Los derechos humanos articulan la agencia del individuo independientemente de su ubicación, nacionalidad, raza, credo, estatus socioeconómico, capacidad, etc. Por esta razón, es aplicable el Alien Tort Statute, una de las leyes federales más antiguas y aún operativas.

Paul Hoffman, destacado litigante estadounidense en materia de derechos humanos, famoso por su defensa de las víctimas de la guerra contra el terrorismo, confirma que el ATS es una expresión del compromiso original de Estados Unidos con el derecho internacional, concebido para evitar dar refugio a los torturadores y con vocación extraterritorial (111).

Contra la resistencia política y las adversidades ideológicas, el ATS ha sido probado y ha demostrado ser fiel a sus palabras, lo que se ha puesto de manifiesto sobre todo en una victoria pionera de Paraguay en los tribunales estadounidenses en la década de 1980. Sentando una especie de precedente, las víctimas de Chile, Argentina, El Salvador, Guatemala, Perú, Honduras, Colombia, Etiopía, Liberia, Haití, Filipinas, Bosnia, Somalia y las víctimas de entregas extraordinarias encontrarían con el tiempo una vía similar, aunque no del todo sencilla, para alcanzar una apariencia de justicia.

La Guerra contra el Terror provocó que multitud de abogados de todo el colegio se replantearan su trabajo, incluida la abogada defensora de empresas Susan Burke. Refiriéndose a la doble campaña de Bush contra los derechos humanos, Burke señaló que la decisión de la administración de utilizar la tortura convirtió en política pública aceptada un grave abuso de los derechos humanos tradicionalmente proscrito. Para Burke y otros abogados, esto supuso un punto de inflexión en cómo y por qué hacen su trabajo (90).

Abogados estadounidenses se hicieron cargo de casos imposibles, buscando a niños y hombres desaparecidos, representando finalmente a cientos de "extranjeros impotentes en agujeros negros jurisdiccionales". Clive Stafford Smith, abogado de derechos civiles, Joseph Margulies, y el presidente del Center for Constitutional Rights, el abogado Michael Ratner, tomaron la iniciativa de enfrentarse a la diezma de las protecciones de los derechos humanos por parte del gobierno estadounidense, y acabarían inspirando a otros abogados estadounidenses para que se unieran a la causa, como Thomas Wilner, de Shearman & Sterling, un bufete que representa a algunas de las mayores empresas de Estados Unidos.

Este puñado de abogados, incluso tras décadas de complejos litigios, interminables demandas sin salida, amenazas a sus vidas y medios de subsistencia, y acusaciones de traición, persiste en su búsqueda de justicia contra altos funcionarios estadounidenses y en sus intentos de recurso para las víctimas de torturas. Como muestra de las dificultades a las que se enfrentan, ni siquiera la declaración jurada del coronel estadounidense Lawrence B. Wilkerson (retirado), según la cual la administración Bush sabía que "la inmensa mayoría de los detenidos de Guantánamo eran inocentes", influyó en la Ley de Comisiones Militares de 2006.Dicha ley otorgaba al presidente estadounidense poderes absolutos para decidir quién sería enemigo del Estado y para encarcelar indefinidamente a personas con o sin acusación de delito. Wilkerson declaró:

...ya en agosto de 2002 se me hizo evidente, y probablemente antes a otros miembros del personal del Departamento de Estado que se ocupaban de estas cuestiones, que muchos de los prisioneros detenidos en Guantánamo habían sido puestos bajo custodia sin tener en cuenta si eran realmente combatientes enemigos o, de hecho, si muchos de ellos eran enemigos. Pronto me di cuenta, gracias a mis conversaciones con colegas militares y oficiales del servicio exterior sobre el terreno, de que muchos de los detenidos eran, de hecho, víctimas de una investigación incompetente en el campo de batalla. No existía ninguna forma significativa de determinar si eran terroristas, talibanes o simplemente civiles inocentes recogidos en un campo de batalla muy confuso o en el territorio de otro Estado como Pakistán. El problema de la investigación de antecedentes, en mi opinión, estaba directamente relacionado con la decisión inicial de no enviar suficientes tropas regulares del ejército al comienzo de la guerra de Afganistán y, en su lugar, confiar en las fuerzas de la Alianza del Norte y en las extremadamente escasas Fuerzas de Operaciones Especiales (SOF) de Estados Unidos. En su lugar, se confió en las fuerzas de la Alianza del Norte y en las escasísimas Fuerzas de Operaciones Especiales (SOF) estadounidenses, que carecían de la formación y el personal necesarios para ocuparse de las cuestiones de detención en el campo de batalla, e incluso de la inclinación a querer ocuparse de la cuestión.

Merece la pena seguir leyendo la declaración de Wilkerson de 2010, de nueve páginas, que señala la incompetencia en la investigación de antecedentes, que ha dado lugar a innumerables casos de incautación y detención indebidas.

"Los motivos procesales impidieron que todas las acciones civiles [incluidos los litigios ATS] por los torturados, maltratados, detenidos injustamente o asesinados en [la Guerra contra el Terror] llegaran al fondo de la cuestión" (89). Una vez agotados los recursos en los tribunales estadounidenses para las violaciones cometidas en Estados Unidos, los abogados del Centro de Derechos Constitucionales buscaron alternativas que incluían demandar a empresas militares privadas con ánimo de lucro, CACI International, Inc. y Titan Corporation, a sus filiales y a las personas contratadas para traducir, interrogar y vigilar en la prisión iraquí de Abu Ghraib.

Aunque la guerra en sí misma es una redistribución de la riqueza, "estos contratistas son empresas con ánimo de lucro", explica la abogada del Centro de Derechos Constitucionales, Katherine Gallagher. "¿La guerra es para obtener beneficios?", pregunta retóricamente. En un sistema penitenciario monetizado en el que los beneficios se multiplican por el número de encarcelamientos, muchas e indefinidas detenciones implicarían un rotundo sí.

En el caso Saleh contra Titán, que representa a más de 200 supervivientes de detenciones y torturas de Abu Ghraib, los abogados del Centro de Derechos Constitucionales se han valido de leyes internacionales, federales y estatales, como la Ley contra el Terrorismo (ATS), la Ley contra la Delincuencia Organizada y las Organizaciones Corruptas (RICO), la Constitución de los EE.UU. y el derecho consuetudinario en materia de responsabilidad civil para solicitar una orden judicial permanente, medidas cautelares e indemnizaciones. Se presentó una demanda colectiva ante el Tribunal de Distrito de EE.UU. para el Distrito Sur de California en nombre de 256 civiles iraquíes que fueron sometidos a violaciones, torturas, descargas eléctricas, abusos en los genitales, palizas con armas y otros objetos duros, orinaron sobre ellos y fueron obligados a velar a un padre torturado hasta la muerte (92).

Han salido a la luz hechos similares en otros centros de detención y se han presentado demandas similares con resultados desiguales e insuficientes. Cuando salieron a la luz supervivientes de entregas secretas y se corroboraron sus relatos de personas ajenas al caso en relación con los vuelos, el personal, la autorización del espacio aéreo, el encarcelamiento ilegal, la detención y la tortura, "la administración Bush intervino solicitando la desestimación de la demanda, alegando la protección de los 'secretos de Estado'" (101).

Como consecuencia de la reacción política en EE.UU., los tribunales están repletos de jueces que han instituido mayores barreras legales para el avance y la protección de los derechos humanos y civiles, han concedido derechos individuales a las empresas sin exigirles las mismas responsabilidades y han otorgado cada vez más privilegios a los superricos. El acceso a los tribunales se ha restringido, y los casos pueden languidecer durante años, lo cual es preocupante, dado que el profesor de Derecho Charles Epp sostiene que la promoción y protección de los derechos humanos individuales requiere el acceso a los tribunales, y funciona mejor de abajo arriba que de arriba abajo (159).

En relación con esta reacción, Rula Jebreal, analista de política exterior y periodista, en una entrevista de septiembre de 2021 con el director de comunicaciones de Democracia para el Mundo Árabe Ahora, Omid Memarian, afirmó que "los fracasos estadounidenses en Afganistán y la Guerra contra el Terrorismo en general han reverberado en Estados Unidos [a través] de la presidencia de Donald Trump, y han culminado en el asalto del 6 de enero al Capitolio en Washington por parte de sus partidarios extremistas...". El autoritarismo [no se ha quedado] en Oriente Próximo: ha vuelto para atormentar a la democracia estadounidense.... Y el establishment mediático [corporativo] [afirma ser] progresista, pro-democracia, pro-multicultural a nivel nacional; pero cuando se trata de gente morena, negra o musulmana en el extranjero, [los medios corporativos] en realidad respaldan el autoritarismo".

En consecuencia, las estrategias y herramientas de derechos humanos han cambiado necesariamente, y el principio de jurisdicción universal en las estrategias transfronterizas es un método de elección. Peter Weiss y otros abogados de derechos humanos, inspirados por el ATS y decididos a poner remedio a la incapacidad de exigir responsabilidades por tortura a altos funcionarios estadounidenses, han encontrado leyes comparables en otros países que prevén la jurisdicción universal y tribunales capaces de enjuiciar crímenes internacionales atroces, como la tortura, el terrorismo y el genocidio (125). Estas estrategias han dado lugar a acusaciones, detenciones y sentencias que antes se consideraban imposibles en la UE, el Reino Unido y América. Aun así, sigue habiendo innumerables víctimas sin solución.

Que los derechos se crean y, por tanto, pueden descrearse, es una realidad bien entendida por los defensores de los derechos humanos. Recogiendo la tesis de Lawyers Beyond Borders, Jebreal sostiene que los derechos humanos son meras palabras; la acción les da sentido.

"[E]mpoderar a las sociedades civiles, a la gente sobre el terreno... gastar [siquiera el 1% del presupuesto del Pentágono] en educación, becas, en empoderar a niñas y mujeres, proteger y defender a las minorías y comunidades vulnerables, y los valores estadounidenses. Reincorpórese al acuerdo nuclear con Irán y negocie con los israelíes... condicione la ayuda estadounidense al respeto de los derechos humanos y la democratización, y ponga fin al apartheid. Estados Unidos no puede seguir siendo hipócrita... Es hora de elegir la verdad".

Pero tras veinte años de guerra contra el terrorismo, Jebreal no está convencido de que vaya a haber alguna vez una verdadera rendición de cuentas.

En su opinión, todavía no se ha decidido si los derechos humanos están renaciendo o si han llegado al triste otoño de la vida. Además, se repite hasta la saciedad que vivimos en la era de la posverdad. Así pues, nos encontramos en una coyuntura crítica en la que, insiste Armoudian, "la agencia, las ideas y la información son lo más importante". La defensa debe cambiar con los tiempos y adoptar colaboraciones transfronterizas para producir nuevos sistemas y estructuras que reaviven los derechos y defiendan un "Estado de derecho operativo que no deje a nadie por encima de la ley ni a nadie por debajo de ella" (162).

Las innovaciones en la justicia globalizada quedan ejemplificadas por la coalición que se originó entre Peter Weiss y Wolfgang Kaleck, abogados estadounidense y alemán respectivamente. Con redes de gran alcance en los sistemas jurídicos estadounidense y europeo, sus esfuerzos combinados se convirtieron en el Centro Europeo de Derechos Humanos Constitucionales, que a su vez colabora con otras organizaciones no gubernamentales, como Human Rights Watch y TRIAL International, en la búsqueda de normas y valores democráticos y sociales en todo el mundo. Como parte de una "red de solidaridad", los supervivientes de atrocidades tienen ahora más posibilidades de obtener reparación a través de tribunales interestatales (126-128).

En conjunto, Lawyers Beyond Borders es una dura prueba de realidad para mi idealismo GenX. Contrarrestando el adagio de la era de la posverdad con el que dice que la luz del sol es el mejor desinfectante, me tranquilizan en cierto modo los esfuerzos transnacionales de los abogados de derechos humanos y los estrategas cosmopolitas de resolución de conflictos. Armoudian afirma que con su uso de "las leyes existentes para cuestionar las injusticias dentro de los sistemas político-jurídicos en nombre de [la humanidad], de grupos enteros de clientes y de las generaciones futuras, los abogados de derechos humanos encontrarán soluciones a problemas que sacuden la conciencia", incluidos los pecados imborrables que son las prisiones como Guantánamo, Abu Ghraib e innumerables lugares negros cuyos nombres quizá nunca se cataloguen del todo.

Mischa Geracoulis es periodista y editora, colaboradora de The Markaz Review y miembro del consejo editorial de Censored Press. Su trabajo se sitúa en la intersección de los medios de comunicación críticos y la alfabetización informativa, la educación en derechos humanos y la democracia y la ética. Sus temas de investigación incluyen el genocidio armenio y la diáspora, la verdad en la información, las libertades de prensa y académicas, la identidad y la cultura, y la polifacética condición humana. El trabajo de Mischa ha aparecido en Middle East Eye, openDemocracy, Truthout, The Guardian, LA Review of Books, Colorlines, Gomidas Institute y National Catholic Reporter, entre otros. Tuitea @MGeracoulis.

Abu Ghraiboperaciones negrasCIAGuantánamoabusos de los derechos humanosdetención ilegalentrega

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.