La revolución vista desde el nido del cuervo de la historia

15 de febrero de 2021 -

Las revoluciones árabes inacabadas merecen nuestro apoyo.<

Las revoluciones árabes inacabadas merecen nuestro apoyo.

Melissa Chemam

Cuando los medios de comunicación de todo el mundo empezaban a seguir los primeros días de la mal llamada "primavera árabe", en enero y febrero de 2011, me encontraba en Uganda, cubriendo para la BBC las elecciones presidenciales de ese país, en las que el candidato de la oposición, Kizza Besigye, no tenía ninguna posibilidad de derrotar al presidente en funciones, Yoweri Museveni, en el poder desde 1986. Yo había estudiado periodismo en París y una de mis mejores amigas allí era de Túnez. Inmediatamente pensé en ella: había crecido bajo el régimen de Ben Ali, pero siempre había tenido la esperanza de ver un cambio en su país durante su vida. En aquel momento estaba instalada en El Cairo, y pronto tuvo que enfrentarse a dos revoluciones.  

"Este es sobre todo un momento de nuevas posibilidades en el mundo árabe y, de hecho, en todo Oriente Medio", escribió Rashid Khalidi, profesor Edward Said de Estudios Árabes en la Universidad de Columbia, en Foreign Policy el 24 de febrero de 2011. "Hacía mucho tiempo que no asistíamos a un punto de inflexión semejante", añadió. "De repente, obstáculos antaño insuperables parecen superables. Regímenes despóticos que han estado arraigados en todo el mundo árabe durante dos generaciones completas son de repente vulnerables. Dos de los más formidables de ellos -en Túnez y El Cairo- se han desmoronado ante nuestros ojos en cuestión de unas pocas semanas."  

Volví de Kampala emocionada por ellos. Habiendo crecido en Francia, en una ciudad dirigida por un ayuntamiento comunista, siempre había pensado en la revolución como una fuente de cambio positiva, radical y necesaria. En la escuela primaria, nuestra maestra nos organizó una obra de teatro para celebrar el bicentenario de la Revolución Francesa de 1789. Mis propios padres y abuelos también habían participado en su propia revolución con la liberación de Argelia, pero en aquella época -especialmente en Francia- era un completo tabú. Nadie mencionaba nunca a los argelinos como revolucionarios, en público o incluso en privado, y sin embargo en nuestra casa eso es lo que éramos. Más tarde, cuando profundicé en la historia y la política, conocí a bastantes franceses e incluso árabes que despreciaban las revoluciones, considerándolas una forma de violencia procedente del "pueblo", es decir, de las clases bajas sin importancia. Lo que valoraban era el orden y la jerarquía. Sin embargo, con los años aprendí que su reacción era un síntoma de alergia al cambio, basada en el miedo, y que ninguna revolución se completaba en un día.  

No tardaron en alzarse voces escépticas contra la Primavera Árabe. ¿Podrán Túnez y Egipto triunfar realmente en sus revoluciones populares? ¿Libia y Yemen se librarán algún día de sus déspotas? y los expertos insinuaban que la democracia en el mundo árabe sería siempre un oxímoron.  

De vuelta de África, en 2013 me incorporé a la redacción de la radio internacional de París, RFI, en la sección de África. Como único magrebí del equipo, a menudo tenía la oportunidad de cubrir temas tunecinos, argelinos y libios. El norte de África siempre había ocupado un lugar extraño en la información extranjera, tanto en el Reino Unido como en Francia: no es África del todo, pero tampoco es Oriente Medio... Me di cuenta de que muchos periodistas solían andar con pies de plomo cuando hablaban de la región. Pero en 2013/2014 el sentimiento general era que las revoluciones habían fracasado... Túnez tenía un gobierno islamista (Ennahda obtuvo una pluralidad de votos en las elecciones a la Asamblea Constituyente de octubre de 2011). Egipto volvía a ser una dictadura militar. Y Libia estaba en el limbo.

Pero cada vez que surgía el tema de las revoluciones árabes, me preguntaba en voz alta y me sigo preguntando por qué nadie las compara nunca al menos con la Revolución Francesa -para ser más históricos, deberíamos decir las revoluciones francesas. Victor Hugo, uno de los grandes de la literatura francesa, nació en 1802 en el seno de una familia burguesa, pero más tarde se convirtió en un auténtico republicano. Trece años después de la Revolución Francesa de 1789, se vio obligado a exiliarse, sin embargo, durante décadas. Escribió Los Miserables, publicada en 1862, en el exilio. Porque después de "La Revolución", Francia tuvo dos imperios brutales -bajo Napoleón y Napoleón III- y otras tantas "Restauraciones" reales que sólo trajeron guerras, más desigualdad y conservadurismo social. ¿Había fracasado la Revolución Francesa? 

Pues bien, en 1830, París vivió una segunda revolución tras el colapso del egoísta deseo de Napoleón de dominar toda Europa... Pero los tres días de la Revolución de julio de 1830 pronto desembocaron en el regreso de un rey francés: Louis-Philippe Ier. Luego, en 1848, Francia fue barrida por un movimiento más amplio de revoluciones que sacudió a toda Europa, conocido como la "Primavera de los Pueblos" o la "Primavera de las Naciones". Italia y Alemania no existían entonces, sino que estaban formadas por un conjunto de provincias soberanas que hablaban dialectos del italiano o del alemán. Era un momento álgido de la historia europea. Ese mismo año, Karl Marx y Friedrich Engels, que habían huido de Alemania, publicaron su Manifiesto Comunista. ¿Cómo terminó esta revolución? Bueno, en Francia concluyó con la elección de Luis Napoleón Bonaparte en 1851, que pronto se declaró... Emperador. En el resto de Europa, en regímenes opresivos y conservadores en su mayoría, y Marx tuvo que abandonar Francia y Bélgica para irse a Inglaterra. 

Todos estos acontecimientos revolucionarios desembocaron en violencia y en regímenes muy conservadores, además de dar el pistoletazo de salida a la rivalidad imperial y colonial entre las potencias europeas por el control de la mitad de África y Asia. Pero eso no significa que fracasaran; formaban parte de un proceso más largo.

"Si la revolución es un cambio de régimen en el que interviene la fuerza física colectiva, entonces las fechas clave son 1789, 1830 y 1848", observó Peter Jones, profesor de Historia de Francia en la Universidad de Birmingham (Reino Unido). Al final, Francia tuvo al menos tres grandes revoluciones, y podría decirse que una cuarta -la Comuna de París en la primavera de 1871-, antes de tener un régimen estable, la Tercera República. Sin embargo, ni siquiera este régimen llevó a Francia a ser totalmente democrática, al menos hasta principios del siglo XX, y no hasta que el país se vio desgarrado por el caso Dreyfus, de 1894 a 1906. Victor Hugo no vivió para ver la Tercera República, pues murió en 1885, cuando el régimen francés era aún muy conservador. Por supuesto, incluso después de 1910, las mujeres seguían sin poder votar (¡no pudieron hacerlo hasta 1944!), y la mayor parte de la población de la Argelia colonizada -declarada territorio francés- estaba privada de una representación parlamentaria justa.

La transición a una república no evitó Vichy ni Dien Bien Phu. La Tercera República francesa acabó en la dolorosa y desastrosa Segunda Guerra Mundial, y en el humillante periodo de colaboración. Después, la Cuarta República, establecida tras la Segunda Guerra Mundial, se extinguió en una guerra civil, por el horrible colonialismo de colonos en Argelia, en 1958. Así nació una República de "emergencia" o lo que François Mitterrand llamaba a menudo "la République du coup d'Etat permanent", la Quinta República y actual régimen francés.

París 1968.<

París 1968.

Incluso entonces, las revoluciones no habían terminado, ya que en 1968 estalló en París un levantamiento socialista liderado por trabajadores y estudiantes que pronto se extendió por todo el país y llegó a paralizar la economía francesa. Mayo del 68 marcó al mundo como lo había hecho la Revolución de 1789. 

También podríamos establecer paralelismos con la historia estadounidense.

Una revolución demasiado a menudo olvidada es probablemente la más importante de todas en términos de equilibrio entre Occidente y el resto del mundo: Del 21 de agosto de 1791 al 1 de enero de 1804, la revolución haitiana hizo de la dominación europea sobre el Caribe un fenómeno reversible. Se podría decir que la revolución haitiana no ha terminado; ciertamente, Toussaint Louverture se ha convertido en un héroe que inspira a africanos y afroamericanos hasta el día de hoy.

La Revolución Americana, que tuvo lugar entre 1765 y 1783, sólo afectó a la Norteamérica colonial, es decir, a 13 estados y sus colonos blancos, en una lucha por liberarse de su opresor británico. Pero todos los demás seres humanos que vivían en suelo norteamericano en aquella época fueron simplemente ignorados y se les negó la ciudadanía, en primer lugar la población nativa, las Primeras Naciones, así como los esclavos africanos desplazados. Hasta mediados del siglo XX, la democracia estadounidense siguió siendo una realidad matizada: a pesar de las enmiendas 13, 14 y 15 de la Constitución aprobadas en la década de 1860 -todas ellas destinadas a otorgar el derecho de voto a los estadounidenses de raza negra-, la mayoría no pudo votar hasta la aprobación de la Ley del Derecho al Voto en 1965. 

La periodista egipcio-estadounidense Mona Eltahawy, autora de Los 7 pecados necesarios para mujeres y niñas (2019), de hecho se refirió al movimiento de derechos civiles como una revolución en Twitter el 25 de enero de 2021, mientras comentaba la Primavera Árabe. Escribió que: "Una revolución no se produce de la noche a la mañana. Y porque, como insistió Audre Lorde, 'La revolución no es un acontecimiento de una sola vez'. No escribiré su obituario".

Diez años después de 1789, Francia estaba a punto de tener un nuevo Emperador y de sumir a Europa en la guerra. Diez años después de 1848, estaba en pleno apogeo del Segundo Imperio, y su mejor autor escribía en el exilio. Así pues, diez años después del inicio de la Primavera Árabe, yo diría que deberíamos dar tiempo a las revoluciones árabes.

<

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.