Posdata: Interrumpir la mirada colonial - Gaza e Israel después del 7 de octubre

17 Mayo, 2024 - ,
En conmemoración del 76 aniversario de la Nakba. La catástrofe de 1948, que privó al pueblo palestino de sus tierras, medios de subsistencia, derechos civiles y autodeterminación, se revive en todos sus horrores durante la continua guerra de Israel contra Gaza y el asalto de Cisjordania, según destacados pensadores y activistas.

 

Ivar Ekeland y Sara Roy

 

El experimento de Gaza está en marcha, y está llevando al mundo más lejos de lo que ninguno de nosotros hubiera creído posible. En nuestro artículo "La nueva política de la exclusión: Gaza como prólogopublicado hace más de dos años, afirmábamos que Israel había convertido Gaza en un laboratorio humano en el que se creaban artificialmente condiciones totalmente nuevas. Una sociedad de más de dos millones de personas se encontró aislada del mundo, confinada por vallas y muros a una pequeña porción de tierra y sometida a vigilancia constante, privada de todo derecho excepto el derecho a lo que el filósofo italiano Giorgio Agamben denomina una "vida desnuda"; es decir, una vida reducida a la mera dimensión biológica de comer y reproducirse. Se les privaba incluso de los medios para ejercer ese derecho, ya que dependían casi por completo del mundo exterior para obtener alimentos, agua, medicinas y combustible, como animales enjaulados. Afirmábamos que este experimento era un presagio de lo que estaba por venir, que los países occidentales estaban creando mini-Gazas por todo el mundo para aparcar a personas no deseadas, en su mayoría inmigrantes no blancos (los ucranianos son bienvenidos en Europa, los africanos no), y nos preguntábamos adónde nos llevaría este terrible estado de cosas.

Ahora ya lo sabemos. El fin del experimento de Gaza ya no es garantizar la separación o el repudio, sino la eliminación mediante la matanza genocida o, de forma más eufemística, la emigración "forzosa" o "voluntaria" a otras tierras que en gran medida no están dispuestas a aceptar a estos palestinos. En una conferencia celebrada en Jerusalén el 28 de enero de 2024 titulada, Conferencia para la Victoria de Israel - Los Asentamientos Traen Seguridad: Retorno a la Franja de Gaza y al Norte de Samarialos participantes, que se contaban por miles e incluían a varios ministros del gobierno y miembros de la Knesset, pidieron el reasentamiento de la Franja de Gaza y el traslado de los palestinos que viven allí. Shlomo Karhi, Ministro de Comunicaciones de Israel, explicó lo que entendía por "emigración voluntaria" en tiempos de guerra: "'voluntaria' es a veces un estado que impones [a alguien] hasta que da su consentimiento"(1).

Como muestra esta conferencia, el objetivo de "exterminar a los brutos" y el racismo subyacente ya no se ocultan, sino que se justifican y valoran abiertamente. Esto es lo que Israel ha proclamado durante mucho tiempo, repetida y sistemáticamente, de arriba abajo, desde el Primer Ministro y otros miembros del gobierno, llamando a los palestinos "animales" y "bestias salvajes" hasta los soldados sobre el terreno en Gaza, coreando y bailando en las ruinas al son de "no hay palestinos inocentes", como ha documentado convincentemente el escrito de Sudáfrica ante la Corte Internacional de Justicia. Para Israel, además, los palestinos no sólo son culpables, sino también criminales. El Presidente de Israel, Herzog, lo expresó así: "Es toda una nación la responsable. Esa retórica de que los civiles no eran conscientes, no estaban implicados, no es en absoluto cierta. Podrían haberse sublevado, podrían haber luchado contra ese régimen malvado"(2). Es decir, los palestinos no sólo son responsables de sus propias muertes justificables, sino que también son culpables de no luchar contra Hamás para proteger a los israelíes. Existen para proteger a Israel o para destruirlo.(3)

Esto apunta a otra dinámica crítica de la situación posterior al 7 de octubre.7 de octubre la criminalización del contexto y el abandono de la historia. La historia no empezó el 7 de octubrede octubre, como ha argumentado Israel al afirmar que el ataque no fue provocado. Sin embargo, el intento de historizar y contextualizar la represión israelí de los palestinos y el daño que ha causado a la vida palestina durante siete décadas, se trata como justificación del horrible asesinato de hombres, mujeres y niños israelíes, y por lo tanto moralmente reprobable e ilícito. Por el contrario, la devastación que la ocupación impuso a nivel individual y social no sólo fue ignorada durante los últimos 56 años, sino que Israel y Occidente la consideraron necesaria y justificable. Como argumentábamos en nuestro artículo original, el objetivo de Israel -hasta el 7 de octubreth - no era la "muerte del 'otro indígena' -como ahora- sino su anulación, junto con las contramemorias y reconvenciones que la alteridad encarna de forma natural. De este modo, Israel... redefinió la distinción colonial entre el yo y el otro, el espacio que habitan israelíes y palestinos. En este espacio redefinido, no podía haber acercamiento ni aproximación, y mucho menos compromiso, reciprocidad o redención... Los palestinos fueron borrados del paisaje emocional y político de Israel, impidiendo la contestación y la complejidad, y devolviendo a los judíos israelíes una claridad conocible, inequívoca y fácilmente interpretable"(4). Es esta claridad la que el 7 de octubreth destruyó.


Invisibilidad de las vidas palestinas

En consecuencia, argumenta la filósofa Judith Butler, los palestinos son "privados de vida antes de ser asesinados, transformados en materia inerte o en instrumentos destructivos ... . Matar a una persona así, de hecho, a una población así, apela a un racismo que diferencia de antemano quién contará como vida y quién no... En tales condiciones, se hace posible pensar que acabar con la vida en nombre de la defensa de la vida es posible, incluso justo"(5). Es este mismo argumento el que Israel utiliza ahora para justificar su destrucción de Gaza y de su pueblo.

Por lo tanto, sólo la vida israelí es válida y consecuente, inocente y civil. Los palestinos existen como "guardianes de la vida israelí o como sujetos colonizados... Que los palestinos merezcan simplemente vivir o morir depende, por tanto, de su aceptación activa o de su negativa a seguir siendo colonizados"(6). Se ha extinguido toda posibilidad de vivir a través de una experiencia compartida. La pregunta sigue siendo por qué la destrucción de la vida palestina es recibida con tal "tranquilo desinterés y falta de remordimiento, reflejando lo que el historiador Gabriel Kolko denominó la 'ausencia de un mayor sentido de aborrecimiento'"(7). Los palestinos, tan repudiados, no han entrado en nuestra conciencia y mucho menos en nuestra conciencia hasta ahora, pero sólo cuando se destruían vidas israelíes.

Otro punto relacionado con la exclusión del contexto es la incapacidad de conectar la naturaleza cotidiana de la opresión con las acciones palestinas, incluida la escalada militar: un fracaso a la hora de dar cuenta de las experiencias vividas por los palestinos y de la miseria que tan profundamente los define.(8) Este fracaso ve a los palestinos como algo separado y distante, impenetrable, incapaz de aproximarse al Otro como nosotros. Privados de cualquier reivindicación basada en la justicia, los palestinos siguen estando ausentes a ojos israelíes. "La verdadera amenaza, por tanto, no reside en los actos de violencia palestina contra Israel, sino en comprender que esos actos responden a la injusticia y la deshumanización. ... en hacer íntimos a los palestinos, en ver el mundo a través de sus ojos... en rechazar cualquier esfuerzo que los trate como indeterminados y nocionales, o los relegue a la abstracción"(9). O como ha argumentado el profesor Ghassan Hage, "En la sociedad de la guerra y el asedio, la explicación social puede perturbar el modo en que se invita tanto al yo como a la sociedad a definirse y estabilizarse frente a un otro que debe seguir siendo diferente e incognoscible. La explicación social puede amenazar al yo en guerra con la desintegración, razón por la que a veces desencadena una respuesta tan apasionada. La explicación social no sólo se rechaza. Se teme afectivamente la amenaza del otro humanizado que lleva consigo."(10) De ahí que haya que entender que el mal reside en las condiciones y no en las personas, lo que otros estudiosos han denominado "pecado estructural"(11).

En lo que respecta a Israel y Occidente, el asedio, incluso en su forma genocida actual, fue aceptado e incuestionado, diciéndoles de hecho a los palestinos de Gaza: así es como debéis vivir, y ésta es la violencia que se espera que soportéis aunque signifique la erradicación de vuestro modo de vida.

En consecuencia, los problemas sociales y políticos, que surgen de la pobreza, la dislocación y la destrucción, y los esfuerzos de los palestinos por abordarlos, han sido tratados sistemáticamente como una amenaza, incluso como una forma de terrorismo. La privación sigue sin ser examinada y desconocida y desconectada de la acción y la comprensión, donde la justicia está alejada e irrelevante para el contexto. En consecuencia, la lucha de Israel contra Gaza, que es también una lucha contra Palestina, debe mantenerse e ininterrumpirse cueste lo que cueste, como vemos hoy en Gaza.

El nivel de inhumanidad que se revela no tiene precedentes desde el Holocausto y las guerras coloniales. El experimento de Gaza ha llegado ahora al punto en que los palestinos son apartados de la sociedad humana, pero también de la historia, privados del único derecho que les queda, el derecho a una vida, aunque sea "desnuda". ¿Cómo debemos pensar entonces en Gaza? ¿Como un lugar sin vida? ¿Dónde nos deja esto a cualquiera de nosotros? "Una vez más", escribe el historiador Jean-Pierre Filiu, "lo que está ocurriendo en Gaza va mucho más allá de este enclave devastado"(12).


Indiferencia y connivencia occidentales

Las declaraciones de los funcionarios del gobierno israelí, y las masacres a las que conducen son aún más aterradoras frente a la completa indiferencia con la que son recibidas por los gobiernos y medios de comunicación occidentales, una indiferencia y negligencia que tienen una larga historia en este conflicto. En 2019, Michael Lynk, entonces relator especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en los territorios palestinos ocupados desde 1967, captó la esencia de la indiferencia occidental:

La ... ocupación israelí del territorio palestino -Gaza y Cisjordania, incluido Jerusalén Este- es un amargo ejemplo de la ausencia de responsabilidad internacional ante las violaciones sistemáticas de los derechos palestinos en virtud de los derechos humanos y el derecho humanitario ... Israel, un país relativamente pequeño en términos de geografía y población y con una dependencia particular de la comunidad internacional tanto para el comercio y la inversión como para la cooperación diplomática, no podría haber mantenido una ocupación tan prolongada y represiva en clara violación del derecho internacional sin el apoyo activo y la negligencia maligna de muchos en el mundo industrializado. Aunque la comunidad internacional ha emitido numerosas resoluciones y declaraciones críticas con la interminable ocupación de Israel y sus constantes designios de anexión, tales críticas rara vez han ido acompañadas de consecuencias significativas... Por lo tanto, es necesario preguntarse si simplemente hay que aceptar que, con esta ocupación, el derecho internacional está más cerca del poder que de la justicia.(13) (el subrayado es nuestro)

La pregunta formulada por el Sr. Lynk revela una postura por parte de la comunidad internacional que legitima la ocupación israelí mientras no exista un acuerdo colectivo para ponerle fin. El reciente fallo provisional emitido por la Corte Internacional de Justicia en el caso de Sudáfrica contra Israel por su horrible asalto a Gaza, repudia, en su esencia, la aquiescencia occidental a la violencia israelí contra los palestinos. El tribunal encontró "pruebas plausibles de que Israel tiene la intención de cometer genocidio; y . . . pruebas plausibles de que Israel está cometiendo genocidio" y ordenó a Israel "que deje de cometer los actos que parecen ser genocidas, y que preserve cualquier prueba que tenga que ver con este asunto, obviamente para el juicio que se avecina"(14). Que sepamos, ésta es una de las escasas decisiones judiciales que exigen responsabilidades a Israel por sus crímenes, cuestionando la impunidad con la que ha violado sistemáticamente los derechos de los palestinos(15). Como era de esperar, los aliados occidentales de Israel, especialmente Estados Unidos, han condenado la decisión del Tribunal. Incluso antes de que se dictara la sentencia, Estados Unidos consideró que la acusación "carece de fundamento, es contraproducente y no tiene ninguna base real"(16).


El desprestigio del OOPS y su resultado previsto

Otro ejemplo sorprendente del desdén occidental se refiere a la UNRWA. El mismo día en que se dictó la sentencia de la CIJ, Israel proporcionó al OOPS información sobre la presunta implicación de 12 de sus empleados (de una plantilla de unos 13.000 sólo en Gaza(17)) en el abominable atentado del 7 de octubrede octubre de octubre en Israel. En respuesta, la UNRWA rescindió inmediatamente los contratos de estas personas e inició una investigación para determinar la verdad. Sin embargo, en ausencia de cualquier investigación y en clara violación de los principios del debido proceso, varios países occidentales como Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania, Italia, Países Bajos, Suiza, Nueva Zelanda, Finlandia, Australia y Canadá(18) congelaron su financiación a la UNRWA (que asciende a unos 700 millones de dólares) en un momento de desesperada necesidad, cuando toda la población de Gaza corre un riesgo inminente de hambruna.

De hecho, según la evaluación de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases (CIF), se estima que toda la población de Gaza, de más de dos millones de personas, "padece inseguridad alimentaria aguda [lo que significa que se enfrentan a una grave escasez de alimentos], mientras que una cuarta parte de su población se enfrenta al hambre catastrófica y a la inanición, [lo que] no tiene precedentes. Ningún análisis de la CIF ha registrado jamás tales niveles de inseguridad alimentaria en ninguna parte del mundo"(19). Del total de la población mundial que padece hambruna, el 80% se encuentra actualmente en Gaza(20).

Frente a esta realidad de aguda necesidad creada en gran parte por el apoyo occidental al asalto de Israel a Gaza, la denegación de financiación a la UNRWA es tan espantosa como devastadora. Según Philippe Lazzarini, Comisario General de la UNRWA, "Es chocante ver una suspensión de fondos a la Agencia como reacción a las acusaciones contra un pequeño grupo de personal, especialmente teniendo en cuenta la acción inmediata que tomó UNRWA al rescindir sus contratos y pedir una investigación independiente y transparente. Estas decisiones amenazan nuestro trabajo humanitario en curso en toda la región, incluyendo y especialmente en la Franja de Gaza."(21)

La decisión de suspender temporalmente los fondos por parte de los gobiernos occidentales revela su desprecio por el sufrimiento palestino, y por la CIJ, dado su fallo que exigía la provisión de ayuda humanitaria urgentemente necesaria en la que la UNRWA desempeña el papel dominante. Por tanto, ¿la retención de la financiación convierte a Occidente en cómplice de actos plausibles de genocidio? Además, la falta de voluntad de los gobiernos árabes, en particular Arabia Saudí y los EAU, de aumentar su financiación del OOPS -porque se le acusa de tener vínculos con Hamás- resulta igualmente chocante, dada la inestabilidad regional que precipitaría el colapso del OOPS.

Las declaraciones posteriores de los funcionarios israelíes exponen el verdadero propósito detrás del ataque a la UNRWA, que ha sido durante mucho tiempo el objeto del asalto israelí: cerrar y eliminar la Agencia y asegurarse de que no tenga ningún papel en la Gaza de la posguerra. Al hacerlo, Israel (y Occidente) pretende socavar el estatuto de refugiado palestino, los derechos de los refugiados -especialmente el derecho de retorno- y eliminar la cuestión de los refugiados y cualquier demanda concomitante, como la compensación, de futuras discusiones. Y como señala críticamente el analista Jonathan Cook, "De forma única, [el OOPS] es la única agencia que unifica a los palestinos dondequiera que vivan, incluso cuando están separados por las fronteras nacionales y la fragmentación por parte de Israel del territorio que controla. UNRWA une a los palestinos incluso cuando sus propios líderes políticos han sido manipulados hacia un faccionalismo sin fin por las políticas de divide y vencerás de Israel..."(22) El OOPS lleva mucho tiempo actuando como defensa contra los persistentes esfuerzos de Israel por eliminar los derechos de los refugiados palestinos. Las crecientes exigencias de los funcionarios del gobierno israelí de expulsar a los palestinos de Gaza reflejan el deseo de Israel de que se integren en otros países, suspendiendo para siempre la cuestión del derecho de retorno, entre otras reivindicaciones.

Según el ministro de Asuntos Exteriores de Israel, Israel Katz, "Llevamos años advirtiéndolo: UNRWA perpetúa el problema de los refugiados [lo que significa que ayuda a los refugiados a reproducirse...], obstaculiza la paz y sirve de brazo civil de Hamás en Gaza"(23). (el subrayado es nuestro). Sin embargo, no es la UNRWA la que perpetúa el conflicto, como Katz nos quiere hacer creer; es el conflicto el que perpetúa a la UNRWA.(24) ¿Cuál es entonces la alternativa al OOPS? ¿Estarán dispuestos Israel o los Estados árabes a asumir la responsabilidad de más de dos millones de refugiados en Gaza y Cisjordania y millones más allá, proporcionándoles alimentos, educación, asistencia sanitaria, vivienda y empleo?


Fin del Estado de Derecho Internacional

A pesar de las burlas de Occidente, Gaza ha perturbado poderosamente la mirada colonial. Gaza es la prueba de un futuro que ya está aquí, desprovisto de humanidad, ley y derechos humanos. Nos encontramos en una encrucijada en la que, como afirma Antonio Gramsci en Cuadernos de la cárcel, "[la crisis consiste precisamente en que lo viejo está muriendo y lo nuevo no puede nacer; en este interregno aparece una gran variedad de síntomas morbosos"(25). En Gaza, esta morbosidad se traduce en inseguridad extrema, hambruna, enfermedades, desintegración económica, destrucción física, desplazamientos y colapso ecológico.

Si Israel, con el apoyo de Occidente, logra sus objetivos en Gaza, constituirá el fin del compañerismo entre los habitantes de este planeta, forzando una confrontación entre el orden internacional basado en normas en el que Occidente predomina y prioriza sus propios intereses, y el derecho internacional "que rige el comportamiento de los Estados desde hace más de 500 años"(26). A nadie se le escapa que las sociedades occidentales, es decir, Estados Unidos y sus aliados, se consideran aparte y excepcionales, donde las normas que aplican a los demás no se aplican a ellos, y donde la defensa de la democracia y el Estado de derecho no es más que un medio para preservar su hegemonía histórica, cueste lo que cueste. Las instituciones mundiales, como la ONU, que se crearon tras la Segunda Guerra Mundial para fomentar la diplomacia sobre la fuerza, la paz sobre la guerra, caerán en el descrédito y la irrelevancia.

El Sur global y grandes segmentos de la opinión pública del mundo occidental ven el peligro y se están organizando para presionar a Israel, Estados Unidos y Europa para que reconozcan que el experimento de Gaza ha fracasado, que es inmoral e inaceptable. Esto me recuerda algo que el escritor estadounidense James Baldwin dijo una vez sobre ser negro en Estados Unidos y que tiene especial resonancia para israelíes y palestinos: "Todos los blancos de este país... saben una cosa: puede que no sepan... lo que yo quiero, pero saben que no les gustaría ser negros aquí. Si saben eso, saben todo lo que necesitan saber... En cualquier caso, todos estamos aquí"(27).

 

(1) Nir Hasson, “Netanyahu Ministers Join Thousands of Israelis in ‘Resettle Gaza’ Conference Calling for Palestinians’ Transfer,” Haaretz, Enero 28, 2024
(2) The Guardian, Octubre 16, 2023
(3) Ruba Salih, “Can the Palestinian speak?Allegra Lab, Diciembre 2023
(4) Sara Roy, “I wish they would disappear,” Postcolonial Studies, Volume 21, Number 4 (Diciembre 2018), Postcolonial Studies, p. 531
(5) Judith Butler, Frames of War: When is Life Grievable (London: Verso, 2009), pp. xxix-xxx
(6) Salih (Diciembre 2023)
(7) Roy (Diciembre 2018), p. 534
(8) Some of these points appear in Sara Roy, “Gaza: Can you hear us?” Cambridge Journal of Law, Politics and Art, Forthcoming.
(9) In this regard also see Roy, Postcolonial Studies, p. 532
(10) Ghassan Hage, “‘Comes a Time We Are All Enthusiasm’: Understanding Palestinian Suicide Bombers in Times of Exighophobia,” Public Culture, Volume 15, Number 1(2003), p. 87
(11) Hage, Public Culture, p. 89
(12) Jean-Pierre Filiu, “American Christian Zionists Crusade against Palestinian ‘Evil‘” Le Monde, Enero 30, 2024
(13) Michael Lynk, Report of the Special Rapporteur on the Situation of Human Rights in the Territories Occupied by Israel since 1967 (A/74/507), UN General Assembly, Octubre 21, 2019, pp. 10 and 21
(14) John J. Mearsheimer, Israel’s Day of Reckoning, Enero 27, 2024, online: mearsheimer@substack.com
(15) The others are the 2004 ICJ advisory opinion on the illegality of the separation wall (and Israeli settlements), and the 2009 Goldstone report that accused Israel of various war crimes and referred to the criminality of the blockade. See Norman Finkelstein’s comments here.
(16) Foundation for Defense of Democracies, U.S. Rejects “Meritless” South Africa ICJ Case against Israel, Enero 5, 2024
(17) Over 130 UNRWA employees have been killed in the war. The Agency employs a total of 30,000 people region wide.
(18) Japan and the European Union also froze their funding but Norway and Ireland did not, drawing a needed distinction between possible criminal activity of individual staffers and UNRWA itself.
(19) Gaza: Joint Statement by Hight Representative Josep Borrell and Commissioner for Crisis Management Janez Lenarcic on the risk of famine – European Commission, Diciembre 22, 2023
(20) Sharon Zhang, “Eighty Percent of Global Famine Is Currently in Gaza, UN Expert Warns,Truthout, Enero 3, 2024 and Isaac Chotner, “Gaza Is Starving,” The New Yorker, Enero 3, 2024. Also see, Human Rights Watch, Israel: Starvation Used as a Weapon of War in Gaza, Diciembre 18, 2023. and Leanna First-Arai, “Famine in Gaza Is a Culmination of Israel’s Long War on Palestine’s Food System,” Truthout, Enero 10, 2024.
(21) Philippe Lazzarini, UNRWA’s Lifesaving Aid Mayo End Due to Funding Suspension, United Nations Relief and Works Agency for Palestine Refugees in the Near East, Enero 27, 2024. Also, Reuters, “More Countries Pause Fund for UN Palestinian Agency,” Enero 27, 2024.
(22) Jonathan Cook, In waging war on the UN refugee agency, the West is openly siding with Israeli genocide, Enero 30, 2024.
(23) Mehul Srivastava and Neri Zilber, “UN Chief Urges Countries Not to Pull Funding Over Israel Attack Allegations,” Financial Times, Enero 28, 2024.
(24) Marilyn Garson, “With Gazans starving and freezing, the US withholding funds from UNRWA is unconscionable,The Forward, Enero 30, 2024.
(25) There are many references to the popular statement. See, for example, Gilbert Achcar, “Morbid Symptoms: What did Gramsci Really Mean?” Notebooks: Journal for Studies on Power, Febrero 14, 2022
(26) John Dugard, “The choice before us: International law or a ‘rules-based international order’?Leiden Journal of International Law, Volume 36 (2023), p. 224
(27) James Baldwin, Address, University of California, Berkeley, Enero 15, 1979

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.