5 poemas y un vídeo -Voces esenciales: Poesía de Irán y su diáspora

15 noviembre, 2022 - ,
Freydoun Rassouli, "Transmisión secreta", óleo sobre lienzo, 32×32″, 2021 (cortesía de Freydoun Rassouli).

 

Voces esenciales - Poesía de Irán y su diáspora: poemas de Reza Baraheni, Persis Karim, Garous Abdolmalekian, Fereshteh Sari y Sohrab Sepehri, seleccionados por Sholeh Wolpé.

 

 

Introducción de Kaveh Bassiri

 

El siglo XX tuvo un efecto transformador en la poesía iraní. Los medios de difusión de poemas se ampliaron y evolucionaron desde periódicos y revistas hasta Internet y las redes sociales. Los autores y lectores iraníes se encontraron en conversación con el pensamiento y la literatura occidentales y socialistas. La población de lectores alfabetizados creció exponencialmente, al igual que el número de poetas y libros de poesía. Por otra parte, la poesía dejó de ser el principal medio artístico en Irán, como lo había sido durante siglos. La prosa y el cine son ahora las artes populares dominantes. La censura, que era un nuevo paradigma para los autores en la época de los Pahlavi, se hizo aún más institucionalizada y extensa bajo la República Islámica.

Essential Voices está publicado por Green Linden Press.

A lo largo del siglo, las cuestiones del papel político de los poetas en la sociedad y la forma de la poesía para la era moderna siguen siendo temas de debate. Muchos poetas se comprometieron con causas políticas o sociales, aunque no necesariamente con el mismo nivel de persuasión y convicción. La mayoría intentaron equilibrar sus inquietudes artísticas y la exigencia sociopolítica. A principios del siglo XX, muchos poetas dejaron atrás la corte y el mecenazgo real, pasando a formar parte del discurso público. Los tiempos represivos que siguieron les hicieron recurrir a un lenguaje simbólico para citar sus diversos mensajes políticos o sociales. En los años anteriores a la revolución iraní de 1979, la poesía comprometida se convirtió en una poesía de guerrilla más radical. Marginaba otras voces, acusando a los no comprometidos de servilismo al Estado, autoindulgencia y ceguera ante la sociedad que les rodeaba. Después, la República Islámica se apoderó del discurso de la poesía comprometida, haciendo de una poesía política y experimental una especie de resistencia. La larga guerra con Irak dio lugar a nuevos juegos de literatura bélica, defensa sagrada y poesía antibelicista. Por supuesto, durante todo ese tiempo siempre hubo poetas que veían la poesía como algo personal y universal, no al servicio de causas políticas.

Los escritores también transformaron el aspecto y el sonido de la poesía iraní. Se sigue debatiendo si la modernidad es evolutiva, pues mejora las formas existentes, o revolucionaria, pues exige algo radicalmente nuevo. Los que querían utilizar la prosodia clásica lo veían como una forma de mantener la propia herencia, mientras que otros querían liberarse de las reglas prosódicas e imaginaban una poesía que reflejara mejor el cambiante mundo moderno. Una nueva poesía comenzó con Nima y algunos de los primeros modernistas. En la década de 1960, el verso libre y la poesía experimental se habían convertido en una parte aceptada del mundo poético iraní. Formas clásicas como el ghazal sufrieron muchas transformaciones, desde los ghazals modernos de Behbahani hasta los ghazals posmodernos de las últimas décadas.

La última década de la historia de Irán ha supuesto una aceleración de la fuerza sociopolítica sobre la producción cultural de la poesía, incluyendo la presidencia de Rouhani (2013 - 2021), las negociaciones con las potencias europeas sobre un acuerdo nuclear y la esperanza de mejores condiciones económicas, el restablecimiento de las sanciones en 2018 por parte del presidente estadounidense Donald Trump, las protestas a nivel nacional en 2019, los estragos de la pandemia de Covid-19 y, más recientemente, unas elecciones muy curradas con un nuevo presidente, Ebrahim Raisi. El panorama poético general, sin embargo, sigue siendo bastante similar al de la década anterior. Muchos poetas siguen publicando. Con el acceso a las redes sociales, ha aumentado el intercambio entre poetas de Irán y de fuera. Los nuevos poetas, tras aprender de las generaciones anteriores, amplían el discurso poético al tiempo que escriben nuevas obras que abordan su tiempo. Sin duda, habrá más poesía e innovaciones que requerirán más estudio.

 

Reza Baraheni

 
Metamorfosis

sólo se necesitan tres horas para cambiar a un hombre

la delicada flor de una estudiante
cuyos ojos brillaban de alegría
se convierte en un garrote
muerto de hambre postrado

Azudi's these red eye laugh Azud's red eye
Sus dientes son tan amarillos
como si se hubiera bebido un tazón entero de mierda

las manos del estudiante tiemblan yo le
dicho, volverás
postrado, volverás postrado.
No he hecho nada, dijo, no me torturarán.

de rodillas, de puntillas, sobre sus
codos, viene, postrado Le lleva
media hora desde la puerta de la sala hasta la celda.

así se lo dije
el guardia dice, quien come melón
debe saber sobre su piel resbaladiza

cuando la puerta se ha abierto y cerrado, el prisionero
susurra: "Aún no he confesado, aún
no he confesado
el ojo rojo de Azudi ríe el ojo rojo de Azudi
sus dientes son tan amarillos

sólo se necesitan 3 horas para cambiar a un hombre

 

Reza Baraheni es una de las figuras más destacadas del movimiento modernista iraní. Se podría decir que su obra como poeta, novelista y ensayista traza las principales tendencias de ese movimiento. Encarcelado y torturado bajo el régimen del Sha, también tuvo que exiliarse de Irán tras la revolución islámica, estableciéndose finalmente en Canadá, donde colaboró estrechamente con Penn International.

 


Persis Karim

Las dos Maryams

Enero de 2021

 

A veces hablamos. La mayoría de las veces no.
El peso de nuestras diferentes vidas
pesa como una sombra sobre nosotros.
Las sanciones nos están matando
me escribió una vez el año pasado.
Nos enviamos mensajes por What'sApp
que dicen algo más. Una fotografía
de un pájaro o la granada que corté por la mitad,
su gato Mishoo, o mi perro Maya.

Hoy en día hablamos de gobernantes y regímenes
sin decir las palabras. Ella lo sabe.
Yo también lo sé. O al menos lo entiendo.
Cuando estalló la pandemia, hablamos
más a menudo. Nos quedamos dentro. Sólo veo a mi
marido y a mi madre escribe cuando Irán
es segundo o tercero en el mundo en casos y muertes.
La semana pasada, envió un mensaje en minúsculas
minúsculas: lo siento por tu país.

Nos vimos una vez en París cuando ella intentó conseguir un visado
Para visitar a nuestro enfermo y anciano tío Masude
aquí en California. Me subí a un avión a Francia
y pasé una semana recorriendo la ciudad con ella
antes de la cita en la embajada.
Le encantaba el violonchelista en el metro
y las mujeres fumando en los cafés.
Irán está lleno de oscuridad, dijo.
No sabía si se refería a su país o a la celda de la
prisión donde pasó su juventud tras la
Revolución. Me daba miedo preguntar.
Bebimos vino y café y encontramos
la casa de la infancia de nuestros padres
vivieron durante la Primera Guerra Mundial
y se escondieron en el sótano de las bombas.
Nuestro Baba-Bozorg había montado un negocio textil
textil persa en el distrito16
antes de que la guerra les obligara a regresar a Irán.

Nunca consiguió el visado. Incluso con su primo
primo de pie junto a ella en el mostrador.
No se lo negaron, exactamente. Ni siquiera
ni siquiera miraron sus papeles. La mujer
detrás de la separación de cristal dijo que la gente
cuando le pedí una explicación.

Eso fue en 1993. Antes del 11-S, antes del "Eje del Mal".
antes del Acuerdo Nuclear con Irán. Antes de la Prohibición Musulmana.
Antes de que murieran nuestros padres.

Ambas llevamos el nombre de nuestra abuela, Maryam,
a quien nunca tuve la oportunidad de conocer. Estamos cerca
pero lejos. Primos en dos continentes, bailando
en la cuerda floja de una historia que empuja
siempre en las costuras de nuestras vidas.


Persis Karim es poeta, editora y profesora de literatura comparada y universal en la Universidad Estatal de San Francisco, donde también es directora del Centro de Estudios sobre la Diáspora Iraní. Es editora de tres antologías de literatura iraní de la diáspora.

 


Garous Abdolmalekian

Traducido del persa por Ahmad Nadalizadeh e Idra Novey

Poema para la quietud

Revuelve el té con el cañón de una pistola
Resuelve el rompecabezas con un cañón de pistola
Rasca sus pensamientos con el cañón de una pistola

Y a veces
se sienta frente a sí mismo
y saca recuerdos de balas
de su cerebro

Ha luchado en muchas guerras
pero no es rival para su propia desesperación

Estas pastillas blancas
le han dejado tan descolorido
que su sombra debe levantarse
para traerle agua

Debemos aceptar
que ningún soldado
ha regresado jamás
de la guerra
vivo

Garous Abdolmalekian es autor de seis poemarios, entre ellos Lean Against This Late Hour. Es editor de la sección de poesía de Cheshmeh Publications en Teherán.

Idrah Novey es poeta y novelista. Ha traducido a varios autores del español y el portugués. Enseña ficción en la Universidad de Princeton.

Ahmad Nadalizadeh es doctorando en Literatura Comparada por la Universidad de Oregón.

 


Fereshteh Sari

Traducido del persa por Parisa Saranj

De la casa quedaba el tejado
como un paraguas
extendido sin propósito
sobre una columna de recuerdos.

De la libélula
sus antenas permanecían
buscando un sonido.

Un torbellino de polvo y humo
andaba suelto como
el genio de la botella estrecha.

Madera a la deriva en las aguas inquietas
podría haber sido la barca de un niño
y los papeles voladores,
una manta cubriendo su sueño ligero.

El observador
no encontró ningún nombre en el tablón de anuncios.


Fereshteh Sari es una escritora, editora y traductora de ruso que vive en Teherán. Es autora de ocho libros de poesía, seis novelas y varios libros infantiles y juveniles.

Parisa Saranj nació en Isfahán, Irán. Trabaja como traductora independiente y actualmente está terminando sus memorias sobre su infancia en Irán en la década de 1990. Vive en Baltimore, Maryland.

 


Sohrab Sepehri

Traducido del persa por Kazim Ali y Mohammad Jafar Mahallati

 

El sonido de un encuentro

 

Cesta en mano me dirigí a la plaza del mercado.
Temprano por la mañana y las frutas cantan al sol.
Extendidas en bancos, la vida sueña con la luz eterna la brillante
perfección de las cortezas.

Las largas horas de preocupación del huerto brillaban en la sombra de cada fruta.
Algo desconocido se mostraba entre los membrillos.
Las granadas esparcían su rojo oscuro por el país de los piadosos.

Cualquier pensamiento que tuviera sobre la gente que me rodeaba se desvanecía
ante la brillante madurez de las naranjas.

Cuando volví a casa, mi madre me preguntó: "¿Dónde está la fruta?".
"¿Cómo puede caber Infinito en esta cestita?". Pregunté
"¡Pero si te pedí que trajeras tres kilos de buena granada!".
"Lo intenté, pero en la cesta no cabía la inmensidad de una sola".

"¿Y los membrillos?", preguntó. "¿Y nuestro almuerzo?"

Oh al mediodía la imagen de un membrillo reflejada en los espejos
y se extendía desde ahora hasta el fin de los tiempos...

 

Sohrab Sepehri ( 1928-1980) es uno de los poetas iraníes más queridos e influyentes. Se han escrito más de 40 libros sobre él y su obra. Pintor y carpintero, su poesía está impregnada de abstracciones líricas y filosofía influida por sus viajes alrededor del mundo. Muy versado en budismo y misticismo, mezcló conceptos orientales con técnicas occidentales, creando una poesía única en la historia de la literatura persa.

Kazim Ali es autor de varios libros de poesía, ensayo, ficción, traducción y obras de género cruzado. Es profesor del departamento de literatura de la Universidad de California en San Diego.

Mohammad Jafar Mahallati es profesor de Religión en el Oberlin College.

 

Sholeh Wolpé-Sholeh Wolpé nació en Irán y vivió en Trinidad y Reino Unido antes de establecerse en Estados Unidos. Es poeta, dramaturga y libretista. Su libro más reciente, Ábaco de la pérdida: una memoria en verso (marzo de 2022) ha sido aclamado por Ilya Kaminsky como un libro "que ha creado su propio género: la emoción de la lírica combinada con el hechizo narrativo". Su obra literaria incluye una docena de libros, varias obras de teatro, un oratorio/ópera y varias piezas de performance multigénero. Sus traducciones de Attar y Forugh Farrokhzad han sido premiadas y han convertido a Sholeh Wolpé en una célebre recreadora de la poesía persa en inglés. Recientemente, ha sido objeto de un anuncio en el Museo Metropolitano de Arte, El largo viaje a casa. Actualmente es escritora residente en la UCI y divide su tiempo entre Los Ángeles y Barcelona. Para más información sobre su trabajo, visite su página web. También la encontrará en Facebook, YouTube e Instagram.

poesía de la diásporaPoetas iraníesTeherán

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.

Membresías