La música en Oriente Medio: El negocio no puede comprar la autenticidad

20 de diciembre de 2021 -
SOUNDSTORM 2021 contó con la presencia de Armin Van Buuren, Adam Beyer y otros en Riad.

Melissa Chemam, columnista

 

Como anticipé en la columna del mes pasado, el festival de EDM SOUNDSTORM se celebró a mediados de diciembre en la capital saudí, Riad, y atrajo a más de 180.000 participantes, a pesar de Covid y su nueva amenaza de la variante Omicron. Muchos en Arabia Saudí celebraron el evento como un gran éxito para su diplomacia.

Este año, el país también ha acogido una competición de Fórmula 1 y un festival internacional de cine; es imposible no ver estos eventos como parte del poder blando del país y de su política para encubrir su terrible historial de derechos humanos.

https://www.youtube.com/watch?v=XYSBcOWH5SU

Para alguien como el periodista libanés-holandés afincado en Washington Kim Ghattas, autor de Black Wave: Saudi Arabia, Iran and the Rivalry that Unravelled the Middle East, es obviamente el objetivo. Durante el podcast británico del 17 de diciembre Oh God What Now? dijo que el objetivo es "dar a Arabia Saudí una imagen exterior brillante de cara al mundo exterior, hacer que todo el mundo se olvide de algunos de sus abusos pasados y todavía presentes, ya sean las mujeres que siguen en la cárcel, el asesinato y descuartizamiento del periodista Jamal Khashoggi en el consulado saudí en Turquía en 2018, y otras medidas agresivas de política exterior como la guerra en Yemen. Todo esto es para mostrar al mundo una imagen diferente".  

En una opinión de Human Rights Watch sobre el festival, publicada el15 de diciembre y escrita bajo el seudónimo de Arwa Youssef por un miembro del personal, que teme por su seguridad, HRW afirmaba: "Las superestrellas mundiales de la música programadas para actuar en el próximo MDL Beast Soundstorm Festival de Arabia Saudí deben hablar en favor de los derechos humanos o, de lo contrario, no participar". El empleado anónimo continuó: "Quienes actúen en el evento, patrocinado por el gobierno saudí, así como las personas influyentes que lo promueven, deben distanciarse de los intentos del país de blanquear su horrible historial de derechos."

Por desgracia, esta triste situación deja a los músicos y artistas de la región con una libertad muy limitada para practicar sus artes en un entorno respetuoso y progresista. Por un lado, es evidente que el festival ha sido aprovechado por el gobierno saudí, que ha invertido en él. Pero por otra, como también señaló Kim Ghattas, para los ciudadanos saudíes estos acontecimientos son en parte una buena noticia, pues demuestran que un segmento de la población se beneficia de los efectos de esta nueva política exterior, por lo que pueden divertirse, y eso es una novedad.

Para otros comentaristas, es la única manera de que la región cree su propia infraestructura cultural. En un artículo de Music Weekla periodista tunecina Sofia Guellaty, fundadora y directora creativa de la agencia Mille World -defensora de Soundstorm-, explicó que, con más del 60% de los 35 millones de habitantes del país menores de 30 años, está surgiendo en la región una nueva cultura impulsada por la música, y debería ser algo digno de celebrar. "En el centro de todo esto ha habido una iniciativa gubernamental para abrir Arabia Saudí al mundo", escribió, "y lo que es más importante, para mostrar al mundo de qué está hecha realmente Arabia Saudí. Hablo de millones de niños que, después de años, ahora tienen licencia para explorar quiénes son realmente ofreciéndoles contenidos culturales sin límites ni filtros y, lo que es más importante, auténticos y relevantes para sus propias historias."

Guellaty considera que Arabia Saudí es un líder para el mundo árabe y una inspiración más allá del modelo occidental. "Aquí, a millones de personas que nunca se atrevieron a soñar con triunfar en las industrias creativas se les ofrecen oportunidades increíbles que nunca encontrarían en el extranjero", añadió Guellaty. "Y MDLBEAST es una de ellas". Y concluyó: "Aunque no soy saudí, me siento enormemente orgullosa de lo que está ocurriendo como árabe, y quiero formar parte de este nuevo cambio".

 

En las últimas semanas he debatido con productores musicales, investigadores y otros escritores sobre la repercusión de este festival.

Mientras disfrutaba del Festival de Cine Palestino de Bristol, pensaba en los DJ y productores palestinos que fueron algunos de los pioneros de la escena, desde principios de la década de 2000, pero que no encontraban medios suficientes para actuar en su país. Su única forma de existir como artistas son los festivales extranjeros. Incluso una cantautora como Kamilya Jubran, que fue una de las primeras en utilizar herramientas electrónicas en la música palestina, acabó trasladándose a Europa en 2002 para poder proseguir su carrera.

Estos días, la reina palestina del tecno Sama' Abdulhadi, que ha actuado como DJ por todo el mundo, conoce demasiado bien el asunto. El año pasado actuó y rodó un vídeo musical cerca de un santuario sagrado en su casa de Cisjordania, cerca de la mezquita de Nabi Musa. Acabó detenida por la policía palestina y encarcelada durante ocho días. El acto había sido autorizado por el ministro palestino de Turismo y estaba destinado a participar en un evento musical internacional que se retransmitiría en directo en el sitio de música y juegos para jóvenes Twitch.tv. En las horas siguientes, más de 6.000 personas firmaron una petición en Internet exigiendo la liberación de Sama. Y su detención fue criticada por grupos de derechos humanos.  

En los últimos diez años, artistas y DJ como Sama' se han beneficiado del auge de las redes sociales en Oriente Próximo, pero siguen necesitando actuar o conseguir financiación para sobrevivir; y estos son activos que rara vez pueden encontrar en su país. La escena de la música electrónica se beneficia de un modelo de negocio occidental que ha permitido que surjan más artistas del mundo árabe y de Oriente Próximo en general, pero viene con ataduras, una empresa capitalista, un sistema de producción impulsado por el dinero. Y está claro que los Emiratos y Arabia Saudí tienen más medios financieros que Túnez, Palestina y Líbano.

La cuestión es, más bien, si puede haber una forma moral y socialmente consciente de producir grandes eventos musicales en cualquier parte del mundo. ¿Podría este modelo llegar a Oriente Próximo? ¿De dónde procede la música? ¿Se difunde con autenticidad?

En la actualidad, ni Túnez, ni Palestina, ni Líbano cuentan con la infraestructura necesaria para albergar grandes festivales internacionales, pero ¿acaso los desean?

Hace poco hablé de esto con el dramaturgo palestino Ahmed Masoud, nacido en Gaza y residente en Londres, quien me recordó con crudeza que los palestinos ni siquiera tienen agua corriente limpia todo el día ni electricidad suficiente, por no hablar de locales bien equipados.

Así que cabe preguntarse: ¿es justa la fiesta cuando la mayoría de los ciudadanos de esos lugares apenas pueden obtener unas condiciones de vida dignas? ¿Y cómo mantener vivas las artes? Por supuesto, los espacios para la creatividad y el disfrute siguen siendo cruciales, y tales espacios son a menudo lugares donde prospera la diversidad. Pero tienen que ir de la mano de cuestiones sociales, como condiciones de trabajo éticas, acceso para todos los sectores de la sociedad y no sólo para los superricos, y respeto de los derechos humanos.   

Para muchos artistas y activistas comprometidos, la escena electro es simbólica porque surgió de la escena underground y suburbana, como una forma de reactivar las fuentes árabes de la música moderna. Al igual que la música afroamericana, los músicos árabes tradicionales influyeron en nuevos movimientos como la música disco y el electro. Megaestrellas internacionales como Cher y Freddy Mercury hablaban mucho de sus orígenes, en Armenia e Irán respectivamente, y de su interés por la música no occidental de Persia o la India. Y el músico egipcio Halim El Dabh, que más tarde se trasladó a Estados Unidos, es considerado por muchos el padre de la música electrónica, gracias a su trabajo pionero en los años 50 en El Cairo y a principios de los 60 en el Columbia-Princeton Electronic Music Center. Me gustaría dedicar una próxima columna a su viaje.

Por ahora, lo que puedo concluir es que los grandes festivales expansivos nunca van a ser el vehículo más genuino para las voces y creadores auténticos de Oriente Medio. Así que también depende de los oyentes y los amantes de la música encontrar formas de apoyar las escenas musicales alternativas de manera respetuosa. Y éstas deben ser completa y constantemente reimaginadas.

 

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.