El Museo Nacional de Qatar

2 abril, 2023 -

Informe del personal

 

El Museo Nacional de Catar (NMoQ) está considerado una de las grandes maravillas del mundo de los museos. Cuando se inauguró en 2019, las revistas de arquitectura elogiaron la estructura de 434 millones de dólares y 430.000 pies cuadrados diseñada por el arquitecto Jean Nouvel, ganador del Premio Pritzker. Los discos curvos, las intersecciones dramáticas y los ángulos en voladizo -descritos por David Belcher en el New York Times "como si las tazas de té de la atracción Mad Tea Party de Disneyland se hubieran descontrolado"- se inspiraron en la rosa del desierto. Estos minerales cristalizados en forma de flor, esculpidos por el viento, la sal, el agua y la arena, tardan miles de años en emerger de las cuencas salinas poco profundas bajo el suelo de Qatar.

El emblemático edificio del museo está compuesto por discos entrelazados de diferentes diámetros y curvaturas que rodean el palacio histórico cuidadosamente restaurado del jeque Abdullah bin Jassim Al Thani (1880-1957), hijo del fundador del Qatar moderno.

El NMoQ alberga 11 galerías permanentes, que se han ordenado cronológicamente, empezando por el periodo anterior a que los humanos habitaran la península arábiga y llegando hasta nuestros días. La historia de la evolución y el desarrollo del reino se cuenta a gran escala, a través de exposiciones que incluyen objetos arqueológicos y patrimoniales, joyas y otros tesoros, así como manuscritos y documentos. Obras de arte especialmente encargadas se exhiben junto a maquetas hechas a medida por artesanos y artesanos, de barcos, edificios y yacimientos arqueológicos, de animales y criaturas del mar.

El vídeo y las películas, en paredes y superficies curvas, se acompañan de paisajes sonoros envolventes proporcionados por sistemas de sonido multicanal, plataformas de audio digital y altavoces inteligentes ocultos. Algunas galerías utilizan aromas característicos para realzar las historias de las exposiciones.

En la galería dedicada a "La formación de Qatar", la película The Beginnings (2018), de Christophe Cheysson, presenta a los visitantes del museo una reimaginación de las formaciones geológicas de Qatar y de las primeras formas de vida, como el Qataraspis deprofundis, una especie de pez acorazado. También se exponen en la galería fósiles y plantas antiguos de siete épocas.

Otra de las galerías permanentes del NMoQ es "Entornos naturales de Qatar", que presenta maquetas y exposiciones sobre plantas y animales autóctonos, desde el órix árabe y el gato de arena hasta el escorpión acechador de la muerte y el tiburón ballena de nueve metros de largo. En la película caleidoscópica Tierra y mar (2017), Cheysson, que codirige con el legendario cineasta Jacques Perrin, muestra una bandada de aves de 50 metros de ancho que llena el cielo, mientras bancos de peces nadan por los profundos mares azules.

En la pared de la galería dedicada a la arqueología del reino se han reconstruido antiguas tallas rupestres de Al Jassassiya y Al Kassar. La película Archaeology (2017), de la artista iraquí-británica Jananne Al-Ani, combina vistas aéreas con intrincados primeros planos de objetos desde la prehistoria hasta la Edad de Bronce y más allá.

La colección del NMoQ pasa hábilmente del país a la gente. La galería "La vida en Al Barr (desierto)", por ejemplo, incluye un bait al-sha'r (tienda de pelo de cabra), muestras de tejido sadu y grupos de utensilios de cocina. En el inmersivo paisaje sonoro de esta galería se puede escuchar poesía recitada. En el aire flota el penetrante aroma de la qahwa (café). El director de cine maliense de origen mauritano Abderrahmane Sissako realizó la película La vida en Al Barr (2017) para revelar el ciclo diario de la vida en el desierto. Otra de sus películas, Al Zubarah (2017), se ha incluido en la galería dedicada a la vida en la costa noroccidental del país, que cuenta con una maqueta a gran escala del yacimiento arqueológico de Al Zubarah, el primer sitio catarí declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

 

A finales del siglo XVIII y en el XIX, el puerto amurallado de Al Zubarah, fundado por mercaderes kuwaitíes, servía de puerta de entrada al resto de la península arábiga y a puntos más lejanos, como India, Asia occidental y África oriental. El puerto floreció gracias al comercio y al buceo de perlas, actividades que fueron clave para la formación y el desarrollo de pequeños principados independientes a lo largo de la península. Estos habían surgido al margen de los imperios otomano, europeo y persa, y acabaron dando lugar a la aparición de los actuales Estados del Golfo.

En la galería "Vida en la costa", la película de 2014 Nafas (Aliento), de la cineasta indio-estadounidense Mira Nair, explora las penurias de la pesca de perlas. Otra galería, "Perlas y celebraciones", presenta uno de los tesoros nacionales de Qatar, la Alfombra de Perlas de Baroda. Encargada en 1865 por el Maharajá de Baroda Khande Rao Gaekwad, la Alfombra de Perlas de Baroda resplandece con el brillo de más de 1,5 millones de perlas del Golfo, esmeraldas, diamantes y zafiros.

Desde el siglo XX, el petróleo ha llegado a ser tan preciado para el reino como las perlas. Tras su descubrimiento en 1939 en Jebel Durkan, en la costa suroccidental de Qatar, un país desértico y escasamente poblado se convirtió en un imán para la mano de obra de todo el mundo. Esta vívida transformación queda plasmada en The Coming of Oil (2017), del videoartista Doug Aitken, una impresionista película-instalación de 360 grados.

Otra galería está dedicada a la construcción y el desarrollo de la capital de Qatar, Doha, de 1972 a 2013, bajo el reinado del jeque Hamad bin Khalifa Al Thani, seguido por el de su hijo, el jeque Khalifa bin Hamad Al Thani. Una maqueta de madera de Doha de 5 metros de diámetro con un muro interactivo multiusuario permite a los visitantes del museo explorar imágenes de archivo relacionadas con el desarrollo del país a lo largo de un periodo de cuarenta años. Muestra cómo los ingresos del petróleo y el GNL (gas natural licuado) hicieron posible el espectacular desarrollo urbano de Doha.

La galería también presenta una película de historia oral sobre el Padre Emir realizada por la directora marroquí-iraquí-británica Tala Hadid, la cineasta y directora de arte qatarí Rawdha Al Thani y Amal Al Thani, junto a una instalación de videoarte sobre el GNL. Alquimia2019, la instalación permanente de John Sanborn, se muestra en 30 monitores de alta resolución.

El recorrido por el interior del museo concluye con la galería "Qatar hoy", que destaca los logros del actual emir y los retos a los que se enfrentó el país durante el bloqueo impuesto a Qatar en 2017.

En el exterior, en los extensos terrenos del NMoQ, se encuentran las obras de arte público encargadas por Sheikha Al Mayassa bint Hamad Al Thani. Entre ellas figuran: Flag of Glory, un grupo de manos unidas sosteniendo la bandera de Qatar, del artista iraquí Ahmed Al-Bahrani; On Their Way, cuatro camellos nómadas del artista francés Roch Vandromme; y Gates of the Sea, inspirada en los petroglifos, antiguo arte rupestre, hallados en Al Jassasiya.

El Banco de la Paz, en el zoco Baraha al aire libre del museo, está hecho de aluminio 100% reciclable, y se encargó para conmemorar el 50 aniversario de la colaboración industrial entre Qatar y Noruega, en 2019. El grupo noruego de arquitectos y diseñadores Snøhetta y Vestre diseñaron y fabricaron el banco, cedido al NMoQ por el Centro Nobel de la Paz y la empresa noruega Hydro. La primera edición del banco se puede encontrar en el exterior de la sede de la ONU, en Nueva York.

El Museo Nacional de Qatar es un depósito de historia, arte, tecnología y cultura. No sólo desafía las percepciones de los visitantes de Qatar, sino que ofrece a los habitantes del reino una mayor comprensión del mundo que les rodea y de la inspiradora colaboración entre el ser humano y la naturaleza a lo largo de muchos milenios.

 

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.

Membresías