La conspiración para ocultar conspiraciones

7 febrero, 2022 -
"Una teoría de la conspiración", 2018, óleo sobre lienzo, 100 x 100 cm (cortesía del artista Sergiu Roman).

 

Verdad y falsedad a la vista de todos

Los muamarrachos son omnipresentes en el mundo árabe -hay tantas teorías conspirativas, por ejemplo, sobre la guerra civil de Siria, los ataques con gas, ISIS, Israel y la CIA, que es suficiente para volver loco a cualquiera-, tantas versiones de "la verdad". En esta columna, el observador expatriado Mike Booth analiza las diversas fuerzas ocultas y las catástrofes inherentes a las conspiraciones en el contexto de Estados Unidos.

 

Mike Booth

 

"Oh, él, es un anti-vaxxer, un loco peligroso. No hagas caso de lo que dice". ¿El Movimiento por la Verdad del 11-S? Ellos también. Son todos teóricos de la conspiración".

Pues no exactamente. Estos son los dos ejemplos contrapuestos que cita Jaron Harambam, el sociólogo holandés cuya especialidad es estudiar el tema de las teorías de la conspiración y que argumenta en su reciente libro Cultura conspirativa contemporánea: Verdad y conocimiento en una era de inestabilidad epistémicaque "debemos centrarnos en el significado, la diversidad y el contexto de las distintas teorías conspirativas, así como en las personas que las suscriben".

Parece lógico, pero ¿cómo distinguir una cosa de la otra? Ése es el problema que plantean a menudo las afirmaciones controvertidas sobre temas vitales. Pero, ¿basta con descartar las verdades cuestionables limitándose a pegarles la etiqueta de "teoría de la conspiración" sin echarles un vistazo más profundo? Esa parece ser la reacción por defecto en Estados Unidos. Si algo es cierto, pero resulta incómodo para personas o instituciones importantes, la forma más expeditiva de abordarlo es amontonándolo con el ridículo y la negación hasta que desaparece de la vista. Este procedimiento no requiere investigación, ni investigaciones independientes, ni debate público, y es gratis. ¿Quién podría pedir un método más perfecto para restringir el debate y ocultar la verdad?

Lo cual no quiere decir que todas las "teorías de la conspiración" carezcan de fundamento. Ni mucho menos, pero cuando todas se meten en el mismo saco, es difícil distinguirlas. ¿Cómo se consigue? Haciendo los deberes. Lees, comparas versiones de los hechos, evalúas las fuentes y sopesas las probabilidades. Luego tomas una decisión ponderada basada en todos los hechos que puedas reunir. Sí, puede ser trabajoso, pero es la forma más fiable de llegar a la verdad. Hay que admitir que muchas teorías conspirativas pueden no resistir la verdad. Pero, para consternación de algunas personas, organizaciones e instituciones importantes, algunas sí lo harán.

Harambam caracteriza al Movimiento por la Verdad del 11-S como "bastante diferente, gente que desafía la narrativa dominante sobre el 11-S con pruebas completamente factuales y científicas". Y añade: "Estos activistas profesan conocimientos de física, construcción y explosivos, y fundamentan su legitimidad en la experiencia". Harambam concluye: "Las teorías de la conspiración no son uniformes, ni debe serlo nuestro compromiso con ellas".

 

Kennedy se merece algo mejor

Otro caso histórico que pertenece al mismo grupo que el Movimiento por la Verdad del 11-S en cuanto a verosimilitud, tras casi medio siglo de ricas y variadas investigaciones independientes, es el del asesinato del presidente John F. Kennedy. No estoy seguro de si alguien está preparado para hacer una acusación firme en el asunto, en términos de quién lo hizo, pero al menos debería airearse libremente. Eso no ha ocurrido, y no parece que vaya a ocurrir. El caso conlleva un factor adicional que sirve para intensificar el olor a conspiración: la connivencia gubernamental en los esfuerzos por ocultar pruebas relevantes para el caso. ¿Qué explicación puede haber para ello, aparte de una flagrante prevaricación?

Sí, hubo una investigación oficial apresurada y descuidada, encabezada por el presidente del Tribunal Supremo, Earl Warren, un pilar de la honestidad judicial estadounidense. Pero no fue ni exhaustiva ni convincente. Esto plantea otra cuestión: ¿se puede confiar en que las autoridades gubernamentales investiguen la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad, o hay que proteger al mismo tiempo cuestiones de seguridad, diplomacia o lealtad? El juez Warren era amigo íntimo de la familia Kennedy, y su apego personal puede haber interferido con sus deberes para con la Comisión. En uno de los episodios más infames de la investigación, Warren negó a sus compañeros de la Comisión el acceso a las fotos de la autopsia de Kennedy porque las consideraba "demasiado perturbadoras." Se cita a I.F. Stone, el gran periodista independiente estadounidense, diciendo: "Si sólo puedes recordar dos cosas, recuerda esto: 'Los gobiernos mienten'. Si puedes recordar tres, recuerda: 'Todos los gobiernos mienten'".

Lo que resulta verdaderamente sorprendente en estos casos en Estados Unidos es hasta qué punto una mayoría masiva de ciudadanos prefiere no molestarse en investigar tantas cuestiones vitales, prefiriendo relegarlas al limbo de las "teorías conspirativas". Una rápida búsqueda en Google sobre el término le mostrará hasta qué punto el campo de juego está inclinado a favor de desacreditar prácticamente a todo aquel que proponga una teoría aparentemente cuestionable o controvertida. Casi todos los artículos de Google son despectivos y se refieren más a las "subculturas de la teoría de la conspiración" que a las cuestiones en cuestión, como si cualquiera que suscriba cualquier teoría de la conspiración fuera idiota. No está claro si esta incapacidad para distinguir entre realidad y ficción se debe a la pereza o a intenciones retorcidas. Casualmente, casi ninguno de los escritores ofrece demasiadas pruebas para sostener sus afirmaciones. No tienen por qué hacerlo. Basta con etiquetar el asunto como "teoría de la conspiración" para satisfacer el sentido crítico, mayoritariamente bovino, que hay por ahí. Una cosa es cierta. El caso Kennedy no se cerrará hasta que todos esos papeles sean liberados.

 

Favoritos personales

Ya que hablamos de la intervención del gobierno, quizá sea hora de dejar de lado una de mis teorías conspirativas favoritas. ¿No es al menos posible que fuera una de las todopoderosas agencias de "inteligencia" de Estados Unidos la que hiciera rodar la bola de la teoría de la conspiración? Si no lo hicieron, deberían haberlo hecho, a juzgar por la confusión generalizada causada por la avalancha de "teorías de la conspiración" entre la población estadounidense. Eso forma parte de un par de habilidades fundamentales de los espías: la propaganda y el control del pensamiento. Qué maravillosa, espaciosa y oscura papelera en la que volcar los trapos sucios del gobierno, la mayor parte de los cuales pertenecen a la propia comunidad de inteligencia. Todas las operaciones encubiertas, todas las banderas falsas, el cambio de régimen, la vigilancia dentro y fuera del país... Puede que tenga algo que ver con que sean secretas y, por lo tanto, estén blindadas de algún modo. No importa. Lo más probable es que sólo siguieran órdenes. Son chicos americanos limpios. No estarían involucrados en nada poco cristiano. ¿Verdad?

En el fondo, aunque los estadounidenses piensan que se están haciendo un favor a sí mismos con la táctica de las teorías de la conspiración, en realidad sólo están añadiendo pasivos a sus activos. Demasiadas personas en todo el mundo han hecho sus deberes sobre "teorías" como las de Kennedy y el 11-S, por mencionar sólo los casos más atroces, y ya no se dejan engañar por hábiles maniobras propagandísticas. Como mínimo, ya está claro que no se puede confiar en los estadounidenses. No hay más que ver la situación actual de Rusia, acorralada a lo largo de toda su frontera occidental por bases militares y misiles de la OTAN, con los estadounidenses aullando por más en Ucrania. Esto, después de que el Secretario de Estado norteamericano, James Baker, el 9 de febrero de 1990, asegurara al líder soviético, Mikhail Gorbachev, que la OTAN no se acercaría "ni una pulgada" a Rusia. El motivo de esa promesa, que se repitió varias veces durante el proceso, fueron las negociaciones sobre la reunificación de Alemania.

La siguiente noticia que tuvimos sobre ese acuerdo, ciertamente verbal -algo que en la cultura rusa debe cumplirse rigurosamente-, fue que los estadounidenses se desdijeron de él, alegando que no estaba por escrito y que se había hecho con la Unión Soviética, no con Rusia. Es casi como si la palabra de un Secretario de Estado norteamericano no fuera su compromiso. (Véase la historia completa aquí.) Uno se pregunta cuántos líderes mundiales considerarán despreciable semejante maniobra. ¿Y cuántos de ellos la olvidarán? No creo que ese tipo de olvido abunde en la cúpula de los gobiernos mundiales, al menos en los que importan.

 

Todo se reduce a exigir normas para distinguir la verdad de la mentira

Permítanme sugerirles algunas. Empecemos por el motivo. ¿El autor o el negador de una determinada teoría de la conspiración tiene algo que ganar con ella? ¿Dinero, fama, reelección, satisfacción de un patriotismo equivocado, cuota de mercado, intercambio de favores, influencia geopolítica fraudulenta o simplemente otra pieza en el muro?

Luego están los medios. La vieja y destartalada carabina de infantería Carcano Modelo0 91 de 6,5 × 52 mm de Lee Harvey Oswald, fabricada en Italia entre 1891 y 1943 y adquirida por Oswald por correo, no era la herramienta ideal para un trabajo de tan alta prioridad. Estaba totalmente fuera de lugar. En la recreación del crimen, los francotiradores del gobierno fueron incapaces de igualar la puntería de Oswald. Si no hubiera sido rápidamente asesinado a la mañana siguiente del suceso, Oswald podría haber sido capaz de explicar éste y otros aspectos clave del asesinato.

¿Y la identificación positiva del autor? Eso es fundamental; sin ella ningún jurado condenará. Y Oswald no fue identificado positivamente como el asesino. ¿Podría ser por eso que tuvo que sucumbir al caos a la mañana siguiente, para disipar todas las dudas?

¿Qué hay de la oportunidad? ¿Está la parte interesada en posición de plantar o desacreditar una teoría conspirativa? ¿Está bien situado en los medios de comunicación, el gobierno o el complejo militar-industrial? Éstos son los tres grandes, y las TC más jugosas suelen referirse a uno u otro de ellos. ¿Disfrutan de credibilidad merecida o inmerecida? En el caso Kennedy, la excelente reputación del Presidente del Tribunal Supremo de EEUU, Earl Warren, sigue bloqueando el camino de los buscadores de la verdad 59 años después. Tal era el prestigio de Warren como persona y como el juez más alto del país que poca gente en Washington o en cualquier otro lugar del país se atrevía a desafiar su impecable honestidad.

Sin embargo, con el paso del tiempo y las nuevas pruebas que han salido a la luz, el asesinato de Kennedy merece una nueva evaluación. The History Channel publicó un artículo con nueve razones para echar otro vistazo al caso.

He aquí algunas de ellas:

- Las dudas de Warren sobre el caso contra Oswald le llevaron a rechazar varias veces la oportunidad de presidir la comisión, hasta que el presidente Johnson argumentó que un informe inadecuado podría incitar el pánico entre la población e incluso desencadenar una guerra nuclear.

- Mientras era uno de los principales miembros de la Comisión Warren, el futuro presidente Gerald Ford también actuó como informante para J. Edgar Hoover y el FBI. Entre las numerosas filtraciones de Ford figuraba la revelación de que dos miembros anónimos de la Comisión -muy probablemente Richard Russell y Hale Boggs- seguían sin estar convencidos de que el disparo mortal se hubiera efectuado desde el Texas School Book Depository.

- El FBI y la CIA habían vigilado a Lee Harvey Oswald en los meses anteriores al asesinato, pero ambas agencias intentaron posteriormente restar importancia a su conocimiento de él ante la Comisión Warren.

- Cuando el Informe Warren se hizo público por primera vez en septiembre de 1964, las encuestas mostraban que sólo el 56 por ciento de los estadounidenses estaban de acuerdo con su "teoría del pistolero solitario". En 1966, una segunda encuesta mostraría que sólo el 36 por ciento de la gente seguía confiando en el informe. Hoy en día, los estudios muestran que alrededor de dos tercios de los estadounidenses creen en algún tipo de conspiración en torno al asesinato. (Fuente: History.com)

 

Otros motivos de preocupación

Hace un par de años escribí un artículo en dos partes sobre el caso del USS Liberty. Lo titulé "La tripulación del USS Liberty asesinada por Israel, traicionada por su comandante en jefe". Mi fuente principal fue un libro, Assault on the Liberty, publicado por James M. Ennes, Jr., uno de los marineros víctimas del ataque gratuito de la Marina y la Fuerza Aérea israelíes contra un buque de inteligencia de señales de Estados Unidos.

Israel y Estados Unidos eran entonces, como ahora, íntimos aliados. Si el caso Liberty no se convirtió en una de las teorías conspirativas más flagrantes del siglo pasado, es sólo porque fue arteramente encubierto. Ese encubrimiento fue esencial para proteger la próxima campaña de reelección del presidente Lyndon Johnson que, de todos modos, al final nunca se materializó. Fue derrotado de antemano por el movimiento contra la guerra de Vietnam.

Hay otras tropelías que fueron tan flagrantes que no había forma de que el gobierno estadounidense pudiera encubrirlas, así que se limitaron a ocultarlas. ¿Cómo, por ejemplo, se evacuó a todos los ciudadanos saudíes más "importantes" de vuelta a casa en aviones chárter el día después de que 15 de sus compatriotas hubieran participado directamente en los atentados del 11-S? Fue un día, recordemos, en el que todos los vuelos estadounidenses quedaron en tierra debido a la emergencia. ¿Cómo es posible que ni siquiera fueran interrogados? Miles de estadounidenses fueron asesinados. Los atacantes hicieron un gran agujero en el Pentágono. ¡El maldito Pentágono! ¿Qué prisa había con motivo del ataque más importante contra Estados Unidos desde Pearl Harbor? ¿Por qué no se pidió cuentas al presidente George W. Bush, el gran amigo de los saudíes, sus compañeros magnates del petróleo? ¿No parecería apropiado en la mayor democracia del mundo?

Tanta baba. Tan poco tiempo.

 

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.