Los movimientos de ajedrez del thriller de espionaje de Tarik Saleh, El niño del cielo

15 de noviembre de 2022 -

 

 

Karim Goury

 

Cinco años después de El incidente del Hilton del Nilo (2017), Tarik Saleh nos lleva de nuevo a El Cairo, al corazón de la mayor institución suní de Egipto y del mundo musulmán: Al-Azhar. A través de los ojos de Adam, el hijo de un simple pescador que acaba de ser admitido para estudiar en la célebre universidad islámica, viviremos su viaje iniciático, que resultará muy diferente a nuestra idea de los estudios coránicos. Tarik Saleh nos invita a vivir una historia llena de violencia y tensión.

Servida por dos excelentes actores (entre otros) -Fares Fares (ya perfecto en El incidente del Hilton del Nilo) y Tawfeek Barhom-, la película despliega una trama de suspense implacable (el guión fue premiado en el Festival de Cannes 2022), digna de las grandes películas de espías: infiltración, traición, chantaje, amenazas, tráfico de influencias...

Piadoso e ingenuo, Adam llega a El Cairo directamente desde su campo natal, evidentemente por primera vez. Toda su joven vida ha tenido que echar una mano a su padre (valiente pescador e inflexible padre de tres hijos), a quien ni siquiera ha anunciado su ingreso en Al-Azhar por miedo a su brutalidad, tanto como por la culpa de abandonarle. Su madre ha muerto, lo que convierte a Boy From Heaven en una película (casi) exclusivamente masculina.

Tawfik Barhom como Adam en Boy From Heaven, de Tarik Saleh (foto cortesía de Atmo).

En cuanto Adam llega a la guarida religiosa, el cerco se estrecha inexorablemente a su alrededor. Se perciben rápidamente las doctrinas que chocan, las luchas de poder que oponen a los jeques. Estos antagonismos se agravan con la muerte (natural) del Gran Imán, que debe ser sustituido por votación de los jeques de la institución.

Adyacente al poder religioso, pero con un control invisible sobre él, está el poder político, que nunca está lejos en Egipto. En una reunión secreta en la sede de la Seguridad del Estado, unos hombres deciden interferir en la elección del Gran Imán de Al-Azhar. Un candidato cercano al poder es designado por el representante directo del presidente Al Sissi (omnipresente en sus retratos que jalonan las calles de El Cairo) y sus partidarios, que se representan como una cábala secreta con pleno poder sobre la sociedad civil, religiosa y militar egipcia.

Uno espera que la película elabore un alegato contra el actual régimen corrupto egipcio, y ése es su punto fuerte, pero hay que preguntarse por las condiciones de producción, habida cuenta de la censura y las presiones a las que tuvo que someterse el director. Sabemos que el director, de nacionalidad sueca, es persona non grata en Egipto desde El incidente del Hilton del Nilo y que Boy From Heaven se rodó en la mezquita Süleymaniye de Estambul. Sin embargo, Saleh se niega a acusar a nadie, pues es cierto que lo que denuncia es todo un sistema de corrupción, y al final de la película ya no está claro quiénes son los amos del sistema y quiénes los peones. Esta sutil inversión de posiciones permite a la película interpelar al espectador en un registro más personal, casi filosófico. ¿Qué responsabilidad nos otorga el lugar que ocupamos? ¿Qué decisiones debemos tomar? ¿Y cuáles son las consecuencias? Políticamente, Tarik Saleh toma decisiones cinematográficas. O al contrario. Es a través del cine como responde a sus preguntas políticas.

El inspector coronel Ibrahim, interpretado por Fares Fares, interroga a Adam en Boy From Heaven (foto cortesía de Atmo).

Pero volvamos a la historia. El aprendizaje de Adam comenzó lejos de todas las maniobras sórdidas y oscuras, tanto religiosas como políticas. La fe y la ingenuidad del joven hacen de él un estudiante modelo, al que se le promete un brillante futuro como jeque. Pero un asesinato dentro de la propia universidad trastocará brutalmente su destino. El estudiante asesinado era un espía del gobierno. Justo antes de morir, se sintió en peligro y decidió detenerse. Consiguió designar a Adam para que ocupara su lugar como topo de la Seguridad del Estado sin que Adam lo supiera.

A partir de entonces, Adam se ve atrapado en un mecanismo en el que no puede ver los engranajes, pero poco a poco adivina algunas de las ventajas y todos los peligros. Manipulado por unos y otros, el joven se convierte al mismo tiempo en peón y en torre en esta partida de ajedrez político-religioso.

Boy From Heaven es una película hiperrealista. Nos adentra en un universo secreto, fascinante y necesariamente fantaseado. Aquí en Europa (escribo desde Francia) el mundo árabe-musulmán es un misterio para la mayoría de la gente, en gran medida desconocido en su funcionamiento institucional. Y para el resto del mundo, puede parecer aterrador. No es que la visión de Saleh nos tranquilice realmente sobre la cordura de este mundo, pero en cualquier caso nos abre sus puertas. Eso ya es mucho para quienes lo desconocen. La película tiene ciertamente un alcance documental. Desde la segunda secuencia, comprendemos que Adam no tenía ninguna posibilidad de escapar al destino que su padre (y la sociedad egipcia) le asignaron, pero que consiguió cambiar lo que parecía escrito a base de trabajo, guiado por el jeque de su pueblo. Su admisión en la prestigiosa Universidad de Al-Azhar es un grial que le permite soñar con una vida material mejor, pero también alcanzar una identidad religiosa que se convierte simbólicamente en algo al menos tan importante como adquirir un estatus más material.

 

 

La tragedia cinematográfica aquí es la pureza del deseo de Adam a punto de realizarse, destrozado por la corrupción, la injusticia y la arbitrariedad que encierran a Egipto, prohíben posibilidades y asfixian a toda su sociedad. Para Adam, el sueño es imposible y se convierte en pesadilla. Inmersos en el mundo subjetivo del joven egipcio, nos sentimos tan impotentes como él ante la implacable máquina dispuesta a engullirnos.

Cartel de El niño del cielo.

La tragedia está también en la autoridad policial encarnada por el coronel Ibrahim. Fares Fares ofrece una interpretación fuerte y sutil. Físicamente, es lo opuesto al comandante Noredin Mostafa en la anterior película de Saleh. Su pelo canoso es desgreñado y escaso, sus ojos están agrandados por lentes correctoras, lo que le da el aspecto de un perro viejo apaleado, y su ropa holgada sugiere la silueta de un funcionario sin estatura. Permanece encorvado, como cansado, lastrado por la inercia y la pesadez del poder que encarna. Se supone que su posición es intimidatoria, pero su aspecto sólo inspira lástima y desprecio. Por último, quisiéramos ver en este personaje la encarnación premonitoria de un régimen al final de su aliento, que se autodestruye y se asfixia a sí mismo por su propia perversión.

En comparación, la juventud encarnada por Tawfeek Barhom como Adam es exactamente lo contrario de la de Fares Fares. Su fuerza vital, incluso cuando se ve atrapado en situaciones cuya violencia jamás habría podido imaginar, y su fortaleza de carácter, son la personificación de una juventud egipcia llamada a tomar las riendas de su destino. Y (re)pensamos en la Primavera Árabe que sacudió Egipto y el mundo árabe, impulsada por su juventud, hace ahora más de 10 años. Nos preguntamos por qué esta revolución no siguió su curso y triunfó; así es como Adam nos inspira en la película. Joven novato, es como un junco. Puede doblarse, pero no romperse.

En ningún momento de la película Adam parece totalmente abrumado por lo que le sucede. Se enfrenta a los acontecimientos con valentía y abnegación. Su capacidad de adaptación es inmensa. Ante cada peligro al que se enfrenta, es como si se le presentara la disyuntiva del bien o del mal. Cada decisión que toma le acerca más al juicio final. Él sigue avanzando y nosotros avanzamos con él. Pero en ningún momento el poder sobre él consigue hacerle abdicar de su fe. Tal es el inevitable fracaso y la ceguera de todo autoritarismo.

El final de El niño del cielo es una idea brillante tanto en términos de guión como de dirección. Más que un giro espectacular de los acontecimientos, un clásico Deus Ex Machina (¡y utilizo esta expresión deliberadamente!), el desenlace de la película corresponde exactamente al final de la formación del joven Adam, como si los dos caminos se fusionaran y no existieran el uno sin el otro.

Saleh logra aquí un golpe de fuerza cinematográfico: ofrece a su protagonista la realización de su destino como hombre de fe a través de la propia resolución de la trama de esta excepcional película de espías.

 

Nacido en 1972 en Estocolmo, de madre sueca y padre egipcio, Tarik Saleh se dio a conocer en la década de 1980 como uno de los grafiteros más famosos de la capital sueca. Ha dirigido varios documentales, entre ellos Sacrificio: Quién traicionó al Che Guevara (2001, en colaboración con Erik Gandini) y Gitmo: Las nuevas reglas de la guerra (2005). Debutó en la ficción con la película de animación Metropia (2009), en la que Stellan Skarsgård, Juliette Lewis, Vincent Gallo y Udo Kier prestan sus voces a personajes. Siguió con Tommy (2014), un whodunit protagonizado por Ola Rapace. En 2017, The Nile Hilton Incident supuso el reconocimiento internacional de Saleh: la película recibió el Gran Premio del Jurado en el Festival de Sundance y fue nominada al César a la Mejor Película Extranjera. Ganó ocho Guldbaggen (los César suecos), incluyendo Mejor Película y Mejor Actor para Fares Fares. Tras trabajar en las series Ray Donovan y Westworld, Tarik Saleh dirigió El contratista (2022), con Chris Pine.

Karim Goury es un cineasta franco-egipcio afincado en París y graduado en la Escuela Nacional Superior de Artes de París-Cergy (ENSAPC). Entre sus películas se encuentran Made in Egypt y The Man Inside.

Universidad de Al AzharPrimavera ÁrabeEl CairoFares FaresPresidente Abdel Fattah al-Sissithriller de espionajeTarik Saleh

1 comentario

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.

Membresías