El nuevo cartel palestino responde a la guerra y el apartheid

26 febrero, 2024 -
Esta nueva generación de carteles palestinos, que van de la indignación artística a la crudeza de los hechos y las situaciones incomprensibles, revitaliza un arte de probada eficacia que saca a la luz verdades ocultas durante las guerras, los conflictos civiles y las luchas sociales.

 

Nadine Aranki

 

La guerra contra Gaza ha contribuido a unir a artistas lejanos, desde los Territorios Ocupados y Líbano hasta México y China. Cientos de personas de todo el mundo han creado carteles en solidaridad con la causa palestina. De hecho, hay un resurgimiento de los carteles como forma artística de sensibilización. Muchos de estos artistas han organizado campañas y puesto en marcha iniciativas para presionar a los políticos de sus respectivos países para que actúen contra el apartheid israelí contra los palestinos y los crímenes de guerra cometidos por Israel en la Franja de Gaza.

Colectivos artísticos como Art Commune, creado por artistas palestinos para que las obras de arte sean accesibles y estén disponibles para uso público, han pedido a artistas de todo el mundo que contribuyan a las plataformas mediáticas mundiales, ya que las voces críticas palestinas en el arte y la literatura han sido prohibidas en Estados Unidos y Europa.

Desde la guerra de Bosnia hasta la lucha de Sudáfrica contra el apartheid, los carteles políticos siempre han desempeñado un papel importante en los conflictos y los movimientos de liberación. Han servido de vehículo para movilizar a la opinión pública. En la lucha palestina, el cartel ha sido un vehículo de expresión eficaz e importante. Según la entrada sobre el cartel palestino de la Enciclopedia Interactiva de la Cuestión Palestina, los años comprendidos entre principios de la década de 1960 y 1982 se consideran "la edad de oro" del cartel palestino.

En Cisjordania y Gaza, la Nakba supuso una "ruptura tan radical" que las artes visuales y la producción gráfica de Palestina prácticamente desaparecieron, y la identidad visual palestina no empezó a resurgir hasta 1955, con la serigrafía en Beirut. Los carteles políticos experimentarían un resurgimiento entre las numerosas facciones políticas que lucharon durante la Guerra Civil libanesa. En la actualidad, el Palestine Poster Project posee uno de los archivos más extensos de carteles, desde los primeros días de la lucha hasta nuestros días.



Arte contra el Apartheid es una iniciativa de carteles que recoge y reúne cientos de obras de arte y artistas de todo el mundo. Los carteles seleccionados en Slideshow I incorporan diferentes estilos y esquemas de color, desde la caligrafía árabe hasta el uso de la sandía, para aportar una urgencia visual al llamamiento por la libertad de Palestina. Los artistas también toman prestados elementos del keffiyeh palestino, del patrimonio material y textil del país, que se ha convertido en un símbolo de solidaridad con la causa en todo el mundo. Muchos carteles, inspirados en material de archivo, establecen también la conexión entre las luchas de liberación contra el colonialismo, la supremacía blanca y las fronteras nacionales.

Slideshow I presenta a artistas de distintas edades, procedencias y países cuyos carteles han circulado entre campañas en línea y protestas nacionales; algunos de estos carteles se han convertido incluso en señales de tráfico.

"We Love Life", que utiliza la caligrafía árabe, es obra de la directora de arte y estilista gastronómica libanesa Rim Assal. Cree que los artistas desempeñan un papel fundamental a la hora de forjar una cultura atractiva, para evitar que se mezcle con estereotipos de identidad impuestos que crean un mundo desequilibrado y lleno de prejuicios. Su estilo de letras árabes es un minucioso proceso mixto de bocetos digitalizados y dibujados a mano. Por su parte, "Watermelon Keffiyeh", de Abigail Buchwald, entrelaza símbolos culturales palestinos. En obras recientes, se ha aludido mucho a la sandía como representación simbólica de la bandera palestina, tanto por la fruta como por los colores negro, blanco, rojo y verde de la bandera. La historia de la transformación del melón en símbolo de resistencia se remonta a la década de 1980, cuando los artistas palestinos Sliman Mansour, Nabil Anani e Issam Badr fueron detenidos por pintar y exhibir la bandera palestina en un momento en que las autoridades israelíes la habían prohibido en los Territorios Ocupados. La artista Victoria García también retoma el símbolo de la sandía en uno de sus carteles. El otro, "Palestina será libre" , está influido por la simbología de la resistencia en fotografías de archivo.

Entre los artistas de todo el mundo que expresan su solidaridad con Palestina se encuentra Tings Chak, de Pekín. Otro es IMFKAMONI, artista no binario de color, que ve el arte como una herramienta de liberación. Creen que todas las personas oprimidas están unidas en la misma lucha colectiva contra la supremacía blanca. En sus palabras: "Independientemente de nuestra ubicación e identidades, nuestra libertad está entrelazada y sólo se conseguirá cuando la solidaridad se actualice como verbo, globalmente".

El cartel de Kael Abello, artista gráfico y comunicador visual venezolano afincado en Caracas, aborda el papel del arte en los movimientos de solidaridad, simbolizado por una figura cuyo rostro está cubierto por un keffiyeh que sostiene herramientas de artista, junto a palabras en español e inglés. Junaid Kator reconoce la resistencia de los pueblos orientales al capitalismo global en "La luchadora afgana", un póster que representa el papel de las mujeres revolucionarias que lucharon contra Estados Unidos en la década de 1980 y de nuevo durante la ocupación de Afganistán por las fuerzas estadounidenses y aliadas en 2000-22. La arquitecta y artista Lilia Benbelaïd retoma un símbolo icónico, la llave que muchos palestinos conservan de las casas de las que fueron expulsados durante la Nakba, y que aún conservan en la actualidad, en los rascacielos de desplazados en los que se encuentran ahora. El cartel de Tanya Núñez, cineasta chicana (mexicano-estadounidense), activista de derechos humanos y trabajadora cultural, es un recordatorio de las atrocidades creadas por las fronteras coloniales y nacionales en Palestina y México.

La obra del artista gazatí Malak Mattar también aparece en un póster del sitio web We All Live in Gaza (Todos vivimos en Gaza), un proyecto multimedia independiente de Estados Unidos y el Reino Unido que relata las condiciones en Gaza no solo desde el punto de vista de periodistas, académicos y responsables políticos, sino también, y de forma más crítica, "desde el de los propios gazatíes que viven bajo el asedio".El cartel, basado en el autorretrato de Mattar de 2019, refleja la resistencia gazatí.



Carteles para Gaza

Hasta el 21 de abril, en la Galería Zawyeh de Dubai, la exposición colectiva Carteles para Gaza presenta la obra de 26 artistas palestinos y árabes. Los carteles, creados por artistas consagrados y por una nueva generación de artistas, algunos de los cuales tienen familia en la Franja de Gaza, pretenden arrojar luz sobre la limpieza étnica y las terribles masacres que tienen lugar allí. Con estas imágenes, los artistas exigen implícitamente un alto el fuego inmediato y el reconocimiento del derecho a la autodeterminación de Palestina.

Los artistas utilizan métodos diferentes, ya sean tradicionales o digitales. El artista gazatí Hazem Harb vuelve al carboncillo y al papel para expresar las atrocidades que sufren su pueblo y sus familiares. El padre de Harb fue detenido recientemente por el ejército israelí en Gaza y liberado más tarde, sufriendo un estado de salud crítico debido a la tortura mental y física. En sus obras, Harb utiliza diversas formas, desde el collage al material de archivo, pasando por técnicas mixtas, para explorar temas como el paisaje, el colonialismo y la memoria, entre otros. Tayseer Barakat, nacido en Gaza, contribuye con un cartel en el que se lee "Los niños de Palestina no son sólo un número".Barakat ha desarrollado una prolífica carrera en la creación y la enseñanza artística, con preferencia por la pintura, y muchas de sus obras se inspiran en las antiguas influencias de la región.

Muchos artistas consagrados de la exposición Carteles para Gaza utilizan metáforas y se inspiran en obras anteriores para sus carteles, como la artista jerosolimitana Rana Samara. Sus obras se centran en las mujeres que viven hacinadas en campos de refugiados, en cuestiones de género y sexualidad, y en la injusticia que sufren tanto por las tradiciones sociales conservadoras como por vivir bajo la ocupación israelí. Sliman Mansour, famoso por su obra "Camello de penurias", se centra en la tierra y el olivo en sus obras, y ha producido prolíficamente, con exposiciones individuales en muchas ciudades de todo el mundo, incluida Gaza. Vera Tamari, que contribuyó con "Gaza: From the Rubble Soars Life", ha experimentado con la arcilla y la escultura y lo que ella llama pinturas esculpidas. Además, Nabil Anani, figura clave del arte moderno palestino, pide en su cartel que se ponga fin al genocidio de Gaza. Anani también ha impulsado el uso de medios y materiales locales en la creación artística. Por último, el artista y cantante libanés Khaled El Haber contribuye a la exposición de carteles de Zawyeh. El Haber es conocido por escribir y producir canciones para Palestina, entre ellas una sobre Gaza que lleva el mismo título que su póster: "We Are Doing Fine in Gaza... What about You?" ("Nos va bien en Gaza... ¿Y a ti?").

En Slideshow II también destaca una generación más reciente de artistas palestinos, con importantes contribuciones en las que utilizan la escritura y la caligrafía árabes. La obra de Mahdi Baraghithi aparece con las palabras árabes que significan libertad y libertad. Baraghithi suele incorporar diversos medios en sus obras, como el collage, la instalación y la performance, para deconstruir la imagen del cuerpo masculino y la masculinidad en las sociedades árabes. El cartel "Contra" de Haneen Nazzal también utiliza caligrafía árabe, que se traduce al inglés: "Tras la quema de mi tierra, mis camaradas y mi juventud, ¿cómo pueden mis poemas no convertirse en armas?". La obra de Nazzal se centra en el papel del arte en los movimientos de liberación y en la identidad indígena.

Por último, el artista Bashar Khalaf contribuye con el cartel "God Make This House Safe", cuyo título aparece en árabe en el cartel. Khalaf recibió varios premios de arte de la Fundación Qattan, el Premio Ismail Shammout y el Ministerio de Cultura palestino. En 2019, celebró su exposición individual más reciente en la Galería Zawyeh de Ramala.

Dyala Moshtaha utiliza en su cartel símbolos de la herencia palestina y del derecho al retorno. Las naranjas representan la tierra palestina robada, mientras que el anciano con un keffiyeh o pañuelo en la cabeza alude a una generación que vivió la Nakba, pero que siempre anheló el retorno, pasando la lucha de una generación a otra.


También ha ido ganando popularidad otro tipo de póster, que evita las imágenes en favor de una información gráfica y bien presentada. En su sitio web, Visualizing Palestine se describe como "un pequeño equipo multidisciplinar que colabora a distancia desde Oriente Medio y Norte de África hasta Norteamérica", que "ha perfeccionado el proceso de creación de historias visuales para la justicia social". Sus carteles destacan el genocidio, la tortura y el trato inhumano de los palestinos, y el número de niños de Gaza asesinados por las fuerzas israelíes, entre algunos de los temas en inglés - VP también produce carteles en árabe, hebreo, francés, español y otros idiomas. Los carteles son crudos y directos, en la mejor tradición del arte político de protesta. Sin embargo, algunos de sus trabajos, como el cartel de "El retorno es posible: La situación de 536 aldeas palestinas despobladas", utiliza una gran cantidad de información de una manera muy visual.

La gran variedad de carteles producidos por artistas palestinos y árabes consagrados, junto a jóvenes artistas palestinos emergentes, contribuye a concienciar sobre la causa palestina en todo el mundo. El uso de carteles políticos en el pasado y en el presente, introduciendo medios mixtos y digitales, mantiene abierto el espacio para acciones solidarias en diferentes ámbitos con las artes como fuerte herramienta de movilización.

 

Los beneficios de la venta en línea de Posters for Gaza de la Zawyeh Gallery Dubai se destinarán a proporcionar la tan necesaria ayuda médica a los niños afectados de Gaza, a través de la Media Luna Roja Palestina.

Nadine Aranki es una comisaria, trabajadora cultural, coordinadora, facilitadora y productora de contenidos palestina afincada en Londres. Trabaja como investigadora en la Universidad De Montfort de Leicester y se centra en el patrimonio cultural, las necesidades de la comunidad y las políticas culturales. Aranki ha trabajado en los ámbitos de la cultura, los derechos humanos y la educación en Palestina y el Reino Unido. Junto con Meg Peterson, ha comisariado The Many Lives of Gaza, una exposición itinerante 2024 que se ha exhibido en Londres, Birmingham y Norwich, y que presenta fotografías, dibujos, vídeos y carteles.

arteintifadacultura palestinaarte del cartelarte de protestaresistenciasumūd

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.