Trabajando en las noticias: breve historia de los primeros 30 años de Al Jazeera

1 de mayo de 2023 -
Cómo el producto más famoso del mundo árabe pasó de ser una bulliciosa caja de cerillas a un contrahegemón con un papel de establishment.

 

Iason Athanasiadis

 

ATENAS: Parecía una buena idea trabajar para Al Jazeera durante la invasión estadounidense de Iraq.

En enero de 2003, estábamos a pocas semanas de otra guerra estadounidense impopular pero que marcaría una época. La última vez que los norteamericanos entraron en Irak fue en 1991, su primer éxito desde que el colapso de la Unión Soviética supuestamente provocó el Fin de la Historia. La CNN fue la revelación mediática de aquella guerra, utilizando por primera vez el satélite para ofrecer cobertura en directo de las proezas tecnológicas del ejército estadounidense. En 2003, Al Yazira prometía ofrecer un relato antihegemónico en tiempo real desde una perspectiva árabe.

Respondí a un anuncio en The Guardian y, unas semanas más tarde, me trasladé a Qatar para vivir la historia desde dentro.

En todo el mundo, millones de personas se manifestaron contra la inminente invasión de Irak en lo que algunos consideraron las mayores protestas contra la guerra de la historia. Pero no consiguieron detener la invasión. Sabiendo que la suerte estaba echada, la dirección de Al Jazeera corrió contrarreloj para poner en marcha un sitio web de noticias que ofreciera una narrativa alternativa a los lectores en lengua inglesa durante el conflicto.

Con las prisas por tenerlo todo listo, la selección del personal fue chapucera. Cuando nos reunimos en la sala de redacción del sitio web (compartida con el personal de Al Jazeera Arabic), debíamos de dar una imagen extraña. El jefe general era un ex piloto de caza qatarí; el redactor jefe, un licenciado en la Universidad de Cambridge de madre libanesa y padre piloto estadounidense; su adjunto, un físico libanés del norte del estado de Nueva York sin experiencia en periodismo; y nosotros, los periodistas, una mezcla quijotesca de árabes de la diáspora, musulmanes británicos, algunos periodistas de prensa escrita indios y un estadounidense simbólico que se había criado en Qatar. Más tarde, también se unió una periodista británica que se convirtió al Islam tras un momento Camino de Damasco después de ser secuestrada por los talibanes. Gran parte de los medios de comunicación internacionales estaban en Doha esperando a que empezara la guerra y, en un esfuerzo por desactivar la narrativa de los medios occidentales sobre Al Jazeera, el redactor jefe concedía varias entrevistas cada día mientras nosotros trabajábamos preparando material para salir en directo, incluso mientras los piratas informáticos dirigían ataques contra el sitio web.

Protesta contra la inminente guerra de Irak en Nueva York en febrero de 2003 (foto Mario Tama)
Protesta en Nueva York contra la inminente guerra de Irak, febrero de 2003 (foto Mario Tama).


COMIENZOS

Ya formábamos parte de una tradición de disidencia de Al Jazeera, que se remonta a la fundación del canal en 1996. Arabia Saudí había desterrado a BBC Arabic de su satélite Orbit por proyectar una serie de entrevistas con figuras de la oposición saudí. Posteriormente, la BBC retiró la financiación de su servicio en árabe (al fin y al cabo, era el Fin de la Historia y las operaciones de información ya no eran tan necesarias), dejando a un gran número de periodistas árabes formados en busca de empleo. Fue entonces cuando el jeque Hamad bin Thamer, un pariente del emir qatarí de mentalidad panarabista, sugirió a Qatar que invitara a estos periodistas a Doha para crear la primera emisora de noticias 24 horas del mundo árabe. Fue el mismo año de la construcción de la entonces secreta base estadounidense de al-Udeid, que marcó dos esquinas del triángulo que definiría la política exterior qatarí en las tres décadas siguientes: la tercera sería el apoyo de Doha a los grupos islamistas suníes.

"En sus comienzos, Al Yazira hacía -de forma torpe- lo que el Emir quería que hiciera: ser una voz revolucionaria en el mundo árabe", declaró un embajador estadounidense retirado en Qatar que sigue de cerca el canal. Como la mayoría de los demás entrevistados para este artículo, esta persona pidió el anonimato para poder hablar libremente.

"Como cierta generación de intelectuales radicales de izquierda, estábamos desesperados por que apareciera un medio como Al Yazira", dijo un antiguo miembro palestino del personal, "y cuando lo hizo, ignoramos algunas consideraciones fundamentales, como la financiación."

"Al Yazira fue muy valiente en los conflictos de Afganistán, Líbano y Palestina, y tuvo un acceso increíble a los combatientes", dijo un antiguo empleado estadounidense del canal. "Tal vez la forma en que se ganó este acceso resultó problemática, pero podían llevarnos a lugares a los que nadie más podía".

Al principio, los qataríes omitieron reclutar a los directivos junto con los periodistas. Lo que siguió fue un caso de "los internos dirigiendo el manicomio", en palabras del ex diplomático estadounidense. Incluso después de que el 11-S y las invasiones de Afganistán e Irak desviaran la agenda informativa de la cobertura de Palestina, el personal de Al Yazira, compuesto en su mayoría por izquierdistas, islamistas y nacionalistas árabes, "aún no sentía que Al Yazira estuviera infiltrada", en palabras del periodista palestino.

"Recuerdo la ira, la rabia, los fuertes sentimientos que unían a la gente implicada en Al Jazeera", dijo.

El ex diplomático estadounidense asistió a la inauguración del canal en 1998 y, tras escuchar una serie de discursos en los que se comprometía a crear un medio libre, escribió un cable al Departamento de Estado en el que predecía que "no hay forma de que este régimen proporcione medios de comunicación libres y sin censura".

Como reflexión de última hora, añadió que "si me equivoco, esto va a ser el mayor quebradero de cabeza para mis sucesores".

Fragmento de un vídeo de Al Jazeera English sobre la guerra de Irak de 2003 (cortesía de Al Jazeera).


UN DOLOR DE CABEZA

Y en dolor de cabeza se convirtió. Quince años después, Estados Unidos amenazaría primero y bombardearía después las oficinas de Al Jazeera en Kabul (Afganistán) y Bagdad (Irak), antes de entablar con ella un acercamiento que moderara su agenda informativa. Por el camino, los periodistas de Al Jazeera fueron deportados o se les prohibió informar en varios países, condenados por tribunales españoles y egipcios a varios años de prisión, asesinados en guerras civiles, tiroteados por el ejército israelí y bombardeados por Estados Unidos. Al igual que Julian Assange y Wikileaks, los poderosos hicieron de ellos un ejemplo para disuadir a otros de presentar narrativas incómodas.

"Al Yazira optó desde el principio por ser la 'voz de los sin voz'", escribió el ex redactor jefe Waddah Khanfar. "El canal construyó un fuerte bastión para separar su redacción de la influencia de los lobbies de los palacios".

La cobertura explícita durante las 24 horas del día del conflicto palestino-israelí por parte de Al Yazira (véase Shireen Abu Akleh), sus reportajes sobre la corrupción del régimen y del Estado, y sus explosivos programas de entrevistas que enfrentaban a representantes de diferentes etnias, sectas e ideologías, rompieron todos los límites del mundo árabe. Tras décadas de pretensión en toda la región de que Israel era una entidad ilegítima cuyos representantes no merecían cobertura, el canal facilitó la entrada de portavoces israelíes en las salas de estar de Damasco, Jartum y Sanaa entrevistándolos regularmente. En una visita a las entonces humildes instalaciones del canal en Doha, el dictador egipcio que iba a ser destituido por su pueblo en 2011 se preguntó en voz alta por "todo este ruido que sale de esta caja de cerillas."

"Era revolucionario, apasionante y a menudo estimulante", afirma Naji Adeeb, un empresario sirio jubilado que cree que el canal ha ido a peor. "No se había visto nada igual en el mundo árabe: decir lo indecible y debatir lo hasta entonces indiscutible".

"Mis colegas y yo nos preguntábamos por qué el mundo árabe no había explotado todavía, dado que estaba horriblemente gobernado", dijo el ex diplomático estadounidense. "Era una habitación llena de pólvora y por fin alguien encendió una cerilla".

El emir de Qatar llegó al poder tras una especie de revolución en la que sustituyó a su padre conservador. Su estrategia de modernización consistía en acoger a disidentes, intelectuales y activistas regionales en hasta 80 conferencias al año patrocinadas por el Estado. "Se podría pensar que Doha existe sólo para las conferencias, una ciudad en medio del desierto que acoge un torbellino de ellas", dijo el ex periodista palestino. Habitualmente invitados a Doha por el Centro Árabe de Investigación y Estudios de Política Exterior, dirigido por el intelectual palestino y asesor real Azmi Bishara, los invitados discutían, se relacionaban y hacían que sus voces fueran amplificadas por los programas de entrevistas de Al Yazira.

"Al Yazira daba al espectador árabe la ilusión de ver noticias y programas de entrevistas 'libres'", afirmó Yamen Sabour, escritor y analista afincado en Canadá y cofundador del sitio de noticias en árabe Awan Media. "Sin embargo, los programas de entrevistas y comentarios estaban siempre calculados y producidos de acuerdo con las políticas de Qatar como, por ejemplo, la normalización de ver a funcionarios israelíes en una pantalla árabe con el pretexto de dar la oportunidad de escuchar la 'otra opinión y voz'".

Irónicamente, el presentador de noticias Jamil Azar, que inventó el eslogan característico de Al Yazira y fue uno de sus fundadores, abandonó el canal en 2011, quejándose de la falta de equilibrio en la cobertura de la guerra civil siria por considerarla demasiado favorable a los rebeldes.


LÍNEAS ROJAS QATARÍES E INFLUENCIA ESTADOUNIDENSE

"Rápidamente tuvimos un comienzo realmente malo", dijo el ex diplomático estadounidense. "Los embajadores estadounidenses de toda la región empezaron a recibir ataques de los ministerios de Asuntos Exteriores de sus países anfitriones, exigiendo que Estados Unidos hiciera algo con respecto a Al Yazira".

Después de que un miembro de la realeza kuwaití abandonara airadamente una entrevista, provocando una polémica en toda la región, el Departamento de Estado estadounidense ordenó a su hombre en Doha que dijera a los qataríes que cerraran el canal.

"En tu última gira, puedes ser un poco más suicida", dijo, "así que me quedé sentado un día y luego respondí que acababa de recibir un mensaje en el que se me ordenaba que fuera a decirle a un país aliado que cerrara el único medio de comunicación sin censura de la región; estoy seguro de que no iba dirigido al embajador estadounidense".

El Departamento de Estado no respondió.

Al Jazeera no transgredió las líneas rojas internas al cuestionar a los gobernantes regionales y destacar negativamente la política exterior estadounidense. Éstas implicaban no informar sobre cuestiones internas sensibles para Qatar, como sus relaciones no reconocidas con Israel y el hecho de albergar la mayor base militar estadounidense de la región. Al mismo tiempo, Qatar mantenía vínculos con Irán, pero también financiaba a grupos islamistas suníes extremistas como Al Qaeda en Afganistán y Chechenia.(El Consorcio contra la Financiación del Terrorismo informó de que una organización benéfica qatarí canalizó fondos a operativos de Al Qaeda con base en Chechenia en 1999, así como a Ansar Dine en el norte de Mali). En la década de 2010, Doha acogió a los dirigentes de Hamás y una embajada talibán. Respaldado por algunas de las mayores reservas financieras del mundo, el emirato estaba realizando un extraordinario acto de equilibrismo.

Poco después de marcharme, en mayo de 2003, me enteré de que un equipo de la embajada estadounidense estaba a punto de realizar una auditoría de la organización. Las relaciones estaban en su punto más bajo, tras el bombardeo estadounidense de la oficina de Al Jazeera en Bagdad (en el que murió el corresponsal Tareq Ayoub) y la propuesta del Subsecretario de Defensa Paul Wolfowitz de bombardear también la sede de la cadena en Doha. La propuesta fue rechazada, alegando que la base militar estadounidense estaba a sólo ocho kilómetros de distancia.

"Al equipo auditor no se le mostró nada", me dijo alguien con conocimiento de la auditoría, y hubo una "reacción personalmente hostil por parte de la mayoría de las personas con las que hablaron".

Pero al cabo de unos años, los cables de la embajada estadounidense filtrados por Wikileaks revelaron una relación transformada: el jefe de la cadena, Waddah Khanfar, prometió a sus interlocutores estadounidenses retirar el material de la web que consideraran censurable, al tiempo que se inquietaba por los documentos de la Agencia de Inteligencia de Defensa de Estados Unidos relativos a la cobertura de la cadena que quedaban flotando en los faxes de las oficinas de Al Jazeera. Con el tiempo, su gestión del canal se hizo tan controvertida que fue sustituido por un miembro de la realeza qatarí, aunque él afirmó hasta el final que se había marchado por voluntad propia para no parecerse a los dictadores que Al Jazeera criticaba habitualmente.

"Se trata de un tipo de Yenín, Cisjordania, que opera en un lugar como Doha, con el mayor campamento militar estadounidense al lado", afirma un antiguo miembro del personal que fue testigo de la presión a la que le sometió el gobierno qatarí. "Era una perspectiva aterradora y defenderse como lo hizo fue muy valiente".

"Antes mostrábamos escenas horribles de muertos y heridos terribles, de masacres horrendas", ha declarado Ahmed Sheikh, antiguo redactor jefe de Al Yazira. "Ahora eso ya no existe".

"Hubo un cambio cuando Khanfar -que había hecho todo lo posible por mantenerlos a raya- se marchó", dijo el periodista palestino sobre la influencia estadounidense. "El gobierno qatarí se implicó más directamente, para domar las cosas".

"En 2005, Al Yazira ya tenía bajo control el aspecto editorial", confirmó el ex diplomático estadounidense.

Tomas de Jehan Noujaim Control Room con un presentador de Al Jazeera.


LÍNEAS EDITORIALES Y MEDIOS SOCIALES

Al madurar, el canal creó un departamento de planificación y pasó de reaccionar a las noticias a anticiparse a ellas. También ofreció una cobertura más en profundidad, estableció directrices sobre cómo informar y superó su prohibición en varios países árabes integrando en su labor informativa las redes sociales y los vídeos generados por los usuarios. Esto permitió una cobertura informativa continua ilustrada por medios generados por los usuarios en ausencia de corresponsales en tierra.

"Los medios tradicionales necesitan a los medios sociales para obtener información", dijo Sheikh, "y los medios sociales necesitan a los medios tradicionales para ampliar su ámbito de cobertura".

El choque cultural entre los corresponsales de Al Jazeera y los militares estadounidenses durante la invasión de Irak en 2003 es captado con sensibilidad por el documental de Jehan Noujaim Sala de control. En 2006 se lanzó Al Jazeera English. La diferencia en la línea editorial con respecto a su hermano árabe quedó clara desde el principio y reflejaba que se dirigía a un público distinto. Pero la ausencia de un lenguaje emotivo y la falta de un enfoque editorial sobre Palestina, Irak y Afganistán también decepcionó a quienes sintonizaban el canal sabiendo que verían una versión en inglés de la cadena árabe.

La Primavera Árabe fue quizás el mayor punto de inflexión de la cadena. Cuando varios dictadores regionales fueron derrocados, Al Yazira animó su caída, al menos a los de fuera del Golfo.

La cobertura selectiva hizo que los revolucionarios y rebeldes de Egipto, Libia y Siria recibieran una cobertura positiva las 24 horas del día, mientras que los miembros del Consejo de Cooperación del Golfo que reprimían las protestas, en su mayoría pacíficas, de Yemen y, especialmente, Bahréin, seguían recibiendo poca cobertura informativa. Un documental de Al Jazeera English desde la perspectiva de los manifestantes bahreiníes provocó tensiones diplomáticas entre Bahréin y Qatar, pero también molestó al gigantesco vecino saudí de Doha, de cuya sombra el emirato siempre ha intentado liberarse.

"La gran división llegó con la llamada Primavera Árabe", dijo Sabour, "donde el canal pronto se reveló como un mero portavoz de los Hermanos Musulmanes y su agenda en la región, en lugar de ser la voz de los pueblos libres en ascenso en los países árabes."

"Hubo un solapamiento entre la reconciliación con los estadounidenses y el uso de Al Yazira como arma en la Primavera Árabe", dijo el periodista estadounidense. "Cuando pasaron a estar en el mismo bando del conflicto, Al Yazira se hizo popular entre los funcionarios estadounidenses, ¡incluso John McCain vino de visita!".

A medida que aumentaba el número de periodistas de alto nivel de Al Jazeera que se quejaban de la cobertura, a menudo provocadora, del canal, Khanfar pedía paciencia.

"Cuando la Administración Bush les acusaba de trabajar para Al Qaeda, pensé que era una acusación descabellada, pero cambié de opinión una vez que vi el sistema de cerca", dijo el ex colaborador estadounidense. "En Siria, algunos de sus corresponsales eran Hermanos Musulmanes sirios que se habían exiliado en Pakistán y Afganistán; en Libia, había una estrecha colaboración entre parte de su gente y combatientes, como ocurrió en Siria con Jabhat an-Nusra; en Doha, algunas de las mesas estaban completamente integradas como partes en el conflicto, con empleados sirios de Idlib o de la campiña de Damasco que tenían estrechas conexiones familiares con el conflicto."

Al pasar la cobertura de las noticias favorables a los rebeldes a adquirir las características de las operaciones de información (destacar pequeños avances de los grupos armados de la oposición, anticipar acontecimientos o anunciar la caída de zonas antes de que se produjeran mientras apenas se mencionaban los progresos del ejército sirio), el personal empezó a dimitir.

Los más destacados fueron el jefe de la oficina de Beirut, dos presentadores y dos corresponsales. Uno de ellos fue Ali Hashem, un periodista formado en la BBC que abandonó su puesto al comienzo de la revolución siria, escandalizado por la negativa de la cadena a emitir sus imágenes exclusivas de hombres armados y armas entrando en Siria desde Líbano y enfrentándose al ejército sirio en un momento en el que se suponía que el conflicto estaba totalmente desarmado. Un grupo pro-régimen sirio filtró la correspondencia privada de Hashem con una colega lectora de noticias que se quejaba de que la dirección le había dado instrucciones para que dejara de acribillar a los grupos rebeldes con preguntas difíciles. Irónicamente, la pasividad inicial de Al Jazeera ante la revolución siria ya había suscitado interrogantes: no informó de las protestas durante más de dos semanas, antes de que una supuesta ruptura diplomática entre el presidente sirio y el ministro de Asuntos Exteriores qatarí coincidiera con un sólido apoyo a los rebeldes.

"Al Jazeera Arabic se ha convertido en un canal dedicado exclusivamente a Erdogan y Qatar, y a veces ni una sola historia relacionada con Palestina", afirma un antiguo empleado del canal. "Las prioridades cambiaron, y el nuevo enemigo pasó a ser Bashar al-Assad, Erdoğan el nuevo héroe: soy periodista, no puedo crear estas grandes narrativas de antagonista y protagonista, héroe y antihéroe".

"Así que poco a poco Al Jazeera se convirtió en un centro puramente ideológico".

Qatar, por su parte, ha aprovechado su enorme riqueza para pasar de ser un pequeño y oscuro país árabe a convertirse en un actor importante en la escena regional. La financiación y los operativos qataríes habían estado activos en Libia y Siria durante sus revoluciones, y una estimación del Financial Times de 2014 cifraba la financiación qatarí y la venta de armas a los grupos rebeldes en 3.000 millones de dólares estadounidenses. A medida que aumentaba el número de cuadros de los Hermanos Musulmanes que acudían a Estambul y se estrechaba la relación entre Qatar y Turquía con la apertura de una base militar turca en Qatar, la cobertura ferozmente partidista de Al Yazira parecía hecha a medida de la nueva política.

"Esperamos que la tendencia a favor del uso de Al Jazeera como herramienta informal de la política exterior del Gobierno de Qatar continúe sin disminuir", escribió el embajador estadounidense Joseph LeBaron en una evaluación de 2009 publicada por Wikileaks. En 2020, el gobierno estadounidense designó a AJ+, y a la única plataforma de Al Jazeera disponible en Estados Unidos, "agente del Gobierno de Qatar", casualmente el mismo día en que los EAU y Bahréin normalizaron sus relaciones con Israel.

"Contrariamente a la percepción popular occidental, el emir no es ni un occidentalizador ni un demócrata, sino un modernizador que pretende al mismo tiempo dirigir su Estado sobre la base de principios islámicos adaptados a las actuales circunstancias internacionales", escribió Hugh Miles en su libro Al Yazira: The Inside Story of the Arab News Channel That is Challenging the West. "Apoyó las revoluciones en el norte de África porque considera que dictadores como Ben Ali y Gadafi no son islámicos, porque quiere promover el surgimiento de otros Estados modernos e islámicos como el suyo y porque quiere promover su propia posición como líder musulmán, un papel crucial en el Islam."


LOS NUEVOS HORIZONTES DE AL JAZEERA

La táctica qatarí, al menos en la medida en que ha sido dilucidada por Miles, se desvaneció tras la Primavera Árabe, dado el auge de tendencias autoritarias y destructivas. Los grupos islamistas apoyados por Doha llegaron al poder en elecciones democráticas en Túnez, Libia y Egipto, pero se encontraron con la reacción popular y el repliegue autoritario en todos los países en los que actuaron. Mientras tanto, servicios de noticias por satélite rivales financiados por los gobiernos estadounidense, británico, chino, francés, iraní, ruso y turco compitieron con Al Yazira en el escenario de la lengua árabe. El aumento de la competencia y la desilusión con Al Yazira redujeron su audiencia respecto a su pico de espectadores, y se hizo más unilateral. Tanto si se centraba en los consejos militares financiados por Qatar en Irak que luchan contra las milicias chiíes, como si no informaba sobre los intentos qataríes de asegurarse influencia en la UE o desechaba la emisión de la segunda de una serie de dos partes sobre el lobby israelí, Al Yazira perdió credibilidad. Tal vez fuera inevitable, dado que una de las exigencias del embargo árabe liderado por Arabia Saudí a Qatar en 2017 era que este último desvinculara al canal.

Los múltiples productos de Al Yazira tampoco lograron influir en las comunidades de la diáspora árabe de segunda generación de Europa, alfabetizadas en Internet. "Se interesan más por cuestiones relacionadas con su vida cotidiana en el país en el que viven que por las cuestiones de Oriente Medio, a menudo muy complejas desde el punto de vista político, social y económico, que aborda Al Yazira árabe", afirma Ehab Galal, profesor de estudios interculturales y regionales de la Universidad de Copenhague.

No obstante, Al Yazira mantuvo su dominio mediático regional, se amplió a un canal en inglés cuya audiencia mundial lo selecciona por su gran atención a los asuntos del Sur Global, y abrió varios canales más dedicados a documentales, deportes, niños, eventos en directo, etc. En 2020, sus diversas plataformas digitales alcanzaron la cifra récord de 1.400 millones de visitas en un periodo de 90 días.

"A mediados de los 90, Al Yazira me impresionó mucho y me llenó de esperanza respecto a su potencial para democratizar los países árabes", afirma Galal. "Creía y sigo creyendo en el efecto Al Yazira: el canal fue una revolución y cambió los medios de comunicación árabes".

"El canal es muy profesional en términos de producción, programas, recursos humanos, uso del lenguaje, puntualidad y [mucho] más", afirmó Zaineh Alzoubi, profesora adjunta de Periodismo en la Universidad jordana de Petra, cuya tesis doctoral examinó el papel de Al Yazira en el levantamiento sirio. "Igual que cualquier otro canal de noticias del mundo, por muy profesional u objetivo que parezca... a veces la visión de Al Jazeera sigue ampliamente una determinada línea política que tiene en cuenta al financiador, en ámbitos políticos limitados y especialmente cuando se trata de la región árabe".

Puede que Al Jazeera nunca haya sido objetiva -sea cual sea su definición de objetivo-, pero sigue siendo un fenómeno de radiodifusión único, uno de los más importantes de la historia de la televisión y una valiosa pieza del mosaico mediático mundial.

"Aunque más tarde se convirtió en una Fox News para árabes suníes", dice el periodista estadounidense, "innegablemente fue una enorme fuerza política en términos de un canal por satélite que unía a los árabes".

Mi estancia en Doha me ofreció una mirada sin censura a un fenómeno mediático que evoluciona desde sus primeros años hacia un alcance global. En un mundo que cambia rápidamente, sigo estando agradecido a Al Jazeera, como ventana a los debates del mundo árabe y como alternativa a las narrativas occidentales cada vez más estrechas.

 

Iason Athanasiadis es un periodista multimedia especializado en el Mediterráneo que trabaja entre Atenas, Estambul y Túnez. Utiliza todos los medios de comunicación para contar cómo podemos adaptarnos a la era del cambio climático, las migraciones masivas y la aplicación errónea de modernidades distorsionadas. Estudió Árabe y Estudios Modernos de Oriente Medio en Oxford, Persa y Estudios Contemporáneos Iraníes en Teherán, y fue becario Nieman en Harvard, antes de trabajar para las Naciones Unidas entre 2011 y 2018. Recibió el Premio de Periodismo Mediterráneo de la Fundación Anna Lindh por su cobertura de la Primavera Árabe en 2011, y su premio de antiguos alumnos del 10º aniversario por su compromiso con el uso de todos los medios de comunicación para contar historias de diálogo intercultural en 2017. Es editor colaborador de The Markaz Review.

Al JazeeraInformativos de la televisión árabe en inglésBagdadReportajes sobre la guerra de Irak. 2003KabulQatar

1 comentario

  1. Excelente documentación y narración de Iason Athanasiadis. Es una lectura obligada para todos los estudiantes de la J School, los periodistas que se inician en este campo y cualquier persona interesada en los asuntos mundiales. En palabras del ex comisionado de la FCC de EE.UU., Nicholas Johnson, "Cualquiera que sea su primer tema de preocupación, más vale que los medios de comunicación sean su segundo, porque sin un cambio en los medios de comunicación, el progreso en su área principal es mucho menos probable."
    #DíaMundialDeLaLibertadDePrensa2023

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.

Membresías