La kuwaití Alanoud Alsharekh, pionera feminista

6 de diciembre de 2020 -

La estrella feminista de Kuwait, la Dra. Alanoud Alsharekh (Foto: cortesía de Alanoud Alsharekh)


Nada Ghosn

 

Creo firmemente que la gente necesita enfadarse para que se produzca el cambio... Siempre que esa ira no se convierta en una fuerza destructiva. -Alanoud Alsharekh

 

Su sitio web declara que "las mujeres árabes son la verdadera medida del cambio en la región". No es un nombre muy conocido, pero si se habla con franqueza de los derechos de la mujer, que al fin y al cabo son derechos humanos, el suyo es un nombre que debe conocer.

Formada en Estados Unidos y el Reino Unido, la Dra. Alanoud Alsharekh se doctoró en feminismo comparado y estudios de Oriente Medio en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos (SOAS) de la Universidad de Londres. Es investigadora, académica y activista centrada en la juventud, el género y la teoría feminista árabe. Es miembro asociado del Programa de Oriente Medio y Norte de África de Chatham House e investigadora asociada del Instituto de los Estados Árabes del Golfo en Washington. Defensora incondicional de los derechos de las mujeres y las minorías en Kuwait, Alsharekh utiliza su voz como miembro de la sociedad civil kuwaití y como académica para ayudar a facilitar el debate público sobre cuestiones fundamentales que afronta la sociedad árabe. Ha publicado numerosos libros y artículos centrados en la identidad política, la política cultural, el género y las políticas de parentesco en el Golfo Pérsico.

Entre sus muchos logros, Alsharekh es la directora de Ibtkar Strategic Consultancy, una iniciativa de marketing y liderazgo que hace hincapié en el acceso a Oriente Medio y la capacitación de las mujeres. Es asesora de varios organismos gubernamentales y ONG locales e internacionales. También ha dado muchas conferencias y ha ocupado numerosos puestos docentes a lo largo de su carrera, tanto en Kuwait como en el extranjero. Participa en otras organizaciones sin ánimo de lucro y grupos cívicos de la sociedad civil, como AIWF, Eithar y la iniciativa Abolish 153 de Ibtkar. También es la directora en funciones de la campaña Friends who Care, que trata de ayudar a las jóvenes menores de 21 años en situación de riesgo dentro del sistema de atención social de Kuwait.

alanoud alsharekh protestando1300pix.jpg

En 2016, Alsharekh recibió el título de caballero del Gobierno francés (Orden Nacional del Mérito) por su labor de promoción de los derechos de la mujer en la región. También recibió el Premio Árabe a la mejor publicación en una revista extranjera (2013-2014) por el Instituto de Doha en 2014, y ganó el premio Voices of Success Kuwait en 2012. Por su influencia y capacidad para iniciar el cambio, fue elegida como una de las 100 mujeres más influyentes e inspiradoras del mundo por la BBC para 2019/2020. 

Alanoud Alsharekh tuvo la amabilidad de hablar conmigo por teléfono desde la ciudad de Kuwait, donde vive con su marido libanés y su hijo. Tenía curiosidad por descubrir a esta mujer impresionantemente activa y productiva, procedente de un país del que rara vez oímos hablar, pero cuyas mujeres tienen fama en el mundo árabe de ser muy fuertes y educadas. Insistió en que el feminismo en Kuwait sigue estando poco documentado. "Creo que, en general, deberíamos hablar del feminismo en los estados árabes del Golfo como feminismo khaliji. No creo que podamos considerarlo de forma independiente sólo en Kuwait", afirma.

Kuwait se independizó a principios de los años sesenta. Fue el primer país de la región árabe en tener elecciones y un parlamento. A pesar de que Kuwait era un estado progresista en el que las mujeres recibían educación, no se las incluía en el reparto del poder. Sin embargo, la demanda de integrar a las mujeres en el proceso político apareció poco después de la independencia, dijo Alsharekh.

Con una población de menos de cinco millones de habitantes, Kuwait tiene una sociedad civil muy activa. Las ONG empezaron a formarse con el naciente Estado independiente, y algunas fueron heredadas de la época del protectorado británico. Una de las más antiguas es la Sociedad Cultural y Social de Mujeres, creada en 1963. Alsharekh explica: "Creo que la progresión del feminismo en el mundo árabe, ya sea en el norte de África, en el Levante o en el Golfo Arábigo, está entrelazada con dos cosas: las luchas posteriores a la independencia y la educación de las mujeres".

En Kuwait, las escuelas de los mulás (escuelas orgánicas de las aldeas) estaban presentes en las décadas de 1910 y 1920. Se formalizaron en los años 30 durante la ocupación británica, que fue menor en Kuwait en comparación con otros países de la región. En los años 50, con la influencia del nacionalismo panárabe, los kuwaitíes tuvieron que enviar a sus hijos a la escuela por ley. 

Las luchas posteriores a la independencia en el mundo árabe, nos recuerda Alsharekh, incluyeron la demanda de educación para las mujeres. Como consecuencia, la aspiración de las mujeres a trabajar y obtener independencia económica dio lugar a reivindicaciones políticas y económicas de integración. Bahrein y Kuwait fueron pioneros en este campo en la región del Golfo, aunque no había universidades. El primer grupo de mujeres acudió a la universidad de El Cairo para obtener educación postsecundaria en los años cincuenta.

"Pero cuando volvieron, estas mujeres decidieron que llevar una abaya [vestido negro y pañuelo] era una hipocresía. No se las criminalizó, ni se las penalizó, y el gobierno tampoco impidió sus becas", explica Alsharekh. "Creo que la progresión feminista es un acto orgánico. Estos primeros intentos fueron muy 'árabes', ¡y no me gusta cuando la gente dice que las feministas fueron influenciadas por Occidente! El deseo de ser tratada como un ser humano es universal". 

En los años 90, la invasión iraquí de Kuwait supuso un fuerte impulso para la progresión feminista. Durante la ocupación, muchas mujeres se convirtieron en mártires y heroínas. "Se nos permitió dar la vida pero no participar en el proceso político. Kuwait era la única democracia islámica en la que no se permitía a las mujeres votar", dice. "Como Kuwait contaba con el apoyo de aliados internacionales, hubo interés internacional en saber por qué las mujeres no votaban también. Así que, tras la liberación, surgieron muchas más demandas".

Cuando comenzó la invasión de Irak a Kuwait, los padres de Alsharekh la enviaron a una escuela libanesa en Inglaterra llamada Choueifat. De allí pasó al King's College de Londres, donde se licenció en literatura inglesa, antes de trasladarse a SOAS para obtener un máster en Lingüística Aplicada y Traducción Inglés-Árabe. "Entre medias, me casé y me quedé embarazada, así que, cuando terminé el máster, volví a dar clases en la Universidad de Kuwait. Por esa misma época, en 1999, se había presentado un proyecto de ley en el Parlamento. Se suponía que iba a conseguir el derecho político de las mujeres a votar. Pero perdimos. Había hombres que aplaudían. Estaban muy contentos con los resultados", relata.

No voy a dar un paso atrás y ver cómo se margina a mi hija, como me pasó a mí o a mi madre.

En ese momento, Alsharekh decidió volver a SOAS para hacer su doctorado sobre literatura comparada y la aparición de la conciencia feminista. "¿Es una cuestión de cultura, de religión o de género? Definitivamente, es lo segundo. En todo el mundo se margina a las mujeres y no se les da igualdad de oportunidades, por diferentes justificaciones", pensó. Eligió el enfoque literario, ya que incluye tanto los aspectos culturales como los políticos de la vida humana. Quería seguir la pista de cómo la concienciación en un lugar como Inglaterra se cruzaba con el activismo a lo largo de una línea de tiempo histórica, a medida que se desarrollaba el sufragio y cambiaban las leyes.

"Quería entender cómo se reflejaba todo esto en los escritos de las mujeres. Y cómo, al compararlo con diferentes partes del mundo árabe, mostraba diferentes estadios de conciencia". Por ello, se centró en tres escritoras árabes: Laila Al Othman de Kuwait, Nawal El-Saadawi de Egipto y Hanan Al-Shaykh de Líbano. "Es interesante ver que todas estas mujeres son contemporáneas, más o menos. Como el feminismo es un movimiento global, dondequiera que vivas en el mundo, puedes ser influenciado por lo que está sucediendo". 

Tras completar su doctorado, fue contratada por la Universidad de Uppsala (Suecia). Enseñó literatura feminista en el mundo árabe, y también tuvo una clase sobre símbolos en la literatura moderna del Golfo Pérsico. "Los suecos no intentan decirte cuál es tu cultura. Quizá porque no tienen una historia colonial con nuestros países. Sucedió que conocí a investigadores de Oriente Medio que intentaron decirme cuál es mi cultura", señala Alsharekh. "En aquella época mis clases estaban preparadas para el público occidental, y pensé que era la mejor manera de romper los estereotipos sobre las mujeres árabes".

A continuación, volvió a Kuwait para dar clases en la Universidad Abierta Árabe, donde fue nombrada jefa del Departamento de Lengua Inglesa, y después jefa del Departamento Sociolingüístico para los seis países en los que la Universidad tenía campus. El 25 de abril de 2005, fue presentada en el programa especial de la BBC de Zeina Badawi sobre las mujeres en el mundo árabe. "El voto femenino es inevitable", declaró... Y consiguieron que se aprobara el voto en el Parlamento un mes después.

Quiso documentar y archivar este momento de la historia, tomando y coleccionando fotos de las protestas, y decidió dejar de dar clases. A raíz de esto, su gobierno le pidió a Alsharekh que representara a Kuwait en el grupo francófono que en ese momento fue invitado a Francia por el Ministerio de Asuntos Exteriores francés. 

Lo que me llamó la atención de aquellas mujeres políticas francesas en aquella época es que no tenían que llevar un traje de poder. Podían seguir siendo mujeres y desempeñar un papel poderoso. Así es como las vi y me inspiré.

Cuando volvió, se centró en la investigación y consiguió dos becas. Una de ellas consistía en hacer una lista de todas las leyes que discriminaban a las mujeres. "Creo firmemente que la gente tiene que enfadarse para que se produzca el cambio... Siempre que esa ira no se convierta en una fuerza destructiva. Podemos ser blandos pero estar enfadados". Como un juego de palabras con la típica expresión "sexo más suave", Palabras enfadadas, ¡dicho suavemente! - en árabe Al Ghadab Ennaem- fueel título de su primer libro, una antología publicada en 2006.

El primer libro de Alanoud Alsharekh, Angry Words Softly Spoken

A continuación, Al Sharekh fue contratada por la Oficina de Seguridad Nacional de Kuwait para trabajar en materia de derechos humanos con entidades externas. También fue becaria Fulbright y se fue a dar clases a California. Durante su clase sobre las mujeres, el Islam y los problemas contemporáneos, algunos alumnos tuvieron una reacción sorprendente ante su enfoque: "'No parece musulmana, no habla musulmán, no sé lo que vende, ¡pero no me lo creo! ”

Ese mismo año, Georges W. Bush realizó una gira por Oriente Medio. Cuando llegó a Kuwait, pidió reunirse con 10 mujeres líderes. "Yo era una de ellas. Esas mujeres tenían éxito y eran fuertes; eran activistas y ex ministras. Al final de nuestra reunión, nos miró y dijo: 'Me han dicho que todas estáis oprimidas, ¡a mí no me parecéis nada oprimidas! ”

Después, Alsharekh se fue a trabajar al Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, un grupo de reflexión sobre cuestiones de seguridad y estrategia. Mientras estaba en Estados Unidos, comenzó la Primavera Árabe. La revolución de las mujeres árabes "Thawrat Al Mara'a Al 'Arabiya" estaba ocurriendo en Twitter y Facebook. "Por aquel entonces, yo daba conferencias en SOAS, y cuando la gente hablaba del Golfo, sólo lo hacía de los petrodólares o del terrorismo", recuerda.

Una antología editada por Alanoud Alsharekh, publicada por Saqi .

Con su trabajo en SOAS, estudió el cambio de roles de las mujeres en el Golfo. Publicó su segundo libro, The Gulf Family: Kinship Policies and Modernity (2007), que consiste en una investigación académica sobre las familias del Golfo: las familias gobernantes, las familias mercantiles que controlan el sector privado y las tribus que realmente influyen en las elecciones. "Cuando se piensa en la familia, no es sólo en el sentido nuclear como en Occidente. El curso de la familia está entrelazado en nuestra identidad, política y economía", explica.

Tercero de una serie de libros de Saqi.

En 2008, Alsharekh publicó un tercer libro de esta serie, editado por SOAS y Saqi con el coeditor Robert Springborg, titulado Popular and Political Cultures of the Arabian Gulf (Culturas populares y políticas del Golfo Pérsico), que exploraba "el nuevo dinamismo del Golfo, reflejado no sólo en los edificios altos y los mercados de valores en auge, sino también manifestado en los ámbitos del arte, las ideas y la expresión, y sus relaciones con la autoridad política".

En 2016 dejó el gobierno y se convirtió en miembro asociado de Chatham House. Pero lo más importante es que creó su propia consultoría, llamada Ibtkar -enárabe "innovación"-, centrada en la diversidad, la inclusión y el empoderamiento de los jóvenes y las mujeres. "Por ejemplo, como este mes tenemos elecciones, he intentado ayudar a muchas candidatas a traducir sus campañas en Internet. Suele ser difícil para ellas conseguir votantes, y ahora es aún más difícil con Covid-19". Todos esos programas se imparten sin cobrar nada. Una vez que consiguen patrocinio para hacerlos, los abren al público.

Desde 2006, Alsharekh intentaba concienciar sobre la cuestión de los crímenes de honor en Kuwait. "Me horrorizó descubrir que Kuwait tiene una ley de crímenes de honor, que es el artículo 153 de nuestro código penal". Para combatir los crímenes de honor, lanzó la campaña Abolir el 153 . Madres, hijas, hermanas o esposas pueden ser asesinadas en un acto de zeena' y no se considera un delito. La pena máxima es de tres años de cárcel o una multa. La campaña también se centra en la idea de la violencia disciplinaria "Al 'Unf Al Ta'dibi ", que es muy común, no sólo en el Golfo, sino también en Asia Central y otros lugares. 

Creo que llamarlo 'crimen de honor' es orientalista. En Occidente se llama 'un asesinato'. No nombrar el problema es también el problema. Por supuesto, en Kuwait las leyes derivan del código napoleónico. Antes era un crimen pasional, pero los kuwaitíes eliminaron a las esposas y lo convirtieron en un derecho del marido. Y añadieron a la esposa: madre, hija y hermana.

Además, Alsharekh señala la ausencia de refugios para las mujeres víctimas de la violencia. Existe un refugio, dice, pero aún no es funcional. Abolir 153 ayuda a estas mujeres, poniéndolas en contacto con abogados y médicos. En términos más generales, la campaña trabaja en la concienciación en el Golfo y forma a los defensores de las víctimas sobre cómo fomentar fuertes movimientos de base. "Esta lucha nos cuesta mucho a nosotras y a nuestras familias. El riesgo es muy alto para las feministas, aunque no nos interesa la polémica sino la colaboración", dice. "Sin embargo, después de años de trabajo, todo el mundo habla de ¡Aborrar el 153! Poco a poco forzamos esta conversación en la corriente principal".

Recientemente, cinco miembros del Parlamento firmaron un proyecto de ley para abolir la ley 153. El Parlamento aún no la ha votado, pero está en las cámaras. "En los últimos meses estuvimos luchando para que aprobaran una ley de violencia doméstica, porque como sabéis, con Covid-19, ¡los abusos se han disparado! Tardaron años en llegar a una votación, ¡y finalmente este agosto se aprobó! Ya sabes, cuando intentaron aprobar la ley de protección de menores, tardaron 10 años en aprobarla. Se vio como una intrusión en el espacio doméstico. La idea de la tutela es el mayor problema al que nos enfrentamos actualmente en Kuwait. Por ejemplo, una mujer no puede firmar un papel en el hospital, y si quieres casarte y tu padre dice que no, vas a los tribunales", dice. 

"No quiero ser diputado ni político, porque no estoy dispuesto a comprometerme. Me considero una animadora cuya causa es resolver el problema de la violencia en Kuwait. Estoy libre haciendo esto, presionando, dirigiendo una ONG y una consultoría. Queremos impulsar la ley todo lo que podamos. Por eso colaboramos con asociaciones de este tipo en Turquía, Líbano o Jordania, pero también con diputados y mujeres activistas de la región. Porque no vivimos en el exilio. Vivimos en nuestros países, y queremos marcar la diferencia en nuestros países. Como dijo Simone de Beauvoir, cualquiera de nuestros derechos sería retirado y retrocedido si no luchamos".

El nuevo libro del Dr. Alanoud Alsharekh saldrá a la luz dentro de unos meses: Tribalism and Political Power in the Gulf (Tribalismo y poder político en el Golfo ) examina cómo ha evolucionado el tribalismo en los superestados del Golfo y, sobre todo, cómo se cruza con la expresión política y la define en ocasiones.

 

Feminismo árabeIraqfeminismo khalijiKuwait

Nada Ghosn es una escritora afincada en París que ha vivido en los Emiratos, Yemen, Siria, Líbano y Marruecos, donde ha trabajado para la prensa y diversas instituciones culturales. Actualmente trabaja como traductora y periodista independiente, y ha traducido del árabe al francés varios ensayos, libros de arte, novelas, guiones de cine, obras de teatro y colecciones de cuentos y poesía. Cubre regularmente la cultura y la sociedad para publicaciones como an-Nahar, Grazia y Diptyk, y participa en proyectos de arte, conferencias y espectáculos.

invitado

0 Comentarios
Retroalimentación en línea
Ver todos los comentarios