No seas un títere del régimen: los iraníes rechazan los medios controlados por el Estado

15 diciembre, 2022 -

 

A medida que Londres se convierte en la capital no oficial de los medios de comunicación persas fuera de Teherán, abundan las amenazas y también las noticias de última hora.

 

Malu Halasa

 

El mes pasado, siete vehículos blindados de respuesta llenaron las calles de un tranquilo suburbio de Londres después de que la Policía Metropolitana informara a Iran International TV (IITV) de una amenaza "creíble y significativa" contra dos de sus periodistas. La gravedad de la información llevó al ministro de Asuntos Exteriores británico, James Cleverly, a convocar al diplomático iraní de mayor rango en el Foreign Office. La conversación no se hizo pública, pero las indignadas declaraciones posteriores de funcionarios británicos sugirieron que el gobierno del Reino Unido no veía con buenos ojos que una potencia extranjera intimidara a periodistas en su territorio.

En la actualidad, el canal persa por satélite IITV, no perteneciente al régimen, emite las 24 horas del día desde detrás de una valla y unas barreras de hormigón de tres metros de altura, capaces de detener un camión de siete toneladas y media a 100 kilómetros por hora. No se permite la entrada de coches a las inmediaciones; detectores de metales, vehículos blindados de respuesta y policía protegen el recinto. Guardias de seguridad privados controlan las entradas. Mi nombre estaba en una lista, y el joven que me escoltó hasta las oficinas de Volant Media, la empresa matriz de IITV, procedía de la ciudad de guarnición de Aldershot, lo que sugería una empresa de seguridad privada con acceso a escuadrones británicos (GI) autónomos.

Arriba Adam Baillie, un productor de noticias que ayudó a crear el canal en 2017, explicó que los dos periodistas amenazados, aún sin nombre, están ahora bajo protección policial. "Hay acoso de bajo nivel contra las familias dentro de Irán, eso es un hecho", explicó. "El comandante en jefe de la IRG (Guardia Revolucionaria Islámica), Hossein Salami, dijo: 'Vamos a por vosotros'. Nos tienen vigilados. Si tuvieran la oportunidad, presumiblemente atacarían".

Los Guardias Revolucionarios no son los únicos que ven IITV y los demás canales de televisión y sitios web de noticias en farsi, como BBC Persian, Manoto TV e IranWire, todos ellos con sede en Londres, que se ha convertido en un importante centro para la prensa persa fuera de Teherán. Desde el 16 de septiembre de este año, cuando estallaron las protestas nacionales en Irán tras la paliza y muerte de Mahsa Amini, de 22 años, cada vez más espectadores y usuarios de sitios web dentro del país han abandonado los medios de comunicación controlados por el Estado para buscar noticias e información en otros lugares.

Las amenazas pasadas y presentes, veladas o no, tiñen la experiencia de los periodistas de habla persa en Londres. Muchos toman precauciones por norma. Algunos miembros del personal persa de la BBC mantienen en secreto su lugar de trabajo. En Manoto TV, los mensajes de teléfono y correo electrónico quedan sin respuesta. La detención, arresto y posterior liberación en 2009 del ex reportero de Newsweek Maziar Bahari en IranWire están bien documentados. Junto con Voice of America (VOA) Farsi en Washington D.C. y Radio Farda, que forma parte del servicio Radio Free Europe/Liberty Radio, en Praga, los medios de comunicación internacionales en lengua persa, que emiten en Irán, suponen una amenaza existencial para el régimen iraní. La reacción del gobierno es un indicio de la seriedad con la que Teherán se toma la guerra de la información por los corazones y las mentes de los iraníes de a pie.

Una periodista de radio y televisión que huyó del país el mes pasado pidió el anonimato antes de hablar conmigo. "Los iraníes confían más en un vídeo o una foto que ven publicados en Instagram o Twitter que en cualquier medio relacionado con el gobierno", dijo, "y tienden a buscar noticias en otros países".

También quiso subrayar que ninguna de las cadenas de noticias persas tiene corresponsales o reporteros en Irán. También dependen de las noticias que los iraníes publican en sus cuentas de Instagram.

Baillie, de IITV, está de acuerdo. El canal se basa en los contenidos generados por los usuarios (CGU), además de las conexiones informales de sus 350 empleados en el país y sus reporteros residentes en el extranjero. El canal también emite desde Washington D.C., con periodistas que cubren la ONU en Nueva York y el OIEA (Organismo Internacional de Energía Atómica) en Viena. "Nuestra misión no es fomentar la revolución ni elegir historias incómodas para las autoridades iraníes. Como canal de noticias independiente, reflejamos en Irán lo que ocurre en Irán, y las historias internacionales relacionadas con Irán".

El sábado por la mañana, hay pocos asientos vacíos frente a los monitores de ordenador colocados en filas y filas de largas mesas que llenan una sala de prensa diáfana. Las pantallas de las paredes emiten IRIB (Islamic Republic of Iran Broadcasting). En un extremo hay un estudio de televisión. Sombría, vestida de negro, la presentadora Parisa Sadeghi se prepara para salir en antena. Está sentada frente a una imagen fija, más grande que la vida real, de unas manifestantes que se cogen de las manos.

Últimamente las noticias dentro de los pasillos del poder iraní proceden de Black Reward, el grupo de hackers iraníes, que se presentó en Telegram en octubre con un espectacular tesoro de documentación de la agencia nuclear del país. En octubre, el grupo envió un mensaje SMS a cinco millones de iraníes, llamándoles a salir a la calle.

Baillie dijo que nadie del canal los conoce. Sin embargo, el grupo es profesional y no está formado por "activistas adolescentes". Debido a la popularidad del canal dentro de Irán, IITV se ha convertido en el "primer puerto de escala" de los hackers y, subraya, "eso no es a instancias nuestras".

El mes pasado, el grupo hizo público un archivo de audio de una reunión entre el comandante Basij y el general Salami del IRG, así como un tesoro de material de archivo del brazo propagandístico del régimen, la agencia de noticias Fars. Bautizados como "Farsgate" en IITV, los correos electrónicos pirateados revelaban las presiones que Irán ejerció sobre Qatar durante la Copa del Mundo para que cancelara la acreditación oficial de la FIFA de los reportajes deportivos del canal, lo que les impedía acceder al evento.

Los iraníes también recordaron a los qataríes que la frontera con Irán estaba a sólo cuarenta millas de distancia, y que si los reporteros del canal venían, podrían ser persuadidos de "prolongar su estancia" en la región, es decir, ser secuestrados.

Antes del partido entre Holanda y Estados Unidos, Baillie me presentó a una sala llena de periodistas deportivos del IITV. Cuando les pregunté si estaban disgustados por no cubrir el Mundial, uno gritó: "¡Mejor estar vivo!".

IITV tiene 11 millones de seguidores en Instagram, y presenta historias que no tienen cabida en canales orientados a la familia como Manoto, que significa "Tú y yo" en persa, y es conocido por emitir largos documentales sobre la esposa del Sha, la emperatriz Farah. Las diferentes audiencias de los medios de comunicación persas recuerdan la división entre el sensacionalista New York Post y el más tradicional New York Times.

El colectivo de hackers Black Reward filtró imágenes de cámaras de seguridad del interior de una oficina de la Agencia de Noticias Fars. Un redactor cerraba la puerta de su despacho, fumaba cigarrillos y comía patatas fritas mientras navegaba por Internet y se masturbaba. Las imágenes se hicieron virales. Fue una de las historias más leídas entre los lectores de su sitio web en inglés, que refleja fielmente su sitio en persa.

Esta cadena y las demás organizaciones de medios de comunicación persas no son propuestas baratas y las fuentes de su financiación las han hecho vulnerables a las críticas. El Ministerio de Asuntos Exteriores británico financia BBC Persian, al igual que el gobierno estadounidense lo hace con VOA Farsi y Radio Farda. Un empresario británico saudí financia IITV, que fue acusada por The Guardian de tener vínculos con el gobernante efectivo del reino, Mohammed bin Salman -acusaciones que fueron negadas enérgicamente por el canal.

"No hay interferencias editoriales", se encogió de hombros Baillie, "no hay línea directa entre nosotros y nadie más". Para demostrar su punto de vista, recurrió a la cobertura del canal sobre el disidente y periodista saudí asesinado Jamal Khashoggi. IITV emitió la primera entrevista con Agnes Callamard, relatora de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales. "Si alguien estuviera manejando nuestros hilos editoriales, nos haría cubrir la noticia de otra manera".

Noticias de última hora

Un artículo del New York Times sobre el cierre de la Policía de la Moralidad de Irán -encargada de vigilar a las mujeres iraníes-, publicado el 4 de diciembre por Vivian Yee, jefa de la oficina de Oriente Medio, y Farnaz Fassini, sugería que el régimen había hecho una concesión a las protestas. Pero los iraníes en Twitter y los medios de comunicación de Oriente Medio criticaron el análisis. Al día siguiente, el New York Times dio marcha atrás publicando otro artículo en el que explicaba por qué "la concesión" podía ser una pista falsa. La cobertura del periódico sobre Irán fue una lección sobre cómo no ser un títere del régimen en un momento en el que se dispara a mujeres manifestantes en la cara y en los genitales.

El sitio web IranWire publica noticias importantes diseccionando de forma forense los acontecimientos dentro del país, buscando y comprobando fuentes y comprendiendo el modus operandi del régimen. El trabajo de la plataforma no ha pasado desapercibido. El mes pasado, el Washington Post la calificó de "un actor esencial que utiliza la astucia tecnológica y la investigación en Internet".

Aida Ghajar, de IranWire, fue la primera reportera en escribir sobre la muerte de Mahsa Amini tras ver tuits de fuentes inicialmente anónimas y luego con nombre, tanto dentro como fuera del país. La pista que siguió Ghajar condujo hasta el hermano de Mahsa Amini, quien le dijo a Ghajar: "'No tengo nada que perder. Por favor, usa mi nombre en el reportaje'".

Esta historia indignó tanto a la Organización de Inteligencia de la IRGC y al Ministerio de Inteligencia, que dos mujeres periodistas que no tenían ninguna relación con IranWire, aparte de que estaban cubriendo la historia en Irán, fueron detenidas. El encarcelamiento de Niloofar Hamedi, del periódico Shargh, y de Elaheh Mohammadi, de Ham Mihan, llevó a IranWire a publicar: "Cómo publicó IranWire el primer reportaje sobre Mahsa Amini".

En él, Ghajar revelaba el alcance de su información, mientras que Shima Shahrabi, redactora persa de IranWire, arrojaba luz sobre el proceso de verificación del sitio web. Uno de los contactos de Shahrab era un "antiguo empleado de la policía que aún mantiene relaciones especiales con la policía...".

El redactor jefe de IranWire, Maziar Bahari, también aparecía citado en el artículo: "Por la seguridad de los periodistas profesionales en Irán, nunca nos ponemos en contacto con ellos. Sin embargo, estamos en contacto con muchos periodistas ciudadanos, y nos ayudan en nuestros reportajes, incluso cuando informamos sobre noticias de última hora."

Bahari y yo nos conocemos desde finales de los años noventa. La presentación de la antología que coeditamos juntos, Transit Tehran, tuvo lugar durante sus 118 días de aislamiento en la prisión de Evin. Tras su puesta en libertad, en 2013 fundó IranWire, que publica en seis idiomas diferentes, los principales de los cuales son el persa y el inglés, además del kurdo, el azari, el árabe y el español. La plataforma tiene un alcance de 70 millones de personas, y el 90% de sus lectores están dentro de Irán. El 65% tiene entre 18 y 35 años.

Desde la muerte de Mahsa Amini, IranWire ha experimentado un aumento de usuarios del 225%, con aproximadamente 200 millones de impresiones mensuales en línea, es decir, cada vez que un usuario sigue y hace clic en un sitio web.

Además de informar, los periodistas profesionales de IranWire tienen otra razón de ser. Actúan como mentores de los periodistas ciudadanos del país. Bahari explica: "Es una tutoría sobre narración: desarrollo de personajes y contexto. Incluso las noticias tienen que estar basadas en personajes. Básicamente, se pide a la gente que cuente una historia cuando envía un artículo, una noticia o un vídeo".

IranWire hace especial hincapié en los derechos humanos. "Intentamos ser correctos y precisos, pero al mismo tiempo no pretendemos ser neutrales", mantiene Bahari. "Estamos muy a favor de los derechos humanos. También pensamos en nuestros artículos, vídeos, cualquiera de nuestros contenidos, como herramientas de defensa para los activistas. Así que cuando los activistas quieren plantear la cuestión de, por ejemplo, el asesinato de niños en Irán, queremos hacer un informe que los activistas puedan utilizar. Siempre lo tenemos presente. Tenemos ese mandato".

Los mandatos difieren en los medios de comunicación persas en Occidente. BBC Persian, la marca mediática extranjera más conocida en Irán, tiene una audiencia media de 13,8 millones de personas cada semana en televisión, radio y plataformas digitales, y se enorgullece de su imparcialidad, una postura que explica en Twitter, en persa y en inglés. "Nuestro único objetivo es informar de la verdad sobre Irán de forma independiente e imparcial...". Sin embargo, en el clima actual algunos iraníes prefieren que se tome partido, comprensiblemente en contra del régimen.

Para Bahari, la imparcialidad de BBC Persian demuestra su "profesionalidad". Y lo que es más importante, las protestas en curso han reforzado los vínculos entre dentro y fuera del país.

Es una conexión bidireccional. Nos inspira lo que hace la gente [allí] y cómo obtiene información y utiliza los sitios web para comunicarse entre sí y con el resto del mundo".

Pero la conectividad depende del acceso, y el gobierno iraní ha sido experto en ralentizar la accesibilidad a Internet. Según Bahari, "la censura de Internet se produce en varios niveles diferentes de Irán. Reducen el ancho de banda, de modo que la gente tiene conexiones lentas. A veces cortan la internet nacional para que la gente no tenga acceso a sitios que requieren una nube como Google, Twitter o YouTube, etc. A veces cortan la conexión nacional a Internet. Así que ni siquiera las oficinas gubernamentales y los ministerios pueden comunicarse entre sí".

El nivel de control depende de los disturbios. En el Kurdistán, en el noroeste del país, por ejemplo, cuando se han producido intensos combates, el gobierno cerró las líneas telefónicas. Los kurdos, sin embargo, seguían teniendo acceso a la señal de Irak, al otro lado de la frontera.

 

VPN dudosas

Hooman Askary, productor jefe de medios sociales de Radio Farda -que significa "mañana" en persa-, vigila la velocidad de Internet y las interrupciones en Irán. Farda es uno de los 27 servicios lingüísticos que Radio Free Europe/Radio Liberty difunde en 23 países que reprimen la libertad de prensa. Al bloquear el acceso a Instagram, el gobierno iraní impide la comunicación entre sus ciudadanos dentro del país y frena la disidencia.

"Si miras el móvil del típico iraní de clase media, encontrarás todo tipo de aplicaciones de mensajería", dice Askary. "Por si una no funciona, prueban con otra".

Para seguir comunicándose, los iraníes descargan VPN (redes privadas virtuales), entre las que van cambiando. Askary citó al ex presidente iraní Ahmadineyad. "Le preguntaron por el filtrado de Internet en Irán y entre risas dijo: 'Internet no se filtra en Irán porque los que bloquean y filtran Internet venden ellos mismos software antifiltrado'".

Las VPN se han convertido en un negocio lucrativo en Irán. "Si no obtienes tu VPN de una fuente de confianza", señaló Askary, "no puedes decir como usuario común de Internet que tus datos están seguros y no están siendo enviados a otra parte utilizando tu propia conexión a Internet".

Recordó una táctica del Gobierno durante las manifestaciones por el coste de la vida que tuvieron lugar en diciembre de 2017. Tras el bloqueo de Telegram, surgieron algunas versiones de Telegram en Internet. A través de una aplicación llamada "Golden Telegram", un usuario podía acceder a todo el material de Telegram, pero solo mediante el filtrado, la supervisión y la vigilancia de las organizaciones de inteligencia.

Una vez más, Black Reward proporcionó una visión real del pensamiento de la República Islámica. Askary tradujo al inglés uno de sus boletines pirateados, que envió esa misma mañana a sus colegas de Radio Farda.

"Según el resultado de una reciente encuesta del Ministerio del Interior, el 25 por ciento de las personas dentro de Irán obtienen sus noticias e información de la televisión y la radio estatales; el 24,6 por ciento recibe su información a través de las noticias de los medios sociales; el 16,4 por ciento de los canales por satélite; el 11,1 por ciento de sus amigos y el 6,4 por ciento de sitios web y otros medios de noticias."

Y añadió: "No han mencionado los porcentajes restantes, pero las cifras son bastante significativas. En efecto, están admitiendo que el número de personas que reciben sus noticias de la televisión estatal -con todo el presupuesto [y] la financiación [que se destina a una] enorme red en todo el país- es casi el mismo que el de los iraníes que reciben sus noticias de las redes sociales, y esto según las propias fuentes de la República Islámica."

Estableció una analogía entre el Irán actual y la Primavera Árabe. La de Egipto se llamó la Revolución de Twitter. Aunque los índices literarios del país no eran altos, las personas que accedían a Twitter eran las que influían en sus familiares, compañeros y grupos sociales. "Así que hay que recordar que este 25% en Irán que recibe sus noticias de las redes sociales son en su mayoría la generación joven, la educada. Cada uno tiene una red social a su alrededor. El porcentaje real de iraníes influidos por los medios sociales debe ser mucho mayor" que las estadísticas proporcionadas por la República Islámica.

Los iraníes de la calle no han ocultado que los medios de comunicación estatales les han defraudado. Uno de los lemas gritados durante las manifestaciones ha sido: "Nuestra vergüenza, nuestra vergüenza: la televisión y la radio estatales".

Algunos de los que observan Irán desde lejos creen que las protestas actuales son diferentes de las anteriores. Bahari, de IranWire, las calificó de "las más seminales de las últimas cuatro décadas", mientras que Askary, de Radio Farda, se preguntaba en voz alta si las manifestaciones más pequeñas que han tenido lugar en el país en los últimos cinco años -de jubilados, trabajadores de fábricas y del petróleo, estudiantes, entre muchos otros- no eran más que un calentamiento de los disturbios que se están produciendo ahora.

Preguntó: "Sin saberlo, ¿enseñó y entrenó la República Islámica a dominar el arte de la protesta?".

Desde Praga, contó otra historia. Al principio de la Revolución Islámica, el líder supremo Ayatolá Jomeini dijo: "Mis soldados están ahora mismo en las cunas", refiriéndose a los niños que nacieron justo después de la revolución. Esos mismos niños se convirtieron en nosotros. No conseguimos derrocar el régimen. Muchos abandonamos el país. Muchos morimos. Muchos de nosotros estamos siendo aplastados dentro de Irán bajo las presiones de la vida cotidiana.

"Pero esta nueva generación", concluyó Askary, con un tono ominoso en la voz, "no se convirtieron en sus soldados rasos".

 

Malu Halasa, redactora literaria de The Markaz Review, está editando la antología Woman Life Freedom, Voices and Art from the Women's Protests in Iran, que publicará Saqi Books en septiembre de 2023. Ha sido comisaria de Transit Tehran in London: Art and Documentary from Iran, Atrium Gallery, London School of Economics, 2009; y Culture in Defiance: Continuing Traditions of Satire, Art and the Struggle for Freedom in Syria, Prince Claus Fund Gallery, Ámsterdam, Países Bajos, 2012. Esta exposición viajó y se mostró en Rich Mix, en Londres, como parte del Festival Shubbak 2013; y en el Rundetårn, Copenhague. Malu fue la recadera de los grafiteros sirios en la exposición Disobedient Objects (Objetos desobedientes) del Victorian & Albert Museum en 2015. Participó en Nope to Hope:Graphic and Politics 2008-18, en el Design Museum de Londres, una exposición que fue retirada de las paredes del museo por los artistas y participantes, después de que el Design Museum celebrara una recepción en la exposición por el comercio de armas del Reino Unido. Trabajó con Venetia Porter en el Museo Británico para incorporar artistas sirios y sus obras a la colección permanente del museo. Actualmente trabaja en una antología de escritos, arte y fotografía sobre las protestas de las mujeres en Irán.

IránIranwireRepública Islámica de IránMahsa AmininoticiasprotestaRadio Farda

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.