Artista en acción: Maya Youssef encuentra su hogar en el Qanun

22 de mayo, 2023 -
La maestra qanunista Maya Youssef estará de gira por el Reino Unido durante todo el verano con su nuevo álbum, Finding Home. Para fechas de conciertos y entradas, y para descargar el álbum, visite MayaYoussef.com.

 

Rana Asfour

 

En la historia de la música árabe, el qanun -que significa ley en español- establece la ley de la afinación para otros instrumentos y cantantes (permite la afinación correcta de todas las notas en otros instrumentos). Consiste en un cuerpo hueco y plano de forma trapezoidal sobre el que se tensan de 76 a 81 cuerdas en grupos que denotan cada nota. Clasificado como cítara, cuyo origen se remonta a China en el 400 a.C., las primeras cítaras aparecieron en Anatolia, aunque se especula que el qanun que se toca en el mundo árabe puede descender del arpa egipcia. Aunque la fabricación del qanun árabe no está estandarizada y depende de las preferencias del fabricante, desde el número de cuerdas hasta la forma y el tamaño de sus palancas, se puede afirmar que la mayoría de los qanuns de la región tienen 78 cuerdas.

A día de hoy, el qanun sigue siendo una actividad predominantemente masculina en el mundo árabe, a pesar del creciente número de mujeres que muestran un tímido interés por tocar el instrumento en sus propios hogares; se desconoce el porcentaje de mujeres respecto a los hombres que se dedican profesionalmente al qanun y, de hecho, en Armenia, tocar el qanun es sólo una tradición femenina.

En cualquier caso, Maya Youssef es una de las pocas personas valientes y con una determinación feroz que desde muy joven escuchó la llamada y se lanzó de lleno a perseguir un sueño que muchos le dirían que estaba fuera de su alcance. Ni que decir tiene que emprender el camino de romper las barreras sociales ha sido una empresa difícil. Sin embargo, la autodeterminación de Youssef y su inquebrantable fe en la alegría a través de la música han llevado a una mujer que los medios de comunicación han bautizado como "La Reina del Qanun" a un viaje pionero en el que ha acumulado una notable colección de logros y galardones.

 

"Creo que el qanun es un signo de poder", me explica Maya Youssef a través de una llamada de Zoom. "En cuanto te pones un qanun en el regazo, atraes inmediatamente la atención".

Por desgracia, la sociedad [árabe tradicional] sigue despreciando a las mujeres que actúan sobre un escenario y a Youssef la siguen llamando "radical" por dedicarse a esta profesión.

"Las mujeres árabes han desempeñado históricamente un papel importante en la evolución de la música en la cultura de Oriente Próximo. Con la llegada del Islam, las mujeres músicas, llamadas 'chicas cantoras' o qayna en árabe, eran una clase especial de esclavas formadas en música y poesía y responsables de la difusión de la música debido a que podían venderse y comprarse -por precios astronómicos- en el mercado abierto. Se cree que muchas fueron compositoras de muwashahat [una forma árabe de poesía], pero debido a su condición de esclavas, o trabajadoras sexuales, sus composiciones nunca han sido reconocidas ni acreditadas".

En aquella época, a las mujeres libres y a las de la nobleza se les disuadía de seguir cualquier forma de estudio musical y, desde luego, se les prohibía actuar en público. No fue hasta después del sigloXIX cuando las mujeres empezaron a desempeñar un papel más activo en la música y "ahora más que nunca, la mayoría de los alumnos de la academia donde enseño qanun, en Londres, son mujeres que vienen de todas partes del mundo", dice Youssef.

"Crecí en Damasco, en una casa rodeada de libros y música", declaró Youssef cuando le pedí que me acompañara hasta el comienzo de su historia con el qanun. Fue criada por padres que no sólo trabajaban con las palabras (su madre es traductora y su padre es el célebre periodista y escritor Hassan M. Youssef), sino que también compartían el amor por la música, lo que abrió el mundo de la joven Youssef a una amplia paleta musical que abarcaba desde la música experimental hasta el jazz, y desde la música clásica occidental hasta la querida música árabe de su madre, de la talla de Sabah Fakhri y Umm Kulthum.

"Básicamente crecí zapateando y cantando todo el tiempo, así que mis padres me inscribieron en un instituto de música", explicó. "Sólo cuando tenía ocho años y había completado dos años de formación llegó el momento crucial, cuando tuve que elegir un instrumento musical y mis padres me sugirieron el violín". Y el violín habría sido de no haber sido por un fatídico viaje en taxi que acabaría determinando el curso de la vida de Youssef.

"Me dirigía al instituto de música con mi madre en un taxi cuando el conductor encendió la radio y sonó un qanun solista que me cautivó de inmediato. Fue entonces cuando anuncié a mi madre y al conductor, emocionado y en voz alta, que había encontrado el instrumento que iba a tocar. El conductor se rió de mí. Este instrumento es para hombres, ya ammo, y tú eres una chica. Olvídalo. Nunca sucederá, se rió. Lo hará, respondí desafiante".

Parece que los cielos estaban escuchando, porque dio la casualidad de que ese mismo día se acababa de abrir una clase de qanun en el instituto. Con la bendición de sus padres y un qanun de segunda mano, Youssef fue la primera de los 25 alumnos que se apuntaron al curso. No tardó mucho en ganar el premio al mejor músico en el Concurso Nacional de Música para Jóvenes de Siria a la edad de 12 años.

Tras graduarse en el Instituto Superior de Música de Damasco en 2007, Youssef se trasladó a Dubai, donde cree que practicar durante 14 horas al día le brindó la oportunidad perfecta para encontrar su voz única. En 2009 le ofrecieron un puesto para enseñar qanun y maqamat árabe en la Universidad Sultán Qaboos de Omán. Cuando estalló la guerra en Siria en 2011, la universidad no le renovó el contrato, y ella acababa de tener un bebé. Así que, cuando en 2012 se topó con el Plan de Talentos Excepcionales de Nivel 1 del Reino Unido y lo solicitó, le concedieron la entrada en el país como virtuosa del qanun. Se instaló en Londres, donde reside actualmente con su hijo y donde ha "parido" dos álbumes, colaborado con otros intérpretes y actuado en los BBC Proms y WOMAD y, más recientemente, en la emblemática Leighton House de Londres, que es donde oí hablar de ella por primera vez.

El primer álbum de Maya Youssef, Syrian Dreams, constituyó un hito en la carrera de la qanunista, ya que supuso su primera incursión en la composición musical. El momento clave llegó un día, mientras estaba sentada viendo la televisión en el salón de su casa de Londres, junto a su hijo dormido, que entonces tenía unos cuatro años, cuando le llegó la noticia de que una niña pequeña -que, según ella, se parecía mucho a su hijo- había muerto en su habitación de Damasco como consecuencia de los bombardeos.

"Sollozaba, me tapaba la boca con las dos manos para que no se escapara ningún sonido que pudiera despertar a mi hijo, y salí de la habitación cerrando la puerta tras de mí. Cogí mi qanun y la música empezó a brotar con las lágrimas".

 

En 2017, Syrian Dreams se convertiría en la canción que daría título a su álbum de debut homónimo, en el que Youssef volcó sus recuerdos, sentimientos y anhelos a lo largo de los seis años en los que asistió al descenso de su país hacia el caos. Los temas se prestan a títulos evocadores como "Bombs Turn Into Roses", "Horizon" y "The Sea", entre otros, que transmiten una impresionante gama de emociones que oscilan entre lo desolador y lo sublime. "The Seven Gates of Syria" -mi favorito- lleva a los oyentes por un recorrido sonoro de la historia de la capital a través de siete unidades musicales diferentes.

"Siempre me ha fascinado la teoría cosmológica de Al Kindi, que habla de la conexión entre los distintos planetas y los maqamat (o modos) y su efecto en la psique humana. Esta idea me intrigaba mucho, sobre todo porque nací y crecí en Damasco y me considero damasceno hasta la médula. Así que cuando leí al historiador Ibn Asaker contar cómo las siete puertas se construyeron alineadas con siete planetas para traer paz y prosperidad a los habitantes de la ciudad, me quedé prendado. Hasta hoy, el nombre de cada planeta está visiblemente grabado en la puerta correspondiente. Y de ahí surgió mi idea de hacer un recorrido sonoro por mi ciudad, alineando cada puerta con un maqam y un ritmo que lo exprese mejor".

Aunque las composiciones de Youssef se basan en el maqam árabe, hay guiños juguetones al jazz(Hi-Jazz) e incluso al flamenco (Awatef). Las influencias que fluyen en su obra no sorprenden, ya que se formó con compositores como el sirio Salim Sarwa, la azerbaiyana Elmira Akhundova y el turco Göksel Baktagir. Sin embargo, sostiene que "escribir música es un proceso muy intuitivo que no procede de la mente lógica". Algunos afirman que la fuente de la música viene de la musa, otros dicen que viene del espíritu". Independientemente de la inspiración de la música, Youssef reconoce todas las interpretaciones y afirma que su principal trabajo es rendirse a la voz de la inspiración, ser su conducto y permitir que lo que quiera llegar lo haga. Este proceso ha permitido lo que ella describe como "resultados sorprendentes", que han llevado a emparejar sus composiciones con un coro de acompañamiento (actuación en Leighton House, Londres) y a introducir música de cámara para acompañar al qanun ("Walk With Me").

Cuando Maya Youssef no está tocando el qanun, lo está enseñando. Con un afán autoproclamado por crear sistemas, ha ideado un método universal único que utiliza para enseñar maqam utilizando bloques de Lego. En un intento de desmitificar la música árabe, su razonamiento se basa en el carácter lúdico del acto de crear música, independientemente de si se interpreta ante un público o no.

"Soy juguetona por naturaleza y disfruto de las fiestas de Lego con mi hijo mientras escuchamos música. En la música árabe, se trata de un grupo de notas -tres o cuatro o cinco notas- y básicamente hay un cierto intervalo musical, o pasos si se quiere, que vienen en diferentes tamaños, así que los pasos entre las notas es lo que hace el carácter de la nota, como los maqams Bayati e Hijaz, entre otros. Y así, estos bloques de construcción -las piezas de Lego sonoras, como yo las llamo- son los que crean la música árabe. El método se basa en una comprensión básica de cómo funcionan estas piezas de Lego sónicas cuando se juntan o se cambian para crear diferentes modelos musicales".

 

El último "bebé creativo" de Youssef, como ella se refiere a sus álbumes, es Finding Home, que nació cuando la pérdida y el dolor de perder una patria por los estragos de una guerra civil hicieron necesaria la búsqueda urgente de un nuevo sentido de pertenencia. El álbum de Youssef se centra en la búsqueda de un estado de reconciliación entre la nostalgia del pasado y la esperanza en un presente incierto, trascendiendo todas las definiciones universales de hogar y declarando, en última instancia, que la tierra y la humanidad son los paisajes de su nuevo sentido de pertenencia.

"Cuando escribía mi primer álbum, Syrian Dreams, sentía como si las aguas de la vida corrieran a mis espaldas y yo no pudiera hacer nada para impedir que me arrastraran y no tuviera más remedio que rendirme. Con Finding Home, siento que estoy en un lugar más suave en el que mi música se ha convertido en parte de mi viaje espiritual. El hogar está realmente dentro de mí, un estado al que puedo acceder siempre que alcanzo un nivel de calma y sosiego a través de la práctica musical. Y como estado del ser, esto significa que permanece conmigo dondequiera que esté, independientemente de con quién o dónde me encuentre físicamente. Como tal, Finding Home es una oda a todas estas facetas que me han ayudado a alcanzar este estado del ser".

 

Imbuida de lo que ella describe como "un atormentado sentido de la responsabilidad", la obra de Youssef ha ido más allá de las salas de conciertos en un intento de conectar con la comunidad, especialmente con los refugiados que llegan al Reino Unido desde Siria. En la mayoría de sus giras, Youssef reserva entradas para que los refugiados asistan a sus conciertos, no sólo por la experiencia musical, sino también para unir a las comunidades en espacios que, como las salas de conciertos tradicionales, pueden resultar intimidantes para la mayoría de la gente. Visita escuelas con un alto índice de refugiados y organiza talleres en los que lleva su qanun a las aulas, donde disfruta viendo cómo se disuelven los prejuicios y los juicios cuando personas de orígenes diversos disfrutan de la música que se difunde por el espacio compartido.

Al escuchar los temas de Maya Youssef, se percibe una fuerza silenciosa e insistente que eleva la experiencia a un nivel casi cinematográfico. Uno se siente como testigo de la realización real de "Bombas en rosas", del cumplimiento de una "Promesa de un arco iris" y se inspira en la magia de un "Revestimiento de plata", fundamental en la visión general de la vida de Maya Youssef. Youssef me aseguró que en cada actuación en directo cuenta a su público las historias que hay detrás de la concepción de cada pieza musical antes de interpretarla, no sólo para darle contexto, sino también porque, en sus propias palabras, "le encanta contar historias"; por ejemplo, "Samai for trees" fue escrita después de pasar tiempo escuchando el susurro de las hojas bajo un árbol; "Lullaby: A Promise of A Rainbow" se inspiró en la imagen de una madre acunando a un bebé mientras lo calmaba con una canción de cuna tras una explosión; y "Walk With Me" se escribió durante los cierres de Covid-19, durante los cuales Youssef confió en la oración para superar la incertidumbre y la preocupación.

"La música es la forma de abrirse a lo divino para que entre y, por tanto, no hay separación entre lo que soy como persona y la música que hago. A pesar de todas las dificultades a las que me he enfrentado como madre soltera, superviviente de abusos domésticos, mujer desplazada de su tierra natal, cuando toco música estoy en casa. La música es mi plegaria por un mundo en paz, en el que espero encontrar la curación. Cuando toco estoy encerrada en la fuente de todas las cosas y en ese abrazo estoy en casa".

 

Maya Youssef, en su intervención en WOMAD, en un podcast de la BBC, dijo que "el acto de tocar música es lo contrario de la muerte", y "el efecto transformador de la narración musical es evidente". Creció en Damasco escuchando música clásica árabe en vinilo, pero también a Ravi Shankar, Miles Davis, Jan Garbarek y Cheb Mami, entre muchos otros. Afincada en el Reino Unido, Youssef es aclamada como "la reina del qanun". Su música, intensa y reflexiva, hunde sus raíces en la tradición clásica árabe, pero forja caminos hacia el jazz, la música clásica occidental y los estilos latinos. Explora las cualidades emocionales y curativas de la música. Para ella, tocar música es un acto de afirmación de la vida y la esperanza y un antídoto contra lo que está ocurriendo, no sólo en Siria, sino en todo el mundo. Su álbum de debut, Syrian Dreams, producido por el legendario Joe Boyd, fue muy aclamado en la prensa musical de todo el mundo y le ha valido numerosos premios, actuaciones en escenarios prestigiosos como los BBC Proms y WOMAD y el reconocimiento por parte del gobierno británico de su condición de talento artístico excepcional. En lo que quizá sea su mayor honor, la clase de 6º curso de la escuela primaria Dalmain de Londres lleva el nombre de "Youssef" en reconocimiento a su inspiradora labor.

Rana Asfour es redactora jefe de The Markaz Review, además de escritora independiente, crítica literaria y traductora. Su trabajo ha aparecido en publicaciones como Madame Magazine, The Guardian UK y The National/UAE. Tiene un blog en BookFabulous.com y preside el círculo de lectura en inglés de TMR que se reúne en línea el último domingo de cada mes. Tuitea como @bookfabulous.

Música árabeDamascomaqamqanunSiriacítara

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.